English French German Italian Spanish
Entrar con mi cuenta de Facebook
Tu Farmacia
Tu Ecotienda
A tu Belleza


Resultados 1241 - 1250 de 1675

Tu Salud/Salud femenina,embarazo,gestaciòn
Author:Farmacia
¿Qué es el cáncer de mama? La mama está dividida en unas 20 partes (lóbulos), que a su vez se dividen en partes más pequeñas (lobulillos), unidas por unos conductos que terminan en el pezón. A la proliferación de células malignas en los lóbulos o en los conductos le llamamos cáncer de mama. Si las células malignas proliferan en los lobulillos le llamamos "cáncer de mama lobulillar" y si proliferan en los conductos le llamamos "cáncer de mama ductal." El cáncer de mama es la forma de cáncer más frecuente en las mujeres españolas. El cáncer de mama en el hombre es muy infrecuente.   ¿Cuál es la causa del cáncer de mama? No se conoce bien la causa del cáncer de mama, pero sí los factores de riesgo asociados a su aparición. Entre ellos: Tener algunas alteraciones en unos genes que se llaman BRCA1, BRCA2 y P53 Tener dos familiares de primer grado (madre, hermana, tía) que hayan padecido cáncer de mama, sobre todo si es bilateral; que hayan padecido cáncer de ovario o uno cáncer de mama y otro cáncer de ovario; que el cáncer haya sido diagnosticado antes de los 35 años; que uno de los familiares con cáncer de mama sea varón. Tener la menstruación precoz (antes de los 12 años) o tardía (después de los 15 años). Tener el primer embarazo después de los 30 años o no tener hijos. Padecer enfermedades benignas de la mama. No obstante, más de la mitad de las mujeres que padecen cáncer de mama no tienen ninguno de los factores de riesgo citados, ni todas las mujeres que tienen uno o más factores de riesgo llegan a padecer cáncer de mama. La mayoría de las mujeres presentan una combinación de factores que están relacionados con un aumento del riesgo por un lado y con un efecto protector por otro.   ¿Qué siente la mujer que padece cáncer de mama? El cáncer de mama se presenta casi sin síntomas. En la mayoría de los casos la mujer nota un bulto pequeño o una masa en la mama, pero puede notar también cambios en la forma y volumen de la mama, retracción y eczema del pezón. En algunas ocasiones tiene emisión sanguinolenta por el pezón. Hay un tipo de cáncer de mama muy agresivo en el que la piel de la mama se asemeja a la corteza de la naranja (piel de naranja). El dolor de la mama nos hace pensar en una lesión benigna, aunque también puede tratarse de cáncer de mama, sobre todo si es persistente.   ¿Se puede detectar precozmente el cáncer de mama? Además de la exploración el método más eficaz y que detecta lesiones no palpables es la mamografía. Se realiza con un aparato de rayos X de baja radiación. Esta técnica está desaconsejada en mujeres embarazadas por la radiación que emite y en jóvenes por la densidad de sus mamas. En algunas comunidades autonómicas existen programas de detección precoz de cáncer de mama para mujeres sanas entre los 50 y 65 años.   ¿Cómo se diagnostica el cáncer de mama? La palpación y la mamografía nos ayudan a localizar lesiones sospechosas. Otra técnica complementaria es la ecografía, que distingue si la lesión es sólida o líquida, pero no distingue las microcalcificaciones que son muy importantes en el diagnóstico temprano de algunos cánceres de mama. Se basa en la propiedad de los ultrasonidos de reflejarse sobre los nódulos de la mama . Cuando se sospecha la malignidad de un nódulo, se pincha la lesión con una aguja muy fina y se extraen células para su análisis. Esta técnica se llama PAAF ( Punción Aspiración Aguja Fina). Es un método cómodo y rápido, que nos da el diagnóstico en el 90% de los casos. Cuando se necesita un estudio detallado de la lesión se realiza una biopsia mediante una aguja gruesa o extirpación amplia de la lesión y tejidos vecinos. En lesiones muy pequeñas puede ser necesario localizar la lesión colocando un pequeño arpón metálico. Hoy existen aparatos radiodirigidos que permiten extraer cilindros de tejido de hasta 2 cm de diámetro. La pieza quirúrgica se estudia detenidamente y en el caso de ser cáncer se valora el tipo, el tamaño de la lesión, la afectación o no de los márgenes de resección y otros muchos parámetros biológicos y moleculares, que sirven para valorar el tratamiento más aconsejable. Uno de estos análisis se llama "receptores de estrógenos y progesterona".   ¿Hay varios tipos de cáncer de mama? Sí. Cuando las células malignas atraviesan una membrana (membrana basal) que recubre los conductos y alvéolos de la mama e invaden el tejido mamario, hablamos de "cáncer de mama infiltrante". Cuando las células malignas no atraviesan esta membrana, hablamos de "cáncer de mama no infiltrante". En la mama se pueden encontrar células malignas que no pertenecen a su estructura de lóbulos y conductos y dan lugar a variantes de cáncer como linfomas, sarcomas, melanomas o lesiones malignas de piel, pero su frecuencia es muy baja. También nos podemos encontrar en la mama una proliferación de células malignas, que proceden de un cáncer que está fuera de la mama (metástasis en la mama de otro cáncer). El tipo de cáncer infiltrante puede ser "ductal" o "lobulillar, dependiendo de que asiente originariamente en los conductos de la mama o en los lóbulos. El carcinoma ductal infiltrante es el cáncer más frecuente de la mama. Hay otros tipos menos frecuentes de cánceres infiltrantes: medular, tubular, mucinoso y el llamado "enfermedad de Paget". Esta variante se presenta como una lesión eccematosa del pezón y se caracteriza por la existencia de células malignas en la piel del pezón. Otra entidad infrecuente de cáncer infiltrante es el cáncer inflamatorio que se parece a una mastitis y es el cáncer de mama más agresivo. Hay dos tipos de cánceres no infiltrantes o "in situ": Cáncer ductal "in situ" (CDIS): aparece en los conductos de la mama. Su incidencia es cada vez mayor debido al aumento del empleo de la mamografía como técnica de diagnóstico temprano en el chequeo de las mujeres asintomáticas. La mayoría de las veces la mujer no tiene síntomas y se sospecha por la presencia de microcalcificaciones en la mamografía, por una masa palpable o emisión sanguinolenta por el pezón. Se han distinguido distintos tipos de CDIS: comedocarcinoma, cribiforme, micropapilar, papilar y el sólido. El comedocarcinoma es el tipo más frecuente y agresivo. Cáncer lobulillar "in situ"(CLIS): se origina en los lobulillos. Muchos autores lo consideran más una lesión de riesgo de cáncer infiltrante que un verdadero cáncer. Se suele diagnosticar de forma casual al analizar una biopsia mamaria por otro motivo. Es menos frecuente que el CDIS y en ocasiones es bilateral.   ¿Cómo se extiende el cáncer de mama? El cáncer de mama se inicia con cambios celulares (hiperplasia) en una capa de los conductos y de los lobulillos mamarios. Si estas alteraciones permanecen, al cabo de los años progresarán a un proceso de malignización celular (cancer no infiltrante o "in situ"), afectando posteriormente al tejido de la mama (cáncer infiltrante). La proliferación de las células malignas dentro de la mama avanza, siguiendo el trayecto de los vasos sanguíneos y linfáticos hasta la piel. También por los vasos linfáticos llegan a los nódulos linfáticos o ganglios y por los vasos sanguíneos a diferentes órganos donde proliferan (metástasis). Los ganglios más frecuentemente afectados son los axilares, mamaria interna, y supraclaviculares. Los órganos que más frecuentemente se afectan por metástasis de cáncer de mama son el hueso, hígado y pulmón.   ¿Cómo se valora la extensión del cáncer de mama? Una vez que se confirma el diagnóstico de cáncer de mama se debe conocer el tamaño y características de la lesión y si hay proliferación de células malignas en otros lugares (metástasis a distancia). Para analizar y clasificar en estadios la extensión del cáncer de mama nos servimos de la palpación de la mama y regiones ganglionares y de pruebas radiológicas como mamografía, ecografia hepática y resonancia nuclear magnética (RNM) y de pruebas de medicina nuclear como gammagrafía osea y PET. El grado de extensión del cáncer se expresa mediante la clasificación TNM: la afectación local se expresa por una T, la afectación regional por una N y la afectación a distancia (metástasis) por una M: Tis Carcinoma in situ ductal o lobulillar, enfermedad de Paget del pezón T1 Tumor infiltrante de 2 cm o menos en su dimensión mayor. T2 Tumor entre 2 y 5 cm en su dimensión mayor. T3 Tumor de 5 cm o más en su dimensión mayor. T4 Tumor de cualquier tamaño con extensión directa a piel o a la pared torácica. T4a: Tumor con afectación de pared torácica T4b: Tumor con edema (piel de naranja), infiltración, ulceración o nódulos en la piel. T4c: Combinación de T4a y T4b. T4d: Cáncer inflamatorio de la mama. N0 No se palpan los ganglios axilares del mismo lado. N1 Se palpan los ganglios axilares del mismo lado y no están fijos entre sí o a otras estructuras. N2 Se palpan los ganglios axilares y están fijos entre sí o a otras estructuras. N3 Los ganglios de la cadena mamaria interna del mismo lado de la mama están afectados por células malignas. M0 Ausencia de metástasis. M1 presencia de metástasis. CLASIFICACIÓN POR ESTADIOS ESTADIO 0 Tis N0 M0 ESTADIO I T1 N0 M0 ESTADIO IIA T0, T1 N1 M0 T2 N0 M0 ESTADIO IIB T2 N1 M0 T3 N0 M0 ESTADIO IIIA T0, T1, T2 N2 M0 T3 N1, N2 M0 ESTADIO IIIB T4 Cualquier N M0 Cualquier T N3 M0 ESTADIO IV Cualquier T Cualquier N M0 Después de la cirugía la extensión del cáncer de somete a una nueva clasificación TNM, que depende de los hallazgos quirúrgicos y se simboliza por una "p" (pTNM).   ¿Cómo se trata el cáncer de mama? En la actualidad el tratamiento del cáncer de mama es multidisciplinar, utilizando tratamientos locorregionales (cirugía, radioterapia) y sistémicos (quimioterapia y hormonoterapia), según la extensión de la enfermedad. Se aplica el tratamiento locorregional con el objetivo de erradicar la enfermedad mediante una acción directa sobre la mama y en algunos casos sobre los ganglios linfáticos cercanos, sin embargo con frecuencia existen células malignas ocultas (micrometástasis) en el momento de la cirugía que hacen recomendable utilizar también quimioterapia y/u hormonoterapia. Cuando el cáncer está diseminado se aplican fundamentalmente los tratamientos sistémicos. Tratamiento quirúrgico de la mama: El tipo y la extensión de la cirugía de la mama depende del tamaño del cáncer. Las principales opciones de tratamiento son: . La mastectomía radical modificada, que consiste en la extirpación de todo el tejido mamario, de los ganglios de la axila con o sin extirpación del músculo pectoral menor (técnicas de Patey y Madden respectivamente). . En la actualidad prevalecen criterios más conservadores, por lo que siempre que se puede se utiliza la cirugía conservadora. La cirugía conservadora puede ser una tumorectomía (extirpación del tumor), segmentectomía (extirpación de un segmento de la mama), cuadrantectomía (extirpación de un cuadrante de la mama) y mastectomía subcutánea (extirpación de la glándula mamaria, respetando la piel). La cirugía conservadora se emplea en el cáncer de mama estadio I, II y IIIA. No obstante en los estadios II y III se ha propuesto la administración de quimioterapia con la intención de reducir el tamaño del cáncer y facilitar su extirpación. En la cirugía conservadora se realiza también la extirpación de los ganglios de la axila y posteriormente radioterapia al resto de la mama y regiones ganglionares, según indicaciones establecidas en consenso internacional. Existe una técnica llamada del "ganglio centinela" que en algunos casos evita la extirpación de los ganglios de la axila. Esta técnica consiste en extirpar el primer ganglio de drenaje linfático del cáncer, conocido como ganglio centinela, y si no tiene células malignas no se extirpan el resto de ganglios axilares. Tratamiento de radioterapia: La radioterapia es un tratamiento local que pretende conseguir la erradicación de las células malignas allí donde se aplica. Se basa en el uso de radiaciones de características electromagnéticas (rayos X y rayos Gamma) y partículas aceleradas (electrones, neutrones,etc.). Las radiaciones electromagnéticas se emiten por la desintegración de isótopos de Cobalto, Radio, Iridio y Cesio. La fuente de radiación más utilizada es la bomba de Cobalto 60. Las radiaciones con partículas emitidas por la desintegración de radioisótopos se aceleran mediante un acelerador lineal o circular. El tejido sano se recupera de los efectos de la exposición a la radiación mejor que las células malignas. En el cáncer de mama se utiliza la radioterapia externa, en la que el haz de radiación se produce en una fuente externa al cuerpo y se dirige a una zona determinada, y la radioterapia intersticial (braquiterapia o curieterapia) en la que la fuente de radiación se coloca en el interior del cáncer o en contacto con él. La dosis de tratamiento se administra en varias sesiones sin necesidad de ingreso. La radioterapia puede tener efectos indeseables como enrojecimiento y pigmentación de la piel, fibrosis e inflamación de la traquea (traqueitis), esofago (esofagitis) y pulmón (neumonitis). Tratamiento sistémico: se basa en la utilización de fármacos que eliminan células malignas (quimioterapia) y de fármacos que cambian el comportamiento de las hormonas que aceleran el cáncer (hormonoterapia). . Quimioterapia: los fármacos actúan provocando la muerte celular y tienen efectos indeseables como nauseas, vómitos, estomatitis (inflamación de las mucosas), anemia, leucopenia (bajas defensas), trombopenia (pocas plaquetas), alopecia (pérdida del cabello) y otros. Los fármacos más utilizados son adriamicina (A), 5 fluorouracilo (F), metotrexate (M), ciclofosfamida (C), taxotere (T) y vinorelbine (V), que se combinan en pautas de tratamiento como CMF, CAF, TV. Otros fármacos de gran utilidad son mitoxantrone, taxol, gencitabina y capecitabina. Sus posibles efectos indeseables requieren un control de las dosis, modo y momento de administración. . Hormonoterapia: hay hormonas o derivados hormonales sintéticos que frenan el crecimiento de las células malignas. El más utilizado es el tamoxifeno a dosis de 20 mg al día. Sus efectos indeseables son escasos, pero puede incrementar ligeramente la incidencia de cáncer de endometrio y los fenómenos tromboembólicos. La exéresis de los ovarios que producen hormonas femeninas se considera también hormonoterapia. Otros fármacos muy utilizados en la hormonoterapia del cáncer de mama metastásico son el anastrozol, la medroxiprogesterona y el acetato de megestrol.   ¿Cómo se combinan estos tratamientos? Utilizar el enfoque terapéutico adecuado depende de los deseos de la paciente y de factores tales como la edad y estado general de salud de la mujer, tamaño, localización, receptores de estrógenos y sobre todo del estadio del cáncer. . En el cáncer lobulillar "in situ" al ser una lesión premaligna que puede remitir después de la menopausia, hay varias alternativas de tratamiento: las mujeres que aún tienen menstruación (premenopausicas) se pueden someter a tumorectomía y después tomar tamoxifeno 20 mg al día o bien someterse a mastectomía subcutánea uni o bilateral con prótesis; las mujeres que ya no tiene menstruación (postmenopausicas) es preferible que se sometan a la mastectomía uni o bilateral con colocación de prótesis; Las mujeres ancianas pueden beneficiarse del tratamiento hormonal con tamoxifeno 20 mg al día sin tener que someterse a cirugía. . En el cáncer ductal "in situ" la recomendación es cirugía conservadora con o sin radioterapia complementaria o mastectomía con o sin reconstrucción. En ambos casos se recomienda tomar tamoxifeno 20 mg al día durante 5 años. No se necesita quimioterapia. . En el cáncer infiltrante en estadio I y II se pueden utilizar varias alternativas de cirugía (cirugía conservadora o mastectomía radical modificada con o sin reconstrucción), dependiendo de criterios establecidos y del deseo de la paciente de conservar la mama. Como parte de la cirugía se debe realizar extirpación de los ganglios de la axila o detección y extirpación del ganglio centinela. A las tres o cuatro semanas de la cirugía se inicia la radioterapia. Si se precisa quimioterapia, la radioterapia se suele postponer a la quimioterapia. La quimioterapia se recomienda, si los ganglios axilares están afectados con células malignas o el cáncer es mayor de 1 cm. Las pautas de tratamiento más utilizadas son CMF y CAF durante 6 ciclos. Cuando se ha utilizado cirugía conservadora, siempre se administra radioterapia como parte fundamental del tratamiento. Se radia el tejido mamario, la pared torácica que está debajo y las zonas de ganglios axilares y supraclaviculares, si los ganglios de la axila tienen células malignas. Los ganglios de la cadena mamaria interna se radian en algunas situaciones. Cuando se realice la mastectomía se debe plantear la radioterapia en los casos T3 y en aquellos en que los márgenes quirúrgicos o ganglios axilares estén afectados por células malignas. El tratamiento hormonal con tamoxifeno 20 mg al día se recomienda durante 5 años en las mujeres cuyas células malignas presentan una característica denominada receptor de estrógenos positivos. . En el cáncer infiltrante estadio III de gran tamaño(T3), en el que está afectada la piel o la pared torácica (T4), en el cáncer inflamatorio y en el que existe una franca afectación ganglionar, la secuencia terapéutica es diferente: se administran 3 ciclos de quimioterapia según la pauta CAF o similar y en función de la mejoría experimentada, se procede a la cirugía, quimioterapia, radioterapia y hormonoterapia. En estos casos la opción quirúrgica más frecuente es la mastectomía radical modificada. . En el cáncer diseminado (metastásico) se utiliza la quimioterapia y la hormonoterapia, dependiendo de la edad, localización de la enfermedad y estado de los receptores de estrógenos. En ocasiones se utiliza radioterapia para controlar la enfermedad en lugares afectados como la columna, pelvis y cerebro. La evolución del cáncer diseminado es variable: las mujeres con metástasis viscerales múltiples, receptores de estrógenos negativos y un intervalo de tiempo pequeño entre la cirugía de la mama y la aparición de las metástasis suelen padecer un cáncer más agresivo y con peor respuesta a los tratamientos; mientras que las mujeres con metástasis en los huesos, receptores de estrógenos positivos y un intervalo de tiempo largo entre la cirugía y la aparición de las metástasis suelen padecer un cáncer de lento crecimiento y con buena respuesta a los tratamientos.   ¿Cuál es el pronóstico del cáncer de mama? El cáncer de mama se considera como una enfermedad sistémica por la capacidad que tiene de sembrar células malignas lejos de la mama. Su pronóstico depende de la extensión en el momento del diagnóstico: en los estadios precoces la curación es alta, pero son pocos los casos de enfermedad diseminada con supervivencias prolongadas. De ahí el interés por conseguir un diagnóstico y un tratamiento lo más temprano posible
Jueves, 07 Abril 2011 | 5271 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Enfermedades
Author:Farmacia
¿Qué es? El cáncer de laringe, ocupa el sexto lugar en la mortalidad por cáncer en España en los varones y el cuarto puesto en los años potenciales de vida perdidos. Es una enfermedad con predominio en el sexo masculino y en relación con la exposición a carcinógenos, fundamentalmente a través del consumo de tabaco, hecho este, que se da en el 94 % de los pacientes diagnosticados de cáncer de laringe. Las posibilidad de curación de esta enfermedad oscilan entre el 30 al 90 %, dependiendo de la extensión.   ¿Cuáles son sus causas? El cáncer de laringe, como hemos señalado, está claramente relacionado con el hábito tabáquico. El consumo de tabaco, independientemente de cómo se consuma (cigarrillos, puros, pipa, tabaco de mascar…) incrementa el riesgo de padecer cáncer de laringe. Este riesgo aumenta a mayor cantidad de tabaco y tiempo de consumo de cada persona. Los carcinógenos desprendidos en el humo del tabaco, son el origen de alteraciones genéticas en las células expuestas a su acción, y en este caso, como parte de la vía aerodigestiva superior, en la laringe. Los trastornos genéticos se perpetúan en las células hijas y se originan alteraciones que con el tiempo se traducen en cambios morfológicos, que denominamos displasia. Según el grado de alteración celular en el epitelio que recubre la laringe, clasificamos las displasias en leves, moderadas y graves-carcinoma in situ. Si progresan los cambios celulares, el tumor infiltra tejidos próximos y lo denominamos carcinoma infiltrante. Las personas que beben mucho tienen un riesgo de cáncer de la laringe varias veces mayor que los que no beben. El consumo tanto de tabaco y alcohol no sólo suma ambos riesgos, sino que el riesgo en conjunto se multiplica. Dentro de los posibles tumores originados en la laringe, la mayoría corresponden al grupo de carcinomas escamosos, en clara relación con las alteraciones originadas por el tabaco. Este hecho condiciona la prevención del cáncer de laringe, con la supresión del hábito tabáquico.   ¿Qué síntomas produce? Los síntomas presentes en esta enfermedad, difieren según sea la localización concreta del tumor dentro de la laringe. Esta estructura, la dividimos a su vez anatómicamente en tres áreas: la glotis, la supraglotis y la subglotis. En la glotis se localizan las cuerdas vocales, y por tanto, cualquier alteración de éstas, originará una alteración en la producción de la voz que denominamos disfonía o ronquera. Es pues, la disfonía el principal signo del cáncer localizado en las cuerdas vocales. No obstante, este signo, puede estar presente en otras patologías de carácter benigno como los nódulos, pólipos, edemas, etc ...La presencia de disfonía y fundamentalmente en una persona fumadora, hace aconsejable su valoración por el Otorrinolaringólogo. Cuando la tumoración se localiza en la supraglotis, puede no dar síntomas precoces originándose éstos con el crecimiento tumoral y la afectación de estructuras adyacentes. Cuando aparecen, suelen corresponder con dolor al tragar (odinofagia), dolor irradiado hacia el oído (otalgia refleja), o disfonía por extensión del crecimiento hacia las cuerdas vocales. Los tumores con origen subglótico, pueden manifestarse como disfonía por afectación secundaria de las cuerdas vocales, o por dificultad respiratoria, por ocupación de la luz a laringo-traqueal. La enfermedad se disemina con frecuencia a través de los ganglios linfáticos cercanos, de la zona del cuello. Esto provoca que los ganglios aumenten de tamaño, pudiendo apreciarse a veces un bulto o nódulo en el cuello. Cuando el tumor alcanza otras estructuras cercanas a la laringe, puede aparecer disfagia (dificultad para tragar) por afectación de faringe o esófago y tos por alteración traqueal.   ¿Cómo se diagnostica? El diagnóstico se realiza principalmente en la exploración física llevada a cabo por el especialista. Para comprobar y definir esta enfermedad es necesario ver las cuerdas vocales y su entorno. Para ello, se utiliza el espejillo de laringe (laringoscopia indirecta), o una endoscopia. Si se encuentra tejido anormal, tendrá que extraer un pedazo (biopsia) y observarlo a través del microscopio con el fin de determinar la presencia de células cancerosas. Durante la exploración, se valora además la localización y la extensión tanto en la laringe como en relación a la posibilidad de que la enfermedad se haya extendido a áreas ganglionares cervicales adyacentes. El estudio clínico de extensión se completa en ocasiones con un estudio radiológico mediante Resonancia Magnética o TAC.    ¿Cómo se trata? El tratamiento de cáncer de laringe, se realiza fundamentalmente en base a dos modalidades, la cirugía y la radioterapia. La elección de una u otra forma de tratamiento depende de diferentes parámetros, que incluyen la localización tumoral, su extensión local, la posible afectación ganglionar cervical, la edad y la propia elección del paciente. El tratamiento quirúrgico permite en ocasiones conservar parte de la laringe y por tanto, mantener la función del órgano. Dependiendo  de la situación de cada enfermo, existen diferentes opciones y técnicas de tratamiento quirúrgico: Laringectomía total: cuando se precisa extirpar toda la laringe. Cordectomía: consiste en la extirpación únicamente de la cuerda vocal afecta. Laringectomía supraglótica: se extirpa solamente la región supraglótica de la laringe. Linfadenectomía: es la extirpación de los ganglios linfáticos de la zona del cuello. Dependiendo de la localización del tumor, el riesgo de afectación de los ganglios del cuello puede variar. En los tumores supra y subglóticos es frecuente esta afectación por lo que se suele llevar a cabo la linfedenectomía. Se conoce con el nombre de disección ganglionar cervical.  En aquellos casos intermedios en los que la cirugía conlleva la exéresis de toda la laringe las opciones de tratamiento, pueden ampliarse a radioterapia hiperfraccionada o a quimioterapia asociada a la radioterapia. En los tumores más avanzadas tanto en su crecimiento laríngeo como ganglionar, el tratamiento habitual es la cirugía radical y la radioterapia postoperatoria. En algunas ocasiones la cirugía del cáncer de laringe hace que  el enfermo requiera la realización de una traqueostomía, orificio que comunica la tráquea con el exterior, y que se encuentra en la parte inmediatamente superior del esternón. Otra secuela importante de la cirugía que requiriere la extirpación de las cuerdas vocales, es la pérdida de la voz  o la alteración de la misma. Los enfermos que precisan este tipo de cirugía necesitan una posterior rehabilitación funcional. Tienen que aprender los cuidados del traqueostoma y también a comer y a hablar de nuevo. En tumores pequeños, otra opción de tratamiento es la radioterapia, con la que se obtienen porcentajes de curación próximos al tratamiento quirúrgico. La radioterapia también puede ser utilizada para aliviar los síntomas del cáncer de laringe, tales como el dolor, el sangrado, la dificultad para tragar y los problemas causados por las metástasis en los huesos. La quimioterapia es útil para tratar el cáncer que se ha propagado a órganos más allá de la cabeza y el cuello. También se utiliza como tratamiento paliativo en los cánceres irresecables que la radioterapia no ha podido controlar. Los dos medicamentos utilizados con mayor frecuencia contra los cánceres de la laringe y la hipofaringe son el cisplatino y el 5-fluorouracilo. El pronóstico de la enfermedad está en relación con la extensión de ésta, siendo el diagnóstico precoz fundamental en cuanto a las opciones de tratamiento y las posibilidades de curación.   cun.es
Lunes, 13 Junio 2011 | 4325 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Enfermedades
Author:Farmacia
¿Qué es? El cáncer de laringe, ocupa el sexto lugar en la mortalidad por cáncer en España en los varones y el cuarto puesto en los años potenciales de vida perdidos. Es una enfermedad con predominio en el sexo masculino y en relación con la exposición a carcinógenos, fundamentalmente a través del consumo de tabaco, hecho este, que se da en el 94 % de los pacientes diagnosticados de cáncer de laringe. Las posibilidad de curación de esta enfermedad oscilan entre el 30 al 90 %, dependiendo de la extensión.   ¿Cuáles son sus causas? El cáncer de laringe, como hemos señalado, está claramente relacionado con el hábito tabáquico. El consumo de tabaco, independientemente de cómo se consuma (cigarrillos, puros, pipa, tabaco de mascar…) incrementa el riesgo de padecer cáncer de laringe. Este riesgo aumenta a mayor cantidad de tabaco y tiempo de consumo de cada persona. Los carcinógenos desprendidos en el humo del tabaco, son el origen de alteraciones genéticas en las células expuestas a su acción, y en este caso, como parte de la vía aerodigestiva superior, en la laringe. Los trastornos genéticos se perpetúan en las células hijas y se originan alteraciones que con el tiempo se traducen en cambios morfológicos, que denominamos displasia. Según el grado de alteración celular en el epitelio que recubre la laringe, clasificamos las displasias en leves, moderadas y graves-carcinoma in situ. Si progresan los cambios celulares, el tumor infiltra tejidos próximos y lo denominamos carcinoma infiltrante. Las personas que beben mucho tienen un riesgo de cáncer de la laringe varias veces mayor que los que no beben. El consumo tanto de tabaco y alcohol no sólo suma ambos riesgos, sino que el riesgo en conjunto se multiplica. Dentro de los posibles tumores originados en la laringe, la mayoría corresponden al grupo de carcinomas escamosos, en clara relación con las alteraciones originadas por el tabaco. Este hecho condiciona la prevención del cáncer de laringe, con la supresión del hábito tabáquico.   ¿Qué síntomas produce? Los síntomas presentes en esta enfermedad, difieren según sea la localización concreta del tumor dentro de la laringe. Esta estructura, la dividimos a su vez anatómicamente en tres áreas: la glotis, la supraglotis y la subglotis. En la glotis se localizan las cuerdas vocales, y por tanto, cualquier alteración de éstas, originará una alteración en la producción de la voz que denominamos disfonía o ronquera. Es pues, la disfonía el principal signo del cáncer localizado en las cuerdas vocales. No obstante, este signo, puede estar presente en otras patologías de carácter benigno como los nódulos, pólipos, edemas, etc ...La presencia de disfonía y fundamentalmente en una persona fumadora, hace aconsejable su valoración por el Otorrinolaringólogo. Cuando la tumoración se localiza en la supraglotis, puede no dar síntomas precoces originándose éstos con el crecimiento tumoral y la afectación de estructuras adyacentes. Cuando aparecen, suelen corresponder con dolor al tragar (odinofagia), dolor irradiado hacia el oído (otalgia refleja), o disfonía por extensión del crecimiento hacia las cuerdas vocales. Los tumores con origen subglótico, pueden manifestarse como disfonía por afectación secundaria de las cuerdas vocales, o por dificultad respiratoria, por ocupación de la luz a laringo-traqueal. La enfermedad se disemina con frecuencia a través de los ganglios linfáticos cercanos, de la zona del cuello. Esto provoca que los ganglios aumenten de tamaño, pudiendo apreciarse a veces un bulto o nódulo en el cuello. Cuando el tumor alcanza otras estructuras cercanas a la laringe, puede aparecer disfagia (dificultad para tragar) por afectación de faringe o esófago y tos por alteración traqueal.   ¿Cómo se diagnostica? El diagnóstico se realiza principalmente en la exploración física llevada a cabo por el especialista. Para comprobar y definir esta enfermedad es necesario ver las cuerdas vocales y su entorno. Para ello, se utiliza el espejillo de laringe (laringoscopia indirecta), o una endoscopia. Si se encuentra tejido anormal, tendrá que extraer un pedazo (biopsia) y observarlo a través del microscopio con el fin de determinar la presencia de células cancerosas. Durante la exploración, se valora además la localización y la extensión tanto en la laringe como en relación a la posibilidad de que la enfermedad se haya extendido a áreas ganglionares cervicales adyacentes. El estudio clínico de extensión se completa en ocasiones con un estudio radiológico mediante Resonancia Magnética o TAC.    ¿Cómo se trata? El tratamiento de cáncer de laringe, se realiza fundamentalmente en base a dos modalidades, la cirugía y la radioterapia. La elección de una u otra forma de tratamiento depende de diferentes parámetros, que incluyen la localización tumoral, su extensión local, la posible afectación ganglionar cervical, la edad y la propia elección del paciente. El tratamiento quirúrgico permite en ocasiones conservar parte de la laringe y por tanto, mantener la función del órgano. Dependiendo  de la situación de cada enfermo, existen diferentes opciones y técnicas de tratamiento quirúrgico: Laringectomía total: cuando se precisa extirpar toda la laringe. Cordectomía: consiste en la extirpación únicamente de la cuerda vocal afecta. Laringectomía supraglótica: se extirpa solamente la región supraglótica de la laringe. Linfadenectomía: es la extirpación de los ganglios linfáticos de la zona del cuello. Dependiendo de la localización del tumor, el riesgo de afectación de los ganglios del cuello puede variar. En los tumores supra y subglóticos es frecuente esta afectación por lo que se suele llevar a cabo la linfedenectomía. Se conoce con el nombre de disección ganglionar cervical.  En aquellos casos intermedios en los que la cirugía conlleva la exéresis de toda la laringe las opciones de tratamiento, pueden ampliarse a radioterapia hiperfraccionada o a quimioterapia asociada a la radioterapia. En los tumores más avanzadas tanto en su crecimiento laríngeo como ganglionar, el tratamiento habitual es la cirugía radical y la radioterapia postoperatoria. En algunas ocasiones la cirugía del cáncer de laringe hace que  el enfermo requiera la realización de una traqueostomía, orificio que comunica la tráquea con el exterior, y que se encuentra en la parte inmediatamente superior del esternón. Otra secuela importante de la cirugía que requiriere la extirpación de las cuerdas vocales, es la pérdida de la voz  o la alteración de la misma. Los enfermos que precisan este tipo de cirugía necesitan una posterior rehabilitación funcional. Tienen que aprender los cuidados del traqueostoma y también a comer y a hablar de nuevo. En tumores pequeños, otra opción de tratamiento es la radioterapia, con la que se obtienen porcentajes de curación próximos al tratamiento quirúrgico. La radioterapia también puede ser utilizada para aliviar los síntomas del cáncer de laringe, tales como el dolor, el sangrado, la dificultad para tragar y los problemas causados por las metástasis en los huesos. La quimioterapia es útil para tratar el cáncer que se ha propagado a órganos más allá de la cabeza y el cuello. También se utiliza como tratamiento paliativo en los cánceres irresecables que la radioterapia no ha podido controlar. Los dos medicamentos utilizados con mayor frecuencia contra los cánceres de la laringe y la hipofaringe son el cisplatino y el 5-fluorouracilo. El pronóstico de la enfermedad está en relación con la extensión de ésta, siendo el diagnóstico precoz fundamental en cuanto a las opciones de tratamiento y las posibilidades de curación.
Miércoles, 02 Febrero 2011 | 5801 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Enfermedades
Author:Farmacia
¿Qué es? El cáncer de laringe, ocupa el sexto lugar en la mortalidad por cáncer en España en los varones y el cuarto puesto en los años potenciales de vida perdidos. Es una enfermedad con predominio en el sexo masculino y en relación con la exposición a carcinógenos, fundamentalmente a través del consumo de tabaco, hecho este, que se da en el 94 % de los pacientes diagnosticados de cáncer de laringe. Las posibilidad de curación de esta enfermedad oscilan entre el 30 al 90 %, dependiendo de la extensión.   ¿Cuáles son sus causas? El cáncer de laringe, como hemos señalado, está claramente relacionado con el hábito tabáquico. El consumo de tabaco, independientemente de cómo se consuma (cigarrillos, puros, pipa, tabaco de mascar…) incrementa el riesgo de padecer cáncer de laringe. Este riesgo aumenta a mayor cantidad de tabaco y tiempo de consumo de cada persona. Los carcinógenos desprendidos en el humo del tabaco, son el origen de alteraciones genéticas en las células expuestas a su acción, y en este caso, como parte de la vía aerodigestiva superior, en la laringe. Los trastornos genéticos se perpetúan en las células hijas y se originan alteraciones que con el tiempo se traducen en cambios morfológicos, que denominamos displasia. Según el grado de alteración celular en el epitelio que recubre la laringe, clasificamos las displasias en leves, moderadas y graves-carcinoma in situ. Si progresan los cambios celulares, el tumor infiltra tejidos próximos y lo denominamos carcinoma infiltrante. Las personas que beben mucho tienen un riesgo de cáncer de la laringe varias veces mayor que los que no beben. El consumo tanto de tabaco y alcohol no sólo suma ambos riesgos, sino que el riesgo en conjunto se multiplica. Dentro de los posibles tumores originados en la laringe, la mayoría corresponden al grupo de carcinomas escamosos, en clara relación con las alteraciones originadas por el tabaco. Este hecho condiciona la prevención del cáncer de laringe, con la supresión del hábito tabáquico.   ¿Qué síntomas produce? Los síntomas presentes en esta enfermedad, difieren según sea la localización concreta del tumor dentro de la laringe. Esta estructura, la dividimos a su vez anatómicamente en tres áreas: la glotis, la supraglotis y la subglotis. En la glotis se localizan las cuerdas vocales, y por tanto, cualquier alteración de éstas, originará una alteración en la producción de la voz que denominamos disfonía o ronquera. Es pues, la disfonía el principal signo del cáncer localizado en las cuerdas vocales. No obstante, este signo, puede estar presente en otras patologías de carácter benigno como los nódulos, pólipos, edemas, etc ...La presencia de disfonía y fundamentalmente en una persona fumadora, hace aconsejable su valoración por el Otorrinolaringólogo. Cuando la tumoración se localiza en la supraglotis, puede no dar síntomas precoces originándose éstos con el crecimiento tumoral y la afectación de estructuras adyacentes. Cuando aparecen, suelen corresponder con dolor al tragar (odinofagia), dolor irradiado hacia el oído (otalgia refleja), o disfonía por extensión del crecimiento hacia las cuerdas vocales. Los tumores con origen subglótico, pueden manifestarse como disfonía por afectación secundaria de las cuerdas vocales, o por dificultad respiratoria, por ocupación de la luz a laringo-traqueal. La enfermedad se disemina con frecuencia a través de los ganglios linfáticos cercanos, de la zona del cuello. Esto provoca que los ganglios aumenten de tamaño, pudiendo apreciarse a veces un bulto o nódulo en el cuello. Cuando el tumor alcanza otras estructuras cercanas a la laringe, puede aparecer disfagia (dificultad para tragar) por afectación de faringe o esófago y tos por alteración traqueal.   ¿Cómo se diagnostica? El diagnóstico se realiza principalmente en la exploración física llevada a cabo por el especialista. Para comprobar y definir esta enfermedad es necesario ver las cuerdas vocales y su entorno. Para ello, se utiliza el espejillo de laringe (laringoscopia indirecta), o una endoscopia. Si se encuentra tejido anormal, tendrá que extraer un pedazo (biopsia) y observarlo a través del microscopio con el fin de determinar la presencia de células cancerosas. Durante la exploración, se valora además la localización y la extensión tanto en la laringe como en relación a la posibilidad de que la enfermedad se haya extendido a áreas ganglionares cervicales adyacentes. El estudio clínico de extensión se completa en ocasiones con un estudio radiológico mediante Resonancia Magnética o TAC.    ¿Cómo se trata? El tratamiento de cáncer de laringe, se realiza fundamentalmente en base a dos modalidades, la cirugía y la radioterapia. La elección de una u otra forma de tratamiento depende de diferentes parámetros, que incluyen la localización tumoral, su extensión local, la posible afectación ganglionar cervical, la edad y la propia elección del paciente. El tratamiento quirúrgico permite en ocasiones conservar parte de la laringe y por tanto, mantener la función del órgano. Dependiendo  de la situación de cada enfermo, existen diferentes opciones y técnicas de tratamiento quirúrgico: Laringectomía total: cuando se precisa extirpar toda la laringe. Cordectomía: consiste en la extirpación únicamente de la cuerda vocal afecta. Laringectomía supraglótica: se extirpa solamente la región supraglótica de la laringe. Linfadenectomía: es la extirpación de los ganglios linfáticos de la zona del cuello. Dependiendo de la localización del tumor, el riesgo de afectación de los ganglios del cuello puede variar. En los tumores supra y subglóticos es frecuente esta afectación por lo que se suele llevar a cabo la linfedenectomía. Se conoce con el nombre de disección ganglionar cervical.  En aquellos casos intermedios en los que la cirugía conlleva la exéresis de toda la laringe las opciones de tratamiento, pueden ampliarse a radioterapia hiperfraccionada o a quimioterapia asociada a la radioterapia. En los tumores más avanzadas tanto en su crecimiento laríngeo como ganglionar, el tratamiento habitual es la cirugía radical y la radioterapia postoperatoria. En algunas ocasiones la cirugía del cáncer de laringe hace que  el enfermo requiera la realización de una traqueostomía, orificio que comunica la tráquea con el exterior, y que se encuentra en la parte inmediatamente superior del esternón. Otra secuela importante de la cirugía que requiriere la extirpación de las cuerdas vocales, es la pérdida de la voz  o la alteración de la misma. Los enfermos que precisan este tipo de cirugía necesitan una posterior rehabilitación funcional. Tienen que aprender los cuidados del traqueostoma y también a comer y a hablar de nuevo. En tumores pequeños, otra opción de tratamiento es la radioterapia, con la que se obtienen porcentajes de curación próximos al tratamiento quirúrgico. La radioterapia también puede ser utilizada para aliviar los síntomas del cáncer de laringe, tales como el dolor, el sangrado, la dificultad para tragar y los problemas causados por las metástasis en los huesos. La quimioterapia es útil para tratar el cáncer que se ha propagado a órganos más allá de la cabeza y el cuello. También se utiliza como tratamiento paliativo en los cánceres irresecables que la radioterapia no ha podido controlar. Los dos medicamentos utilizados con mayor frecuencia contra los cánceres de la laringe y la hipofaringe son el cisplatino y el 5-fluorouracilo. El pronóstico de la enfermedad está en relación con la extensión de ésta, siendo el diagnóstico precoz fundamental en cuanto a las opciones de tratamiento y las posibilidades de curación.
Miércoles, 02 Febrero 2011 | 6991 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Enfermedades
Author:Farmacia
¿Qué es? La incidencia de los tumores de estómago está disminuyendo en los últimos años. A pesar de ello, el cáncer gástrico es un tumor muy frecuente, existiendo países con una altísima prevalencia como Japón, Chile, Austria, Islandia, etc.La frecuencia en España se sitúa en término medio, con una tasa anual de 24/100000 habitantes.El cáncer de estómago tiene cierta preferencia por el sexo masculino y su mayor incidencia aparece en la sexta y séptima década de la vida.   ¿Cuáles son sus causas? El cáncer gástrico tiene cierta relación familiar, con ligera asociación con el grupo sanguíneo A.Se han estudiado diversos componentes de la dieta y factores ambientales relacionados con el cáncer de estómago.Parece admitirse la relación existente con determinadas formas de gastritis, en particular con las formas atróficas, y cáncer de estómago. No se conoce si una degenera en la otra, o bien ambas tienen el mismo factor desencadenante.Parece influir en la génesis del cáncer gástrico el sobrecrecimiento de determinadas bacterias como el Helicobácter pylori.   ¿Cuáles son sus síntomas? El cáncer de estómago no tiene una sintomatología específica y, en muchos casos, cuando produce el tumor manifestaciones clínicas ya está muy avanzado.Generalmente las manifestaciones son tipo: pesadez después de las comidas, sensación nauseosa, malestar localizado en la parte alta del abdomen, sensación de ardor, disminución del apetito, etc. En otras ocasiones, cuando la tumoración dificulta el tránsito intestinal, pueden aparecer náuseas y vómitos, o bien dificultad para la deglución del alimento.El tumor también puede sangrar, y esta hemorragia se puede evidenciar por la presencia de sangre en el vómito o en las deposiciones. Cuando las pérdidas de sangre son en pequeña cuantía y crónicas, se puede manifestar como una anemia crónica.   ¿Cómo se diagnostica? Para el diagnóstico de cáncer de estómago se cuenta con el estudio radiológico con contraste, aunque en la actualidad, el mejor medio diagnóstico es la gastroscopia. Esta exploración, además, permite la obtención de muestras para citología por cepillado y biopsia.Una vez diagnosticado el tumor de estómago son oportunas, para el análisis de extensión de la enfermedad, la ECO-endoscopia y la Tomografía axial computarizada (TAC) o escanner abdominal. La ECO-endoscopia es muy útil para conocer el grado de invasión local y la TC abdominal para determinar metástasis a distancia. Estas exploraciones pueden ayudar a planificar la terapéutica más oportuna.También, en determinadas situaciones, para evitar intervenciones innecesarias, se puede plantear realizar una laparoscopia diagnóstica. Esta exploración consiste en la visión directa de la cavidad abdominal mediante la introducción de una óptica dentro del abdomen.   ¿Cuál es el tratamiento? El tratamiento aceptado como estándar es la cirugía, practicando una extirpación del estómago enfermo. Dependiendo de la localización del tumor dentro del estómago, estará indicado extirpar parte o todo el estómago. También, en ocasiones, es necesaria la extirpación de órganos vecinos como el bazo.En la intervención quirúrgica, hay que destacar la extirpación de los ganglios linfáticos de drenaje del estómago, ya que, en países orientales, la linfadenectomía ampliada ha demostrado un beneficio en la supervivencia. En la actualidad la via laparoscópica se puede utilizar para la realización de gastrectomías en un intento de mejorar los resultados de morbi-mortalidad. Otras modalidades terapéuticas, como radioterapia y quimioterapia, tienen sus indicaciones en ensayos clínicos controlados, bien en forma adyuvante postoperatoria o, en caso de tumores avanzados, antes de la cirugía, con el fin de poder mejorar la cirugía posterior. Recientemente, ha salido publicado un resumen de un estudio cooperativo en el que se demuestra el beneficio de la quimio-radioterapia pre-operatoria, aunque necesita confirmación de los mismos estudios a largo plazo. En la quimioterapia podría usarse un medicamento como el fluorouracilo (5-FU), que a menudo se combina con radioterapia, o una combinación de varios quimioterapicos. Los más usados son, la doxorrubicina, el metotrexato, la epirubicina, el etopósido y el cisplatino. Otros medicamentos tambien útiles son el docetaxel, el paclitaxel, el irinotecán, la capecitabina, y el oxaliplatino. Hay formas especiales de tratamiento como es la quimioterapia intraperitoneal en la que el quimioterápico se introduce directamente dentro del abdomen, con el fin de mejorar su efecto y disminuir su toxicidad.   ¿Cuál es el pronóstico? Hay una forma especial de presentación del cáncer de estómago y es el conocido como cáncer gástrico precoz. Esta forma de tumor tiene la característica de su buen pronóstico, ya que, en estos enfermos, la supervivencia puede alcanzar cifras superiores al 90 por ciento. Sin embargo, en el resto de los enfermos, la supervivencia esperada no sobrepasa el 40-50 por ciento de los casos.Un tipo especial de tumor gástrico es el linfoma. Este tumor presenta un pronóstico mucho más favorable y, en la mayoría de los casos, no precisa de tratamiento quirúrgico para su erradicación. En estos tumores el tratamiento de elección de entrada es la quimioterapia.
Miércoles, 02 Febrero 2011 | 5111 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Enfermedades
Author:Farmacia
¿Qué es? El colon o intestino grueso es la parte final del intestino. Tiene forma de tubo y su interior está cubierto de una delgada lámina llamada mucosa. La mucosa está formada de células. Cuando una de estas células se transforma en maligna y empieza a multiplicarse sin control surge el cáncer de colon.   ¿Cuáles son sus causas? La formación de un cáncer de colon es un proceso en etapas que comienza con la aparición de un pólipo que posteriormente sufre transformaciones hacia la malignidad. Aproximadamente el 80% de los casos son esporádicos, pero el 20% tiene una influencia genética, con mayor riesgo familiar en los que es necesario un mayor seguimiento y control. El inicio y la evolución de este proceso depende de la interacción entre factores genéticos y ambientales. En la inmensa mayoría de los casos de cáncer de colon predominan los factores ambientales. Si se identificasen estos factores muchos cánceres colorrectales podrían ser prevenidos. Existen distintos factores de riesgo en relación al cáncer de colón: el consumo de grasas y de carnes rojas, sobre todo en conserva, embutidos o carnes preparadas; la obesidad, el tabaquismo y el consumo elevado de alcohol así como la diabetes asociada a la obesidad. Los pacientes con enfermedad de Crohn y Colitis ulcerosa tiene mayor riesgo con respecto a la población general, sobre todo, en la enfermedad de Crohn (riesgo 20 veces superior).   ¿Qué probabilidades hay de padecer cáncer de colon? El cáncer de colon es el tercer tipo de cáncer más frecuente. Un 6 por ciento de la población lo padecerá a lo largo de toda la vida. El riesgo es mayor en las personas con algún familiar afectado. Cuando en una familia hay varios casos de cáncer de colon, o de cáncer de colon y útero, es necesario realizar un estudio familiar que descarte un síndrome de predisposición hereditaria. Aunque el cáncer de colon se suele presentar a partir de los 50 años, también lo pueden padecer personas más jóvenes.   ¿Cuáles son sus síntomas? En muchos casos, los síntomas no aparecen hasta que la enfermedad está avanzada. Los más frecuentes son los cambios del ritmo intestinal, como estreñimiento o diarrea; la aparición de sangre en las heces y el dolor abdominal. Los cánceres del colon próximos al intestino delgado, se suelen manifestar por una anemia debida a la pérdida crónica de sangre, y la subsiguiente fatiga, disnea o palpitaciones. Otros síntomas inespecíficos, como debilidad y pérdida de apetito y peso, también pueden estar presentes.   ¿Cómo se diagnostica? La prueba definitiva en un paciente con síntomas es la colonoscopia. Con esta prueba se ve el interior del intestino y se pueden tomar biopsias de las zonas sospechosas. Otras pruebas son útiles en casos concretos. El TAC, permite evaluar la presencia de metástasis o la afectación de órganos vecinos y ganglios. La radiografía, la resonancia nuclear magnética o la ecografía pueden ser utiles para facilitar la identificación de metástasis en determinadas zonas.   Estadios del cancer de colon Etapa 0: cáncer muy incipiente en la capa más interna del intestino Etapa I: cáncer en las capas internas del colon Etapa II: el cáncer se ha diseminado a través de la pared muscular del colon Etapa III: el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos Etapa IV: el cáncer se ha diseminado a órganos distantes   ¿Cuál es el tratamiento? Depende fundamentalmente de la fase en la que se encuentre la enfermedad en el momento del diagnóstico. El tratamiento quirúrgico, con la extirpación del tumor, es el único tratamiento curativo. La extensión de la zona a extirpar, depende del grado de avance o extensión del tumor, desde la extirpación de un pólipo si el cáncer no invade todavía la mucosa intestinal, a la resección quirúrgica de parte del colon. Cuando el tumor está localizado en el colon, la operación que se realiza generalmente es la resección segmentaria, que consiste en la extirpación del tumor y un segmento de tejido normal a cada lado del cáncer. En cuanto al cáncer de recto, según sea el tramo afectado así se realizará una técnica u otra. Cuando el tumor se encuentra por encima de los 7-8 cm desde el canal anal, cerca de la unión del recto y colon, se realizará una resección anterior baja. Con ella se extirpará la parte donde está el cáncer y se unirá el recto con el colon. Si el tumor se encuentra localizado más cerca del ano, es necesario una resección abdominoperineal. Tras ésta, será necesaria una colostomía pues no se puede conseguir la unión del recto con el colon. Casi todos los pacientes con cáncer de colon en la etapa III deben recibir quimioterapia después de la cirugía aproximadamente durante 6 a 8 meses. La quimioterapia también se utiliza para tratar pacientes con cáncer de colon en etapa IV. El irinotecan, el oxaliplatino y el 5-fluorouracilo son los 3 medicamentos que se utilizan con más frecuencia. La radioterapia tiene un papel importante en el tratamiento del cáncer de recto, mientras que en el de colon no se emplea de forma rutinaria. Para el cáncer del recto, se administra para prevenir que el cáncer recurra en el lugar donde se originó. Los anticuerpos monoclonales como el cetuximab, el panitumumab y el bevacizumab, se pueden utilizar solos o en combinación con la quimioterapia.   ¿Tiene curación? En las etapas iniciales de la enfermedad las posibilidades de curación definitiva tras la intervención son del 90 por ciento. Esta probabilidad disminuye conforme más avanzada se encuentra en el momento del diagnóstico. Por este motivo, las dos principales formas de reducir la mortalidad del cáncer de colon son la prevención y el diagnóstico precoz.   ¿Puede prevenirse? La dieta con abundante fibra y pocas grasas, rica en frutas, vegetales y calcio puede reducir el riesgo de cáncer de colon. También la realización habitual de ejercicio físico moderado reduce el riesgo. Hoy día se están realizando estudios para llegar a saber el papel preventivo de la aspirina y sus derivados, algunos suplementos vitamínicos y otros fármacos.   ¿Puede diagnosticarse antes de que produzca síntomas? Existen varias pruebas que pueden permitir el diagnóstico precoz del cáncer de colon: El test de la sangre oculta en heces detecta pequeñas cantidades de sangre en las heces que no son observables a simple vista. Si el test es positivo hay que hacer una colonoscopia. Su realización anual desde los cincuenta años aumenta las posibilidades de diagnóstico precoz. La sigmoidoscopia permite ver el interior de la última parte del intestino. Aquí se asientan las dos terceras partes de los cánceres de colon. Se recomienda hacerla cada cinco años desde los cuarenta o cincuenta años. La colonoscopia es la prueba más sensible pero también la más agresiva y molesta para el paciente. Observa todo el interior del intestino grueso y permite tomar biopsias y extirpar pólipos consiguiendo simultáneamente el diagnóstico precoz y la prevención. Se suele recomendar a personas con algún síntoma o con antecedentes familiares, pero cada vez son más quienes se la realizan para descartar esta enfermedad. Con esta última finalidad se recomienda hacerla cada cinco o diez años desde los cuarenta o cincuenta años. En las personas con importantes antecedentes familiares se recomienda iniciar los estudios a edades más tempranas. fuente : cun.es
Domingo, 30 Enero 2011 | 4715 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Enfermedades
Author:Farmacia
¿Qué es? El colon o intestino grueso es la parte final del intestino. Tiene forma de tubo y su interior está cubierto de una delgada lámina llamada mucosa. La mucosa está formada de células. Cuando una de estas células se transforma en maligna y empieza a multiplicarse sin control surge el cáncer de colon.   ¿Cuáles son sus causas? La formación de un cáncer de colon es un proceso en etapas que comienza con la aparición de un pólipo que posteriormente sufre transformaciones hacia la malignidad. Aproximadamente el 80% de los casos son esporádicos, pero el 20% tiene una influencia genética, con mayor riesgo familiar en los que es necesario un mayor seguimiento y control. El inicio y la evolución de este proceso depende de la interacción entre factores genéticos y ambientales. En la inmensa mayoría de los casos de cáncer de colon predominan los factores ambientales. Si se identificasen estos factores muchos cánceres colorrectales podrían ser prevenidos. Existen distintos factores de riesgo en relación al cáncer de colón: el consumo de grasas y de carnes rojas, sobre todo en conserva, embutidos o carnes preparadas; la obesidad, el tabaquismo y el consumo elevado de alcohol así como la diabetes asociada a la obesidad. Los pacientes con enfermedad de Crohn y Colitis ulcerosa tiene mayor riesgo con respecto a la población general, sobre todo, en la enfermedad de Crohn (riesgo 20 veces superior).   ¿Qué probabilidades hay de padecer cáncer de colon? El cáncer de colon es el tercer tipo de cáncer más frecuente. Un 6 por ciento de la población lo padecerá a lo largo de toda la vida. El riesgo es mayor en las personas con algún familiar afectado. Cuando en una familia hay varios casos de cáncer de colon, o de cáncer de colon y útero, es necesario realizar un estudio familiar que descarte un síndrome de predisposición hereditaria. Aunque el cáncer de colon se suele presentar a partir de los 50 años, también lo pueden padecer personas más jóvenes.   ¿Cuáles son sus síntomas? En muchos casos, los síntomas no aparecen hasta que la enfermedad está avanzada. Los más frecuentes son los cambios del ritmo intestinal, como estreñimiento o diarrea; la aparición de sangre en las heces y el dolor abdominal. Los cánceres del colon próximos al intestino delgado, se suelen manifestar por una anemia debida a la pérdida crónica de sangre, y la subsiguiente fatiga, disnea o palpitaciones. Otros síntomas inespecíficos, como debilidad y pérdida de apetito y peso, también pueden estar presentes.   ¿Cómo se diagnostica? La prueba definitiva en un paciente con síntomas es la colonoscopia. Con esta prueba se ve el interior del intestino y se pueden tomar biopsias de las zonas sospechosas. Otras pruebas son útiles en casos concretos. El TAC, permite evaluar la presencia de metástasis o la afectación de órganos vecinos y ganglios. La radiografía, la resonancia nuclear magnética o la ecografía pueden ser utiles para facilitar la identificación de metástasis en determinadas zonas.   Estadios del cancer de colon Etapa 0: cáncer muy incipiente en la capa más interna del intestino Etapa I: cáncer en las capas internas del colon Etapa II: el cáncer se ha diseminado a través de la pared muscular del colon Etapa III: el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos Etapa IV: el cáncer se ha diseminado a órganos distantes   ¿Cuál es el tratamiento? Depende fundamentalmente de la fase en la que se encuentre la enfermedad en el momento del diagnóstico. El tratamiento quirúrgico, con la extirpación del tumor, es el único tratamiento curativo. La extensión de la zona a extirpar, depende del grado de avance o extensión del tumor, desde la extirpación de un pólipo si el cáncer no invade todavía la mucosa intestinal, a la resección quirúrgica de parte del colon. Cuando el tumor está localizado en el colon, la operación que se realiza generalmente es la resección segmentaria, que consiste en la extirpación del tumor y un segmento de tejido normal a cada lado del cáncer. En cuanto al cáncer de recto, según sea el tramo afectado así se realizará una técnica u otra. Cuando el tumor se encuentra por encima de los 7-8 cm desde el canal anal, cerca de la unión del recto y colon, se realizará una resección anterior baja. Con ella se extirpará la parte donde está el cáncer y se unirá el recto con el colon. Si el tumor se encuentra localizado más cerca del ano, es necesario una resección abdominoperineal. Tras ésta, será necesaria una colostomía pues no se puede conseguir la unión del recto con el colon. Casi todos los pacientes con cáncer de colon en la etapa III deben recibir quimioterapia después de la cirugía aproximadamente durante 6 a 8 meses. La quimioterapia también se utiliza para tratar pacientes con cáncer de colon en etapa IV. El irinotecan, el oxaliplatino y el 5-fluorouracilo son los 3 medicamentos que se utilizan con más frecuencia. La radioterapia tiene un papel importante en el tratamiento del cáncer de recto, mientras que en el de colon no se emplea de forma rutinaria. Para el cáncer del recto, se administra para prevenir que el cáncer recurra en el lugar donde se originó. Los anticuerpos monoclonales como el cetuximab, el panitumumab y el bevacizumab, se pueden utilizar solos o en combinación con la quimioterapia.   ¿Tiene curación? En las etapas iniciales de la enfermedad las posibilidades de curación definitiva tras la intervención son del 90 por ciento. Esta probabilidad disminuye conforme más avanzada se encuentra en el momento del diagnóstico. Por este motivo, las dos principales formas de reducir la mortalidad del cáncer de colon son la prevención y el diagnóstico precoz.   ¿Puede prevenirse? La dieta con abundante fibra y pocas grasas, rica en frutas, vegetales y calcio puede reducir el riesgo de cáncer de colon. También la realización habitual de ejercicio físico moderado reduce el riesgo. Hoy día se están realizando estudios para llegar a saber el papel preventivo de la aspirina y sus derivados, algunos suplementos vitamínicos y otros fármacos.   ¿Puede diagnosticarse antes de que produzca síntomas? Existen varias pruebas que pueden permitir el diagnóstico precoz del cáncer de colon: El test de la sangre oculta en heces detecta pequeñas cantidades de sangre en las heces que no son observables a simple vista. Si el test es positivo hay que hacer una colonoscopia. Su realización anual desde los cincuenta años aumenta las posibilidades de diagnóstico precoz. La sigmoidoscopia permite ver el interior de la última parte del intestino. Aquí se asientan las dos terceras partes de los cánceres de colon. Se recomienda hacerla cada cinco años desde los cuarenta o cincuenta años. La colonoscopia es la prueba más sensible pero también la más agresiva y molesta para el paciente. Observa todo el interior del intestino grueso y permite tomar biopsias y extirpar pólipos consiguiendo simultáneamente el diagnóstico precoz y la prevención. Se suele recomendar a personas con algún síntoma o con antecedentes familiares, pero cada vez son más quienes se la realizan para descartar esta enfermedad. Con esta última finalidad se recomienda hacerla cada cinco o diez años desde los cuarenta o cincuenta años. En las personas con importantes antecedentes familiares se recomienda iniciar los estudios a edades más tempranas.
Miércoles, 02 Febrero 2011 | 6634 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Enfermedades
Author:Farmacia
¿Qué es el cáncer de cérvix uterino? Es uno de los cánceres más frecuentes del aparato genital femenino. El virus llamado del papiloma humano o VPH, infección de transmisión sexual, juega un papel importante en la causa de la mayoría de los casos. Una vez que la mujer se ha expuesto a este virus su sistema inmunológico puede prevenir de su acción dañina. Sin embargo, en un pequeño número de mujeres el VPH puede sobrevivir durante años antes de que pueda colaborar a la transformación cancerosa de algunas células de la superficie del cuello uterino. La mayoría son de tipo escamoso y proceden de las células que recubren la superficie del cuello uterino. Los que proceden del canal endocervical que está cubierto por células glandulares se denominan adenocarcinomas. La mitad de los cánceres de cuello uterino ocurren entre los 35 y 55 años de edad. Gracias a la prevención mediante la citología cervicovaginal o test de Papanicolau, la muerte por este tipo de cáncer ha disminuido drásticamente en los últimos 50 años. Sin embargo, cada año un buen número de mujeres es diagnosticada todavía de cáncer de cuello uterino que supone la tercera causa de muerte en la mujer en la mayor parte de los paises.   ¿Cuáles son las causas de cáncer de cérvix? En general el cáncer comienza cuando las células normales adquieren una mutación genética que las transforma en células anormales que crecen y se multiplican sin control y además son inmortales. El acúmulo de células anormales forman el tumor y también invaden los tejidos de alrededor y pueden separarse de él para extenderse por el cuerpo. Todavía no está claro lo que produce esta transformación celular aunque se sabe muy bien que la infección por VPH juega un papel importante. Sin embargo, el VPH es un virus muy frecuente y la mayoría de las mujeres no desarrollarán cáncer sólo por este motivo.   ¿Cuáles son los síntomas de cáncer de cérvix? La mayoría de las veces es asintomático, sobre todo al inicio. Puede asociarse a sangrado genital postcoital o entre las menstruaciones o en la menopausia. A veces puede haber flujo vaginal sanguinolento o maloliente. El dolor pélvico o durante la relación sexual también es referido por algunas pacientes.   ¿Cuales son los factores de riesgo? Varias parejas sexuales: a mayor que sea el número por alguna de las dos partes, mayor será la probabilidad de adquirir la infección por VPH. Actividad sexual precoz (menos de 18 años): las células inmaduras parecen ser más susceptibles a los cambios precancerosos que puede provocar el VPH. Sistema inmune deficitario: típico de personas transplantadas, o que padecen VIH u otras circunstancias. El tabaco: aunque el mecanismo exacto no es bien conocido, sobretodo cuando se asocia a la infección por VPH.   ¿Como se puede prevenir? La prevención debe comenzar dentro de los tres años siguientes al inicio de las relaciones sexuales en cualquier edad o no más tarde de los 21. Citología cervicovaginal ( test de Papanicolau): sirve para detectar las células anormales cuando todavía no se ha producido el cáncer. Test de VPH: para determinar si hay o no esta infección y para determinar cuál de los diferentes tipos(alto o bajo riesgo).La muestra empleada puede ser la misma que la de la citología. La ventaja de este test es que al detectar alguno de los tipos de alto riesgo puede adelantarse a los cambios celulares que la citología puede ver pero no la sustituye.   ¿Cómo se diagnostica el cáncer de cérvix? Exploración clínica que incluye la inspección y palpación del cuello uterino. La colposcopia (lupa de aumento) ayuda ver lesiones que nos son visible a simple vista. La citología, aunque esencialmente utilizada para la prevención, puede colaborar a la sospecha del cáncer. Biopsia de cualquier zona sospechosa mediante pinzas específicas para ello, en la consulta y sin necesidad de anestesia o mediante "asa de diatermia" (bisturí eléctrico) con anestesia local también en la consulta. Conización: biopsia en forma de cono que permite un estudio más completo de la lesión que la biopsia convencional.   Estadificación Los estadios van desde el 0(carcinoma in situ) al IV, según que el cáncer esté localizado en el cuello uterino sin invadirlo o se haya extendido a los tejidos de alrededor, órganos vecinos(vejiga, recto) o a distancia (pulmón,hígado,etc.) Para ello se emplean los métodos de imagen como la Rx simple de tórax, el TAC, la RM y a veces el PET. En algunas circunstancias puede ser recomendable la cistoscopia o la rectoscopia para ver la vejiga o el recto por dentro   ¿Cuál es el tratamiento del cáncer de cérvix? Cuando todavía no es un cáncer invasor (carcinoma "in situ") se puede tratar mediante conización o histerectomía dependiendo esencialmente de los deseos de fertilidad y de algunos hallazgos pronósticos evidenciados tras el análisis. En el cáncer invasor se requiere un tratamiento más extenso o radical. La histerectomía puede ser suficiente cuando la invasión es de hasta tres milímetros. Si la invasión es mayor se recomienda la histerectomía radical que además extirpa parte de la vagina y de los tejidos de alrededor así como los ganglios de la pelvis. La radioterapia también se puede emplear como tratamiento curativo de estos estadios precoces cuando pudiera estar contraindicada la cirugía o de forma electiva pero por sus efectos secundarios se prefiere el tratamiento quirúrgico. Cuando el tamaño del tumor es mayor de cuatro centímetros o está ya extendido por fuera del cuello uterino es el tratamiento de elección, asociada a la quimioterapia que actuaría potenciando el efecto de las radiaciones. Los efectos secundarios de este tratamiento incluyen problemas de tipo digestivo y urinario así como estrechamiento o acortamiento de la vagina o el adelanto de la menopausia. La intensidad de dichos efectos secundarios también van a depender de factores individuales de los pacientes, extensión de la enfermedad y técnica de la irradiación. La quimioterapia sóla no tiene capacidad curativa en este tipo de tumor por lo que su utilización aparte de como radiopotenciadora, va a ser para controlar la enfermedad a distancia. En pacientes jóvenes con deseos de fertilidad si el tumor es menor de dos centímetros y no hay afectación de ganglios linfáticos puede proponerse un tratamiento quirúrgico conservador que extirpa sólo la parte del cuello uterino afectada (traquelectomía radical) así como los ganglios linfáticos.
Miércoles, 02 Febrero 2011 | 5210 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Medicamento/tus medicamentos
Author:Farmacia
1. QUE ES CANADIOL, cápsulas Y PARA QUE SE UTILIZA CANADIOL, cápsulas se presenta en envases de 6 y 18 cápsulas. CANADIOL, cápsulas pertenece al grupo de los medicamentos llamados antifúngicos (grupo farmacoterapeútico J02A) CANADIOL, cápsulas está indicado en el tratamiento de infecciones producidas por hongos de la vagina, piel, boca, ojos, uñas o de órganos internos. 2. ANTES DE TOMAR CANADIOL, cápsulas No tome CANADIOL, cápsulas ® si tiene hipersensibilidad a algún componente de este producto. si usted está embarazada (solo su médico, que conoce que está embarazada, decidirá si necesita CANADIOL, cápsulas) Si usted está en edad fértil y puede quedarse embarazada, deberá tomar medidas anticonceptivas adecuadas para evitar quedarse embarazada mientras esté tomando éste medicamento. Debido a que CANADIOL permanece en el organismo durante un tiempo después de haber interrumpido el tratamiento, deberá utilizar métodos anticonceptivos hasta el siguiente período menstrual después del final del tratamiento. Tenga especial cuidado con CANADIOL, cápsulas ® : Si tiene algún problema de hígado. Puede ser necesario adaptar la dosis de CANADIOL, cápsulas Si alguno de los siguientes síntomas aparecen durante el tratamiento con CANADIOL, cápsulas, consulte inmediatamente con su médico: falta de apetito, nauseas, vómitos, cansancio, dolor abdominal u orina muy oscura. Si usted está siguiendo un tratamiento con CANADIOL, cápsulas continuamente, durante más de un mes, es muy posible que su médico le mande análisis de sangre de forma regular. El motivo de esto es descartar posibles problemas de hígado en el momento oportuno, ya que estos desordenes pueden ocurrir muy raramente. Si tiene problemas de corazón consulte a su médico. Si él decide recetarle CANADIOL, cápsulas, debería darle instrucciones sobre los síntomas que podrían aparecer. Comunique a su médico inmediatamente si tiene dificultad al respirar, aumento de peso inesperado, hinchazón de piernas, fatiga inusual o comienzo de insomnio. Si tiene algún problema de riñón. Podría ser necesario adoptar la dosis de CANADIOL, cápsulas. Si durante el tratamiento con CANADIOL, cápsulas, siente de forma inusual sensación de hormigueo, entumecimiento o debilidad en pies o manos. Si en el pasado ha sufrido alguna reacción alérgica debida a otro de los medicamentos utilizados para tratar infecciones por hongos. Avise a su médico si usted padece neutropenia, SIDA o ha recibido un trasplante de órgano. La dosis de CANADIOL podría tener que ser ajustada. Toma de CANADIOL, cápsulas con los alimentos y bebidas: No tome CANADIOL, cápsulas junto con las comidas sino inmediatamente después de haber finalizado una de las comidas principales. Si está tomando algún medicamento que controla la producción de ácido en el estómago se recomienda tomar CANADIOL, cápsulas junto con una bebida de cola. No se recomienda tomar bebidas alcohólicas Embarazo: Consulte a su médico o farmacéutico antes de tomar un medicamento. No se utilizará CANADIOL, cápsulas en caso de embarazo. Si está en edad fértil y pudiera quedarse embarazada, debe de tomar precauciones anticonceptivas adecuadas, para asegurarse de no quedarse embarazada mientras que está tomando el medicamento. Como CANADIOL, cápsulas permanece en el organismo durante algún tiempo después de la interrupción del tratamiento, una vez acabado el tratamiento con CANADIOL, cápsulas se debe continuar utilizando algún método anticonceptivo útil, hasta la siguiente menstruación. Lactancia: Consulte a su médico o farmacéutico antes de tomar un medicamento. Si usted está amantando consulte con su médico antes de tomar CANADIOL, cápsulas, dado que en la leche pueden aparecer pequeñas cantidades del medicamento. Uso en Niños: CANADIOL, cápsulas no debe utilizarse en niños. Solamente en casos excepcionales puede ser prescrito por el médico. Conducción y uso de máquinas No hay ningún problema para conducir o manejar maquinaria, a no ser que se sienta mareado. Toma de otros medicamentos Informe a su médico o farmacéutico si está tomando o ha tomado recientemente cualquier otro medicamento incluso los adquiridos sin receta médica. Informe a su médico o farmacéutico sobre los medicamentos que está tomando en ese momento. No deben tomarse al mismo tiempo algunos medicamentos, si se toman ciertos medicamentos a la vez tienen que hacerse adaptaciones (por ejemplo de la dosis). No se puede utilizar CANADIOL, cápsulas junto con alguno de los siguientes medicamentos: ciertos medicamentos para la alergia, principalmente terfenadina, astemizol y mizolastina. cisaprida, un medicamento utilizado para los problemas digestivos. con ciertas medicinas de las que se utilizan para bajar el colesterol, como por ejemplo simvastatina y lovastatina. con los medicamentos inductores del sueño, midazolam y triazolam. Pimozida y sertindol, medicamentos para los desordenes psicóticos. Levacetilmetadol, un medicamento utilizado en el tratamiento de la dependencia con opioides. Alcaloides del cornezuelo del centeno, tales como dihidroergotamina y ergotamina utilizados en el tratamiento de la migraña. Alcaloides del cornezuelo del centeno, tales como ergometrina (ergonovina) y metilergometrina (metilergonovina) utilizados en el control del sangrado y mantenimiento de las contracciones del útero tras el parto. Ciertos medicamentos utilizados para tratar el ritmo irregular de los latidos del corazón, principalmente quinidina y dofetilida. Ciertos medicamentos pueden disminuir de una forma muy extensa la acción de CANADIOL,cápsulas. Esto se puede aplicar particularmente a algunos productos utilizados para el tratamiento de la epilepsia (por ejemplo carbamacepina, fenitoina y fenobarbital) y de la tuberculosis (por ejemplo, rifanpicina, rifabutin, e isoniacida). Por tanto debe informar siempre a su médico si está utilizando alguno de estos productos para que puedan tomarse las medidas adecuadas. La combinación con otros medicamentos puede requerir una adaptación de la dosis, bien de CANADIOL, cápsulas, o bien de los otros medicamentos. Ejemplos son: ciertos antibióticos llamados claritromicina, eritromicina, rifabutina. ciertos fármacos que actúan sobre el corazón y los vasos sanguíneos (digoxina, disopiramida algunos bloqueantes de los canales del calcio, cilostazol); fármacos que enlentecen la circulación de la sangre; metilprednisolona, budesonida, y dexametasona, fármacos administrados por la boca, mediante inyección o inhalación por trastornos tales como inflamaciones, asma y alergias; ciclosporina A, tracolimus y rapamicina (también conocido como sirolimus), que se utilizan usualmente después de un trasplante de órganos; ciertos inhibidores de la proteasa VIH ; ciertos medicamentos utilizados en el tratamiento del cáncer; ciertos medicamentos utilizados para el tratamiento de la ansiedad o para conciliar el sueño (tranquilizantes), principalmente buspirona, alprazolam y brotizolam; ebastina, un medicamento para la alergia. reboxetina, un medicamento utilizado para tratar la depresión. atorvastatina, un medicamento utilizado para disminuir el colesterol; eletriptan, un medicamento utilizado para tratar las migrañas. halofantrina, un medicamento utilizado para tratar la malaria; repaglinida, un medicamento utilizado para tratar la diabetes. Debe haber suficiente acidez en el estómago para asegurar la absorción de CANADIOL, cápsulas por el cuerpo. Por tanto las medicinas que neutralizan la acidez del estómago no se deben tomar hasta después de dos horas de haber tomado CANADIOL, cápsulas. Por la misma razón, si usted está tomando medicinas que paralizan la producción de ácido en el estómago, tome CANADIOL, cápsulas junto con una bebida de cola. En caso de alguna duda consulte a su médico o farmacéutico. 3. COMO TOMAR CANADIOL, cápsulas Siga estas instrucciones a menos que su médico le haya dado otras indicaciones distintas. Recuerde tomar su medicamento. Su médico le indicará la duración de su tratamiento con CANADIOL, cápsulas. No suspenda el tratamiento antes. Si estima que la acción de CANADIOL, cápsulas es demasiado fuerte o débil, comuníqueselo a su médico o farmacéutico. Usted debe tomar CANADIOL, cápsulas inmediatamente después de las comidas, pues así se absorbe mejor. Trague las cápsulas con un poco de agua. La cantidad de cápsulas que usted debe tomar y durante cuanto tiempo depende del tipo de hongo y del lugar donde se localice la infección. Su médico le dirá exactamente cuanto CANADIOL, cápsulas debe tomar. Las siguientes dosis son las más frecuentes: TIPO DE INFECCIÓN CÁPSULAS POR DÍA DURACIÓN Infección vaginal 2 cápsulas dos veces al día o 1 día 2 cápsulas una vez al día 3 días Infección de la piel 2 cápsulas una vez al día o 7 días 1 cápsula una vez al día 2 semanas Si están afectadas las palmas de las manos o las plantas de los pies se pueden necesitar 2 cápsulas dos veces al día durante 7 días o 1 cápsula una vez al día durante 1 mes. Infecciones de la boca 1 cápsula una vez al día 2 semanas Infecciones de los ojos 2 cápsulas una vez al día 3 semanas Infecciones internas 1 a 4 cápsulas diarias periodos más largos Infecciones de las uñas: dependiendo de sus necesidades personales su doctor optará por un tratamiento continuo o pulsátil. Tratamiento continuo para las infecciones de las uñas de los pies TIPO DE INFECCIÓN CAPSULAS POR DÍA DURACIÓN Tratamiento continuo para uñas 2 cápsulas una vez al día 3 meses Tratamiento pulsátil para las uñas: Consiste en dos cápsulas dos veces al día durante 1 semana; después deja de tomar CANADIOL, cápsulas durante 3 semanas. A continuación se repite el ciclo, una vez para las uñas de las manos y dos veces para las uñas de los pies (con o sin infección en las uñas de las manos). (ver la siguiente tabla) Semana # 1 # 2 # 3 # 4 # 5 # 6 # 7 # 8 # 9 # 10 Uñas de los pies con o sin afectación de las uñas de las manos Tomar 2 cápsulas dos veces al día Sin tratamiento con CANADIOL, cápsulas Tomar 2 cápsulas dos veces al día Sin tratamiento con CANADIOL, cápsulas Tomar 2 cápsulas dos veces al día Interrumpir el tratamiento Solo las uñas de las manos Tomar 2 cápsulas dos veces al día Sin tratamiento con CANADIOL, cápsulas Tomar 2 cápsulas dos veces al día Interrumpir el tratamiento En las infecciones de la piel las lesiones desaparecerán pocas semanas después de terminar el tratamiento. Esto es característico de las manchas producidas por hongos: el medicamento elimina al hongo en si mismo pero la lesión no desaparece hasta que no crezca una nueva piel. Las lesiones de las uñas desaparecerán de 6 a 9 meses después de terminar el tratamiento, ya que el medicamento solo elimina el hongo en si mismo. La uña tiene que crecer y esto lleva varios meses. Por lo tanto no se preocupe si usted no nota mejoría durante el tratamiento: el medicamento se mantiene un sus uñas durante varios meses y cumple su misión. Por tanto, debe de interrumpir el tratamiento en el momento que le indique su médico aunque usted no vea ninguna mejoría. Infecciones de los órganos internos: Se pueden necesitar dosis más altas y durante mucho tiempo. Siga siempre las indicaciones de su médico, él adaptará el tratamiento a sus necesidades personales Si usted toma más CANADIOL, cápsulas ® del que debiera: Es recomendable que informe inmediatamente a su médico si ha usado demasiada cantidad de CANADIOL, cápsulas. Él tomará las medidas oportunas. En caso de sobredosis o ingestión accidental, consultar al Servicio de Información Toxicológica. Teléfono               (91) 562 04 20         (91) 562 04 20. 4. POSIBLES EFECTOS ADVERSOS Como todos los medicamentos CANADIOL, cápsulas puede tener efectos adversos. Trastornos del sistema inmune: Muy raros: reacciones de hipersensibilidad exagerada y alérgicas. Trastornos metabólicos y nutricionales: Muy raros: hipopotasemia (disminución del potasio en sangre). Trastornos del Sistema Nervioso Central Muy raros: afectación de los nervios periféricos, dolor de cabeza, y mareos. Trastornos cardíacos: Muy raros: insuficiencia cardiaca congestiva. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: Muy raros: edema pulmonar Trastornos gastrointestinales: Muy raros: dolor abdominal, vómitos, malestar asociado a las comidas, nausea, diarrea y estreñimiento. Trastornos hepatobiliares: Muy raros: hepatotoxicidad grave (incluyendo casos de insuficiencia hepática aguda muy grave), hepatitis y aumento reversible en las enzimas hepáticas. Trastornos de los tejidos epidérmicos y subcutáneos: Muy raros: síndrome de Stevens-Johnson (eritema grave de la piel mucosa y ojos), angioedema (inflamación y acumulación de liquido de forma aguda localizada en la cavidad oral y en las vías respiratorias superiores), erupción, alopecia (caída del cabello), enrojecimiento de la piel, y picor. Sistema reproductivo y trastornos de las mamas: Muy raros: trastornos menstruales Trastornos generales y afecciones del lugar de administración: Muy raros: edema (acumulación de líquido). Si se observa cualquier otro efecto adverso no descrito anteriormente, consulte a su médico o farmacéutico. 5. CONSERVACIÓN DE CANADIOL, cápsulas Mantenga CANADIOL, cápsulas fuera del alcance y la vista de los niños Manténgase a temperatura ambiente (15-30ºC) y en lugar seco. Caducidad No utilizar CANADIOL, cápsulas después de la fecha de caducidad indicada en el envase Este prospecto ha sido aprobado en: Noviembre 2004 Información para el médico en caso de sobredosis: En caso de sobredosis accidental se aplicarán medidas de apoyo. También se puede realizar lavado de estómago durante la hora siguiente a la ingestión. Se puede administrar carbón activo si se considera apropiado. Itraconazol no puede eliminarse por hemodiálisis. No se conocen antídotos específicos.
Viernes, 18 Junio 2010 | 3972 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Enfermedades
Author:Farmacia
¿Qué es la campilobacteriosis? La campilobacteriosis es una enfermedad infecciosa ocasionada por bacterias del género Campylobacter. La mayoría de las personas que enferman con campilobacteriosis contraen diarrea, calambres, dolor abdominal y fiebre dentro de 1 a 5 días después de la exposición al organismo. La diarrea puede ser sanguinolenta y puede ir acompañada de náusea y de vómitos. La enfermedad dura típicamente una semana. Algunas personas que son infectadas con Campylobacter no tienen ningún síntoma. En las personas con sistemas inmunológicos comprometidos, el Campylobacter se propaga ocasionalmente a la corriente sanguínea y ocasiona una grave infección que pone en peligro la vida. El Campylobacter es la causa bacteriana más común de la enfermedad diarreica en los Estados Unidos. Prácticamente todos los casos ocurren en eventos aislados y esporádicos, no como parte de brotes grandes. La Vigilancia activa por medio de un sistema de vigilancia especial denominado FoodNet indica que alrededor de 15 casos por cada 100,000 personas en la población, son diagnósticados cada año. Mucho más casos pasan sin diagnosticar o sin notificar y se estima que la campilobacteriosis afecta a más de 1 millones de personas cada año, o 0,5% de la población. La campilobacteriosis ocurre mucho más frecuentemente en los meses de verano que en el invierno. El organismo se aísla de lactantes y jóvenes adultos con más frecuencia que en otros grupos de edades y de los varones con más frecuencia que de las mujeres. Aunque el Campylobacter no causa por lo común la muerte, se ha estimado que 500 personas con infecciones de Campylobacter pueden morir cada año. ¿Qué clase de germen es el Campylobacter?  El organismo Campylobacter es en realidad un grupo de bacterias de configuración espiral que pueden causar enfermedad en los seres humanos y los animales. La mayor parte de la enfermedad en los seres humanos es ocasionada por una especie, llamada Campylobacter jejuni, pero 1% de los casos humanos de Campylobacter son ocasionados por otra especie. Campylobacter jejuni crece bien a temperatura del cuerpo de un ave y parece bien adaptada a las aves, que la transportan sin enfermar. La bacteria es frágil. No puede tolerar la deshidratación y puede destruirse mediante oxígeno. Crece sólo si existe menos oxígeno que la cantidad atmosférica en el entorno. La congelación reduce el número de bacterias de Campylobacter que se hallan presentes en la carne cruda. ¿Cómo se diagnostica la infección?  Muchas clases diferentes de infecciones pueden ocasionar diarrea y diarrea sanguinolenta. Los médicos pueden buscar causas bacterianas de diarrea pidiendo a un laboratorio que efectúe un cultivo de una muestra de heces de una persona enferma. El diagnóstico del Campylobacter requiere procedimientos especiales de cultivo en laboratorio, que quizás los médicos necesiten pedir específicamente. ¿Cómo se trata la campilobacteriosis?  Prácticamente todas las personas infectadas con Campylobacter se recuperarán sin ningún tratamiento específico. Los pacientes deberían beber suficientes fluidos en tanto dura la diarrea. En los casos más agudos, pueden utilizarse antibióticos tales como eritromicina o una fluoroquinolona, y pueden acortar la duración de los síntomas si se les da pronto después de manifestarse la enfermedad. Su médico tomará la decisión si necesita administrar antibióticos. ¿Hay consecuencias a largo plazo?  La mayoría de las personas que adquieren campilobacteriosis se recuperan completamente dentro de 2 a 5 días, aunque algunas veces la recuperación puede llevar hasta 10 días. En raras ocasiones, pueden resultar de la infección con Campylobacter algunas consecuencias a largo plazo. Algunas personas pueden tener artritis como consecuencia de la campilobacteriosis; otras pueden adquirir una enfermedad rara que afecta a los nervios del cuerpo a partir de varias semanas después de la enfermedad diarreica. Esta enfermedad, llamada síndrome de Guillain-Barré, ocurre cuando el sistema inmunológico de la persona recibe "instrucciones" de que ataque a los nervios propios del cuerpo y puede conducir a parálisis que dura varias semanas y de ordinario requiere atención intensiva. Se estima que aproximadamente 1 de cada 1,000 casos notificados de campilobacteriosis conducen al síndrome de Guillain-Barré. Hasta 40% de los casos de síndrome de Guillain-Barré en los Estados Unidos pueden haber sido desencadenados por la campilobacteriosis. ¿Cómo contraen las personas la infección con este germen? La campilobacteriosis ocurre de ordinario en casos únicos y esporádicos, pero también puede ocurrir en brotes, cuando un número de personas enferman todas a la vez. La mayoría de los casos de campilobacteriosis están asociados con la manipulación de pollos crudos o la ingestión de carne de pollo cruda o no cocinada suficientemente. Un número muy pequeño de organismos Campylobacter (menos de 500) pueden ocasionar la enfermedad en los seres humanos. Incluso una gota de jugo de carne de pollo cruda puede infectar a una persona. Una forma de infectarse ocurre cuando se corta carne de pollo en una madera de cortar y luego se utiliza la madera de cortar sin lavarla, o el utensilio, para preparar legumbres u otro alimento crudo o ligeramente cocinado. El organismo Campylobacter procedente de la carne cruda puede propagarse a los otros alimentos. El organismo no se propaga por lo general de una persona a otra, pero esto puede ocurrir si la persona infectada es un niño pequeño o está produciendo un gran volumen de diarrea. Los brotes más grandes debidos al Campylobacter no están asociados de ordinario con pollo crudo sino que usualmente están relacionados con el consumo de leche no pasteurizada o agua contaminada. Los animales también pueden infectarse y algunas personas han adquirido su infección de contacto con las heces infectadas de un perro o gato enfermo. Inicio de la páginaMuchas bandadas de pollos son infectadas silenciosamente por el Campylobacter; es decir, los pollos son infectados con el organismo pero no muestran signos de enfermedad. El Campylobacter puede propagarse fácilmente de un ave a otra a través de una fuente común de agua o mediante contactos con heces infectadas. Cuando se sacrifica un ave infectada, el Campylobacter puede transferirse de los intestinos a la carne. Más de la mitad de los pollos crudos en los mercados de los Estados Unidos tienen Campylobacter. El Campylobacter también se halla presente en los órganos internos, especialmente el hígado. La leche no pasteurizada puede contaminarse si la vaca tiene una infección con Campylobacter en la ubre o si la leche se contamina con estiércol. El agua de superficie y las corrientes de montaña pueden contaminarse con heces infectadas de vacas o aves silvestres. Esta infección es común en el mundo en desarrollo y quienes viajan a otros países también se hallan sometidos a riesgos de contraer la infección con Campylobacter. ¿Qué puede hacerse para evitar la infección?  Hay algunas prácticas simples de manipulación de alimentos para prevenir las infecciones con Campylobacter. Los médicos que diagnostican la campilobacteriosis y los laboratorios clínicos que identifican este organismo deberían notificar sus resultados al departamento de salud local. Si muchos casos ocurren al mismo tiempo, esto puede significar que muchas personas se vieron expuestas a un artículo alimenticio contaminado común o a una fuente de agua que pudiera aún estar disponible para infectar a más personas. Cuando ocurren brotes, las actividades de educación de la comunidad pueden dirigirse a técnicas adecuadas de manipulación de alimentos, especialmente mediante la cocción de toda la carne de pollo y otros alimentos de origen animal, y prácticas de higiene de la cocina de sentido común. Algunos datos indican que el Campylobacter puede propagarse a toda una bandada de pollos a través del agua que beben. El proporcionar fuentes de agua limpia y clorinada para los pollos pudiera prevenir las infecciones con Campylobacter en las bandadas de pollos y de esta forma disminuir la cantidad de carne contaminada que llega al mercado. Algunos consejos para prevenir la campilobacteriosis  Cocine bien todos los productos de aves. Asegúrese de que la carne está cocinada en todos sus lados (ha dejado de estar rosada), que los jugos salen claros y que el interior se ha cocinado a 170oF (77oC) para la carne de la pechuga y 180oF (82oC) para la carne de muslo. Si se le sirve carne de pollo insuficientemente cocinada en un restaurante, devuélvala para que la cocinen mejor. Lávese las manos con jabón después de manipular alimentos crudos de origen animal Lávese las manos con jabón después de manipular alimentos crudos de origen animal y antes de tocar ninguna otra cosa. Evite la contaminación cruzada en la cocina: Utilice deferentes tableros de cortar para los alimentos de origen animal y otros alimentos. Limpie cuidadosamente todos los tableros de cortar, la parte superior de los mostradores y los utensilios con jabón y agua caliente después de preparar alimentos crudos de origen animal. Evite consumir leche no pasteurizada o agua de superficie no tratada. Asegúrese de que las personas que tienen diarrea especialmente los niños, se laven las manos con cuidado y con frecuencia utilizando jabón para reducir el riesgo de propagación de la infección. Lávese las manos con jabón después de entrar en contacto con heces de mascotas o animales domésticos. ¿Qué están haciendo las entidades de salud pública para prevenir o controlar la campilobacteriosis? Para adquirir mayores conocimientos acerca de cómo el Campylobacter ocasiona la enfermedad y se propaga, los CDC iniciaron un programa de vigilancia nacional en 1982. En 1996 se instituyó un sistema de vigilancia activa más detallado; este sistema proporcionará más información sobre la frecuencia en que ocurre esta enfermedad y los factores de riesgo de contraerla. Los CDC también están haciendo un esfuerzo por informar al público acerca de la campilobacteriosis y las formas de evitar el contraer esta enfermedad. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos realiza investigación sobre cómo prevenir la infección en los pollos. La Administración de Alimentos y Fármacos ha producido un Código Modelo de Alimentos, que podría reducir el riesgo de que se sirva pollo contaminado en establecimientos comerciales de alimentos
Domingo, 17 Abril 2011 | 5217 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report


JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL


Powered by AlphaContent 4.0.15 © 2005-2014 - All rights reserved

Chat en línea

Follow us on Twitter

Sobre nosotros

Tu-farmacia.com es un portal con amplios contenidos informativos y
comerciales sobre los aspectos más relevantes de la salud. Además,
dispondrá de un amplio surtido de productos con la mejor relación
calidad-precio y siempre de la mano de los mejores profesionales.

 

Enlaces de interés