English French German Italian Spanish
Entrar con mi cuenta de Facebook
Tu Farmacia
Tu Ecotienda
A tu Belleza


Resultados 791 - 800 de 1695

Tu Medicamento/Vacunas
Author:Farmacia
Características de las vacunas TV. Vacuna de virus vivos atenuados frente al sarampión, rubéola y parotiditis. Actualmente en el mercado español existen disponibles dos vacunas frente al sarampión, la rubéola y la parotiditis con una composición variable en dependencia de las cepas utilizadas. Vacuna MSD triple ® (Aventis Pasteur MSD) Sarampión: cepa Edmonston atenuada por Enders, 1000 TCID50 Parotiditis: cepa Jeryl-Lynn, 20.000 TCID50 Rubéola: cepa Wistar RA 27/3, 1.000 TCID50 Excipientes: neomicina, albúmina humana y gelatina hidrolizada. Esta vacuna se obtiene de cultivos en células de embrión de pollo, y contiene restos de proteínas de huevo. Priorix® del laboratorio (Glaxo Smith Kline). Sarampión: cepa Schwarz, 1.000 TCID50 Parotiditis: cepa RIT 4385 (derivada de la cepa Jeryl Lynn), 15.000 TCID50 Rubéola: cepa Wistar RA.27/3, 1.000 TCID50 Excipientes: neomicina, albumina humana,...Como la anterior, esta vacuna se obtiene de cultivos en células de embrión de pollo y contiene restos de proteínas de huevo. La vacuna Triviraten® (Berna Biotech) ha dejado de comercializarse. Se trataba de la única vacuna obtenida de cultivos en células diploides humanas y que no contiene ni proteínas de huevo ni neomicina. Era una vacuna indicada únicamente en los casos de contraindicación a las vacunas cultivadas en embrión de pollo (alergia a componentes de estas vacunas, tal y como se explica en el apartado de contraindicaciones) ya que la potencia inmunogénica del componente parótida era inferior que el de las otras vacunas. Actualmente existe una vacuna con similares características para su utilización en caso de contraindicación verdadera a las otras vacunas, pero se trata de una vacuna bivalente frente a sarampión y rubéola. Se trata de la vacuna Moruviraten® (Berna Biotech) y es una vacuna de medicación extranjera. Su composición es la siguiente: Sarampión: cepa Edmonston-Zagreb 19, 1.000 TCID50 Rubéola: cepa Wistar RA 27/3, 1.000 TCID50 Excipientes: albúmina humana y lactosa Pautas de vacunación Para la prevención de la rubéola, se administrará una dosis (0,5 ml) de vacuna combinada SPR (sarampión, rubéola y parotiditis) en las mujeres no inmunes y en edad fértil. Para la prevención del sarampión, la pauta recomendada consiste en dos dosis de 0,5 ml de vacuna triple vírica separadas entre sí al menos 1 mes. Para la prevención de la parotiditis, se administrará una dosis de 0,5 ml. de vacuna combinada SRP (sarampión, rubéola y parotiditis) en adultos jóvenes no vacunados y sin historia previa de parotiditis. Vía de administración: subcutánea. Conservación e instrucciones de manejo: La vacuna triple vírica en forma liofilizada es estable, aún a temperaturas bajo cero, y no se daña por procesos de congelación. Debe ser conservada entre 2-8º C. Una vez reconstituida debe ser mantenida en frío durante toda la sesión de inmunización ya que pierde rápidamente su potencia inmunogénica.  Puntos clave Las vacunas frente al sarampión, la rubéola y la parotiditis se encuentran en el mercado en presentación combinada como vacuna triple vírica. >>> En los pacientes con contraindicación verdadera a las vacunas cultivadas en embrión de pollo o en personas con reacción anafiláctica a la Neomicina puede utilizarse la vacuna bivalente frente al sarampión y la rubéola (Moruviraten â), aunque su uso debe ser muy restrictivo ya que no inmunizará frente a la parotiditis. >>> La pauta de vacunación en adultos no inmunes es de 1 dosis para la rubéola y la parotiditis y de dos dosis separadas por un mes para el sarampión (se recomienda esta última pauta en aquellas personas no inmunes que hayan nacido con posterioridad a 1970). >>> En nuestro entorno se utiliza la vacuna Triple Vírica en todos los niños como parte del calendario infantil (2 dosis) y en adultos no inmunes en caso de brotes, en viajeros a zonas de alta endemia y en trabajadores sanitarios o de centros educativos (2 dosis). La vacunación frente a la rubéola se recomienda además en todas las mujeres en edad fértil y la vacunación frente a la parotiditis en todos los varones no inmunes. >>> La vacuna TV está contraindicada en inmunodeficientes severos y en embarazadas. >>> Arriba Recomendaciones de las Sociedades PAPPS: TV: Adultos jóvenes no vacunados y que carezcan de certificado de haber padecido el sarampión. Rubéola: mujeres a edad genésica. TV: convivientes de casos, contactos en brotes (en las 72 horas postexposición). Rubéola: trabajadores sanitarios no inmunizados (1 dosis TV). CS: Mujeres no inmunes en edad fértil para la protección frente a la rubéola (utilizar TV: 1 dosis). Trabajadores sanitarios y de instituciones educativas no inmunizados (utilizar TV: 2 dosis). Control de brotes y vacunación de contactos no inmunes (utilizar triple vírica). Viajeros no inmunes a zonas de alta endemia (utilizar TV). Adultos jóvenes no vacunados y sin historia de parotiditis (utilizar 1 dosis de TV). CDC (ACIP): Sarampión adultos nacidos después de 1957 (2 dosis, con 1 mes de intervalo); Rubéola: Adultos nacidos desde 1957 sin antecedente clínico: 1 dosis TV. ICSI: TV: personas no inmunes nacidas desde 1956, 2 dosis de vacuna del sarampión, puede ser de TV Vacunación en grupos especiales Ciertos grupos podrían tener un mayor riesgo de exposición y transmisión de estas enfermedades por lo que se debe valorar la necesidad de establecer actuaciones específicas para ellos. Entre estos grupos se encuentran: Personas que trabajan en instituciones educativas: estas instituciones constituyen potenciales áreas de alto riesgo para la transmisión de estas enfermedades. Los profesores y cuidadores de niños en escuelas infantiles, guarderías y de otros niveles educativos, nacidos después de 1970 deben estar correctamente protegidos mediante la administración de dos dosis de vacuna triple vírica siempre que se constate que no padecieron las enfermedades contra las que se vacuna. Personal sanitario: el personal sanitario tiene un mayor riesgo de adquirir estas enfermedades que la población general. Las personas que trabajan en hospitales u otras instituciones sanitarias, deben estar debidamente protegidas frente al sarampión, la rubéola y la parotiditis, ya que pueden contraer y transmitir estas enfermedades a sus pacientes. El screening serológico previo a la vacunación se considera coste/efectivo, pero solo tiene sentido cuando no existe documentación adecuada de la recepción de dos dosis de vacuna triple vírica. Viajeros internacionales: las enfermedades frente a las que protege la vacuna triple vírica son todavía endémicas en muchos países. Los viajeros a zonas endémicas que no estén inmunizados y en los que no se constate que padecieron previamente sarampión y parotiditis (los varones) y sarampión y rubéola (las mujeres) deben ser protegidos mediante la vacunación con vacuna triple vírica. Personas infectadas por VIH: las personas infectadas por VIH tienen un mayor riesgo de complicaciones graves si contraen el sarampión. Los nuevos diagnósticos de infección por VIH, sean niños o adultos, sin evidencia de inmunidad frente al sarampión deben recibir la vacuna triple vírica, a menos que exista evidencia de inmunodepresión grave. Se han observado incrementos transitorios en la carga viral después de la administración de algunas vacunas, pero no se conoce su significado clínico. Teóricamente podría esperarse un aumento similar después de la vacunación con triple vírica. La vacuna triple vírica no está contraindicada en los contactos familiares o estrechos de pacientes inmunocomprometidos (no se ha documentado ningún caso de transmisión del virus vacunal). Toda la familia y otros contactos de personas infectadas por VIH deberían ser vacunadas con triple vírica, a menos que tengan una evidencia aceptable de inmunidad frente al sarampión. Control de brotes, o personas expuestas al sarampión: la exposición al sarampión no es una contraindicación para la vacunación y esta puede proporcionar protección si la vacuna se administra en las primeras 72 horas después de la exposición. Si la exposición no causa infección, la vacunación inducirá protección contra una infección posterior. Si la exposición da como resultado la infección, no hay evidencias que indiquen que la administración de la vacuna incremente el riesgo de efectos adversos asociados. Inmunogenicidad, eficacia, reactogenicidad y tolerancia Inmunogenicidad y eficacia. Todas las vacunas de triple vírica inducen anticuerpos protectores detectables frente al sarampión en el 96-98%, frente a la rubéola en el 90-95% y frente a la parotiditis en el 85-90% de los vacunados. La vacuna produce inmunidad frente al sarampión en más del 96% de los receptores de 15 ó más meses de edad, pero cuando la vacuna se administra a edades inferiores a 12 meses, la tasa de seroconversión es menor. La vacunación induce inmunidad celular y humoral. Tras la vacunación, los primeros anticuerpos aparecen entre los 12-15 días y el pico máximo se produce a los 21-28 días. Los títulos de anticuerpos producidos por la vacunación disminuyen con el tiempo, lo mismo que tras la infección natural, pudiendo llegar a ser indetectables. El título de anticuerpos tras la vacunación es típicamente más bajo que el producido por la infección natural. Sin embargo, la inmunización normalmente proporciona una inmunidad tan sólida como la infección natural, y probablemente para toda la vida del sujeto. La vacunación suprime la inmunidad celular tal y como sucede en la infección natural. Esta supresión tiene una duración de aproximadamente 4 semanas. La inmunidad se refuerza cuando se administra una segunda dosis, o cuando la persona experimenta un contacto con el virus salvaje. Tras la revacunación, los anticuerpos protectores, principalmente de tipo IgG, aparecen antes y su título es mayor que tras la vacunación inicial. Se detectan a los 5-6 días, con un pico máximo a los 12 días, lo que es característico de la respuesta anamnésica. Todos los estudios indican que si la primera dosis es administrada después del año de vida, más del 99% de las personas que reciben 2 dosis desenvuelven evidencia serológica de inmunidad frente al sarampión, ya que casi todas las personas que no responden a la primera dosis de vacuna lo hacen a la revacunación. Reactogenicidad/Tolerancia. Las reacciones adversas asociadas con la administración de la vacuna triple vírica (excepto las reacciones alérgicas), se deben a la replicación del virus vacunal con la subsecuente enfermedad leve. Estas reacciones suelen ocurrir entre 5-12 días tras la vacunación y se presentan en personas que son susceptibles a la infección. Son muy raras después de la revacunación. No hay evidencia de incremento del riesgo de reacciones adversas tras la vacunación en personas que ya son inmunes a estas enfermedades. Entre las reacciones adversas que pueden presentarse tras la vacunación se encuentran: Fiebre: es el síntoma más frecuente. Aunque los 3 componentes de la vacuna pueden causar fiebre, es el componente sarampión el que se asocia más frecuentemente. Aproximadamente un 5-15% de los vacunados pueden desarrollar una temperatura superior a 39º C a los 7-12 días después de la inmunización, que suele durar 1-2 días. La incidencia de convulsión febril atribuible a la vacunación es de aproximadamente 7/100.000 niños vacunados. Exantema transitorio: normalmente aparece entre los 7-10 días después de la vacunación y puede presentarse hasta en un 4-5% de los vacunados, con una duración aproximada de 2 días. Trombocitopenia: es una complicación rara que puede presentarse hasta 2 meses después de la vacunación. Su frecuencia es de 1 caso/30.000 a 40.000 vacunados y su pico máximo de aparición puede estar entre las 2-3 semanas tras la vacunación. El curso clínico suele ser transitorio y benigno y se recupera completamente en los 6 meses desde su inicio. El riesgo de desarrollar trombocitopenia durante la infección por sarampión es mucho mayor que el riesgo después de la vacunación. Este riesgo puede ser mayor en aquellas personas que padecen púrpura trombocitopénica idiopática, especialmente en aquellos que presentaron una púrpura trombocitopénica después de la primera dosis de vacuna. Artralgias y síntomas articulares: están asociados al componente rubéola, y es más frecuente en adultos jóvenes que en niños y especialmente en mujeres. Las artralgias pueden presentarse en un 25% de las mujeres adultas susceptibles, comienzan generalmente 1-3 semanas después de la vacunación y persisten entre 1 día y 3 semanas. Reacciones alérgicas: erupciones y urticaria en el lugar de la inyección, son poco importantes y tienen una frecuencia muy baja (aproximadamente 0,6/100.000). Las reacciones anafilácticas inmediatas son extremadamente raras y se estiman en menos de un caso por millón de dosis administradas. Alteraciones neurológicas: son raras y no necesariamente denotan una relación causal entre la enfermedad y la vacunación. Aunque se han descrito varios casos de asociación de sordera neurosensorial y vacunación, no existen evidencias para poder aceptar la relación causal. Panencefalitis esclerosante subaguda (PEES): la vacunación contra el sarampión reduce considerablemente el desarrollo de la PEES, como se evidencia por la práctica eliminación de ésta después de la introducción de la vacunación rutinaria. Raramente se han descrito casos de PEES entre personas sin historia de infección natural por el virus del sarampión pero que sí recibieron la vacuna. La evidencia indica que, al menos en algunos casos, existía una infección no reconocida de sarampión antes de que fueran vacunados y que la PEES estaba directamente relacionada con la infección natural. Encefalitis: la encefalitis con deterioro residual permanente del SNC se desarrolla en aproximadamente 1/1000 personas infectadas por el virus salvaje del sarampión. La vacuna fue también implicada en el desarrollo de este síndrome, pero los estudios han demostrado que la evidencia no es adecuada para aceptar la relación causal. Encefalopatía: a pesar de que se notificaron casos de encefalopatía después de la administración de la vacuna del sarampión, la ausencia de un síndrome clínico único o de un test específico de laboratorio, impidió la valoración de la causalidad. Sin embargo, varios estudios de vigilancia han notificado casos de encefalopatía en asociación temporal con la vacunación. La encefalopatía puede presentarse a los 6-15 días después de la vacunación y su frecuencia se estima en 1 caso/ 2 millones de dosis administradas. La encefalopatía ocurre menos frecuentemente después de la administración de la vacuna que después de la infección por sarampión. Síndrome de Guillain-Barré (SGB): a pesar de que durante años el SGB se asoció con la vacunación contra el sarampión, estudios más recientes han demostrado que esta asociación no existe. Contraindicaciones y precauciones Enfermedad grave. La vacunación está contraindicada en presencia de fiebre alta, y deberá diferirse hasta la recuperación de la enfermedad que la causa, por la probabilidad de que la infección concurrente pueda interferir en la seroconversión. Reacción anafiláctica grave a dosis previa o a alguno de los componentes. Pueden desencadenar una reacción alérgica las proteínas de huevo, la neomicina y la gelatina hidrolizada. La única contraindicación absoluta para utilizar la vacuna triple vírica obtenida de cultivos en células de embrión de pollo es el antecedente de reacción anafiláctica a la neomicina o a la gelatina hidrolizada (urticaria, edema angioneurótico, apnea, hipotensión y shock). En dermatitis u otra reacción alérgica leve no está contraindicada. Las personas con reacción alérgica no anafiláctica a las proteínas de huevo o con reacciones alérgicas al pollo, pueden ser vacunadas. En cuanto a las personas con reacción anafiláctica al huevo, existe cada vez más evidencia de que pueden ser vacunadas normalmente, pero es una norma de precaución derivarlas a un servicio de alergia. En los casos de verdadera contraindicación a la vacuna triple vírica cultivada en células de embrión de pollo, deberá utilizarse la vacuna bivalente Moruviraten® (Berna Biotech) que no contiene ni proteínas de huevo, ni neomicina ni gelatina hidrolizada, aunque debe tenerse en cuenta que no se inmuniza frente a parotiditis, por lo que no se debe utilizar esta vacuna de Berna fuera de esta indicación concreta. Inmunodeficiencias severas: Las personas que tienen algún tipo de inmunodeficiencia y las personas con terapia inmunosupresora incluyendo los corticoides a altas dosis, no deben recibir la vacuna triple vírica si se encuentran severamente inmunocomprometidas. Para reducir el riesgo de exposición de estos pacientes, deben ser vacunados sus contactos familiares susceptibles. Personas infectadas por VIH: Se recomienda la vacunación en las personas asintomáticas o sintomáticas que no están severamente inmunodeprimidas y en las que tengan pérdida de la inmunidad. Tratamiento con esteroides: los corticoides sistémicos pueden deprimir el sistema inmune de personas por otra parte sanas. La terapia con corticoides no contraindica la vacunación cuando el tratamiento es: De corta duración (
Jueves, 12 Agosto 2010 | 2666 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
792. Gripe
Tu Medicamento/Vacunas
Author:Farmacia
Características de las vacunas Pautas y vía de administración Inmunogenicidad, efectividad, tolerancia/reactogenicidad Recomendaciones de las Sociedades Grupos especiales Contraindicaciones Administración simultánea con otras vacunas Bibliografía Características de la vacuna Composición: Todas las vacunas disponibles se obtienen a partir de cultivos de huevos embrionados. Son vacunas inactivadas con formol o betapropiolactona y todas son trivalentes conteniendo 15 µg de dos subtipos del serotipo A (H1N1 y H3N2) y 15 µg de una cepa del serotipo B. La composición exacta de las vacunas que se utilizan cada año es recomendada por la OMS sobre la base de la información disponible acerca de la prevalencia de aislamientos de cepas concretas que circulan en todo el mundo. Cada producto comercial presenta excipientes diferentes: Algunas contienen trazas de antibióticos como la neomicina o la polimixina y algunas contienen también tiomersal como conservante. Se presentan en viales de 0,5 ml con o sin jeringa precargada. En la actualidad existen varios tipos de vacunas: Vacunas de virus enteros: Inflexal® del laboratorio Berna y Vacuna antigripal entera® del laboratorio Leti. Vacunas de virus fraccionados: obtenidas mediante la ruptura del lípido de la membrana: Fluarix® del laboratorio Glaxo Smith Kline, Gripavac® y Vacuna antigripal Pasteur® del laboratorio Aventis Pasteur MSD y Mutagrip® del laboratorio Aventis Pharma, Vacunas de subunidades: contienen los antígenos de superficie Hemaglutinima y Neuraminidasa: Chiroflu® del laboratorio Esteve, e Imuvac® del laboratorio Solvay Pharma. Vacunas adyuvadas: son vacunas de subunidades con MF59C.1 (escualeno) como adyuvante: Chiromas® del laboratorio Esteve. Vacunas de virosomas: son también vacunas de subunidades envueltas en un virosoma: Inflexal Berna V® del laboratorio Berna. Conservación: Como todas las vacunas debe ser conservada entre 2º C y 8º C. No puede ser congelada.   Pautas y vía de administración Se administra una dosis de 0,5 ml de forma anual con la vacuna específica para cada año. Los niños menores de 9 años deben recibir 2 dosis de vacuna antigripal con un intervalo de un mes entre ellas en el caso de que la reciban por primera vez en su vida, o de que no presenten evidencia clara de haber padecido previamente la enfermedad. Los niños menores de tres años, deberán recibir 0,25 ml, es decir la mitad de la dosis de adulto. En adultos, la aplicación de una segunda dosis durante la misma temporada no ha demostrado un aumento significativo de la respuesta de anticuerpos ni una mayor protección clínica, sea cual fuere su estado vacunal previo. Se administra preferentemente por vía intramuscular, aunque puede utilizarse la vía subcutánea profunda (evitarla en niños). En adultos y niños mayores de 1 ó 2 años el lugar de elección es la zona deltoidea del brazo. En lactantes y niños pequeños es preferible la cara antero-lateral del muslo. Inmunogenicidad, efectividad y tolerancia/reactogenicidad Inmunogenicidad Tras la vacunación, la mayoría de los niños y adultos jóvenes desarrollan elevados títulos de anticuerpos que protegen contra la infección por cepas similares a las incluidas en la vacuna. Los ancianos y las personas con enfermedades crónicas pueden desarrollar títulos más bajos por lo que pueden permanecer susceptibles a la infección del tracto respiratorio superior. Sin embargo, incluso entre estas personas la vacuna puede ser eficaz en la prevención de las complicaciones secundarias y en la reducción del riesgo de hospitalización y de muerte. Efectividad La efectividad de la vacuna depende de la edad y de la inmunocompetencia del huésped, y también del grado de similitud entre las cepas de los virus incluidos en las vacunas y de los virus que estén en circulación. La vacuna previene la enfermedad en aproximadamente un 70-90% de las personas menores de 65 años sanas. Un ensayo clínico randomizado realizado entre personas de 60 o más años no institucionalizadas demostró una efectividad vacunal del 58% contra la infección respiratoria por influenza pero indicó que ésta puede ser inferior en personas de 70 o más años. En el anciano, parece que la vacunación también está relacionada con reducciones en el riesgo de hospitalización por enfermedad cardiaca, cerebrovascular y neumonía, así como a una disminución del riesgo de muerte por todas las causas durante las estaciones de la gripe. Entre las personas de mayor edad y no institucionalizadas la vacuna tiene una eficacia del 30-70% para prevenir la hospitalización por gripe o neumonía. Entre las personas mayores institucionalizadas la vacuna tiene una efectividad del 50-60% para prevenir la hospitalización o la neumonía y un 80% para prevenir la muerte, aunque la efectividad para prevenir la enfermedad oscila entre un 30-40%. Tolerancia/reactogenicidad Dado que la vacuna antigripal no contiene virus vivos, no puede ocasionar la gripe. Cualquier enfermedad respiratoria que acontezca inmediatamente después de la vacunación representa una infección coincidente inadvertida y no relacionada con la vacunación. Dado que la vacuna antigripal no contiene virus vivos, no puede ocasionar la gripe. Cualquier enfermedad respiratoria que acontezca inmediatamente después de la vacunación representa una infección coincidente inadvertida y no relacionada con la vacunación. El efecto secundario más frecuente es la reacción local (dolor, eritema, induración), que dura menos de 48 horas, en el lugar de la inyección. Este efecto se presenta en un 10-64% de los vacunados. Estas reacciones locales generalmente son leves y raramente interfieren con las actividades rutinarias. Con menor frecuencia pueden ocurrir dos tipos de reacciones sistémicas: Fiebre, malestar, mialgias y otros síntomas sistémicos, que se inician a las 6-12 horas tras la vacunación, y persisten 1-2 días. Afectan más frecuentemente a las personas que no estuvieran expuestas anteriormente a los antígenos del virus de la gripe contenidos en la vacuna. Ensayos clínicos recientes demuestran que este tipo de síntomas no aumentan cuando se utilizan vacunas de subunidades en personas adultas y ancianas en relación con la administración de un placebo. Con muy poca frecuencia pueden aparecer reacciones inmediatas (presumiblemente alérgicas), que se manifiestan como angioedema, asma o anafilaxia. Probablemente, estas reacciones se producen por hipersensibilidad a algún componente de la vacuna (habitualmente por proteínas residuales de huevo).   Recomendaciones de las Sociedades Existe unanimidad en la recomendación de vacunación antigripal en todas las personas mayores aunque las diferentes sociedades o grupos de trabajo difieren en cuanto al límite de edad por encima del cual se recomienda la vacunación poblacional. Programa Ampliado de Prevención en atención Primaria de Salud: PAPPS y EUROPA: Personas >=65 años (excepto Austria, Alemania y Hungría que recomienda la vacunación a los >=de 60 años). CCAA: personas >64 años, Cataluña y Madrid: >60 años; Centers for Disease Control: CDC (ACIP): adultos >50 años International Computer Science Institute: ICSI: adultos >50 años. También existe consenso en cuanto a la vacunación de personas de más de 5 meses de edad que, por sus condiciones clínicas, tuviesen aumentado el riesgo de sufrir las complicaciones derivadas de padecer la enfermedad, bien por complicaciones propias de la gripe, bien por la posibilidad de que el padecimiento de la enfermedad gripal pueda descompensar su patología de base. Algunas personas de alto riesgo (por ejemplo: ancianos, receptores de transplantes o personas con SIDA) pueden no responder adecuadamente a la vacunación y permanecer con riesgo de padecer la gripe, por lo que se les debe proteger intentando minimizar las posibilidades de que sus cuidadores les transmitan la infección. Los estudios llevados a cabo evidencian que la vacunación del personal sanitario o de personal de instituciones cerradas está asociada con un descenso de la mortalidad de las personas a las que atienden. PAPPS: Pacientes con enfermedades crónicas (cardiopulmonares, metabólicas); gestantes en el 2º ó 3er trimestre embarazo. Actividad laboral: trabajadores sanitarios y de centros donde están institucionalizadas personas >64 años o con riesgo de complicaciones de la gripe; trabajadores de servicios públicos esenciales como bomberos, policías y profesores. Convivientes con personas de riesgo de complicaciones. CCAA: Pacientes con enfermedades crónicas pulmonares o cardiovasculares (incluye asma), residentes en instituciones cerradas con procesos crónicos, enfermedades metabólicas crónicas (incluye diabetes mellitus), alteraciones renales, hemoglobinopatías o inmunosupresión (incluyendo inmunosupresión debida a la medicación), niños y adolescentes (6 meses a 18 años) con tratamientos prolongados con aspirina, mujeres embarazadas (segundo o tercer trimestre), grupos potencialmente capaces de transmitir la enfermedad a otras personas de alto riesgo (personal médico, de enfermería y cualquier otro personal hospitalario o ambulatorio, empleados de instituciones cerradas y otras instituciones para enfermos crónicos, asistentes domiciliarios y convivientes de personas incluidas en grupos de riesgo), viajeros con factores de riesgo y trabajadores de servicios esenciales para la comunidad como bomberos, policías y profesores. CDC (ACIP): Residentes en centros de crónicos; pacientes con enfermedades crónicas (cardiopulmonares -incluyendo asma-, metabólicas –incluyendo diabetes-, renales; hemoglobinopatías); inmunodeprimidos, 2º ó 3er trimestre embarazo. Actividad laboral: trabajadores sanitarios y de centros donde están institucionalizadas personas >64 años o con riesgo de complicaciones de la gripe. Mujeres que están dando de mamar. Viajeros. Convivientes con personas de riesgo de complicaciones (incluyendo entorno familiar de pacientes crónicos, mayores de 64 años y de niños hasta 23 meses). Niños y adolescentes (6 meses a 18 años) con tratamientos prolongados con aspirina. Niños de 6 a 23 meses. ICSI: niños de 6 a 59 meses de edad =6 meses de grupos de riesgo cardiovascular, respiratorio, diabetes mellitus, enfermedad crónica renal e inmunodeficiencia, tratamiento prolongado con aspirina…; >64 años de edad; convivientes y cuidadores de personas de riesgo, incluyendo convivientes con niños de =6 meses de grupos de riesgo cardiovascular, respiratorio, diabetes mellitus, enfermedad crónica renal e inmunodeficiencia. Hay menor unanimidad en la recomendación de vacunación de los pacientes HIV+ y en niños que están bajo tratamiento prolongado con aspirina. Tampoco es unánime la recomendación de vacunación de los contactos familiares de personas de riesgo, y sólo Bélgica, Suiza y Rumania recomiendan de forma generalizada la vacunación de las mujeres embarazadas   Grupos especiales Personas que viajan al extranjero Cada vez con más frecuencia, ancianos y personas con condiciones médicas de alto riesgo realizan viajes internacionales. La probabilidad de exposición a la gripe durante estos viajes varía según la estación en la que se viaja y del destino. En los trópicos, la gripe puede incidir durante todo el año; la época de mayor incidencia en el hemisferio sur es de abril a septiembre, mientras que en el hemisferio norte es de octubre a febrero. Las personas con alto riesgo de complicaciones por la gripe que no fueron vacunados durante el otoño-invierno precedente deberían recibir la vacuna antes de iniciar un viaje: A los trópicos en cualquier época del año Al hemisferio sur entre abril e septiembre En grupos organizados en cualquier época del año Las personas de alto riesgo que recibieran la vacuna de la temporada anterior previamente al viaje, se revacunarán durante el otoño-invierno siguiente, con la vacuna actualizada. Personas infectadas por el VIH Existe poca información sobre la frecuencia y severidad de la gripe en las personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), pero recientes estudios realizados en mujeres con infección por VIH encontraron que el riesgo de hospitalización por causas cardiovasculares fue mayor durante la temporada de gripe. El riesgo de hospitalización en estas mujeres fue mayor que el riesgo para mujeres con otras patologías bien reconocidas de alto riesgo de complicaciones de la gripe, incluyendo enfermedades cardíacas crónicas y pulmonares. Otros estudios sugieren que los síntomas gripales pueden prolongarse y puede aumentar el riesgo de complicaciones en las personas infectadas por el VIH. Aunque algunos estudios demostraron un aumento transitorio de la replicación viral del VIH-1 tras la administración de la vacuna, otros estudios que utilizaron las mismas técnicas de laboratorio no indican ningún incremento sustancial de dicha replicación. Además, no se demostró en ningún caso un descenso del nivel de CD4 ni progresión clínica de la enfermedad en las personas VIH (+) que recibieron la vacunación antigripal. Dado que la gripe puede derivar en una enfermedad grave y con complicaciones y debido a que la vacunación puede dar lugar a la producción de títulos adecuados de anticuerpos, se aconseja la vacunación de estas personas incluyendo las mujeres embarazadas infectadas por VIH. Mujeres embarazadas Los estudios realizados hasta el momento sugieren que el embarazo puede aumentar el riesgo de complicaciones serias por la gripe. El riesgo relativo de hospitalización por problemas cardiorrespiratorios se incrementa de 1,4 durante las semanas 14-20 de la gestación a 4,7 durante las semanas 37-42, si se compara con el riesgo durante los 6 meses posparto. Las mujeres en el tercer trimestre del embarazo tuvieron una tasa de hospitalización comparable a la de mujeres no embarazadas con condiciones médicas de alto riesgo. Por esto, las mujeres embarazadas de 14 ó más semanas deberían ser vacunadas. Las mujeres embarazadas con condiciones médicas de alto riesgo de complicaciones por la gripe, deberán ser vacunadas independientemente del momento del embarazado ya que se trata de una vacuna inactivada y, por lo tanto, es segura en cualquier etapa del embarazo. Contraindicaciones Las personas que experimentaran síntomas de urticaria, hinchazón de los labios o de la lengua, distress respiratorio agudo o colapso después de la ingestión de huevo, deben ser valoradas por un alergólogo antes de que se les administre la vacuna. Las personas que tengan una hipersensibilidad mediada por Ig E documentada, incluyendo a las personas con asma ocupacional o otras respuestas alérgicas a las proteínas de huevo, pueden tener un riesgo aumentado de alergia a la vacuna antigripal y deben ser también valoradas por el alergólogo. Existen protocolos para poder administrar la vacuna a las personas alérgicas al huevo con seguridad. Aunque la administración de vacunas que contengan tiomersal puede desencadenar una reacción alérgica, esto no suele ocurrir aun en los casos en los que las pruebas alérgicas indiquen hipersensibilidad al tiomersal. En los casos notificados de hipersensibilidad, la reacción fue de tipo local y retardado. En el caso de que no se pueda administrar la vacuna, el uso profiláctico de agentes antivirales (amantadina, rimantadina) es una opción para la prevención de la gripe A. No existen evidencias sobre la asociación causal entre la vacuna antigripal y el Síndrome de Guillain-Barré (SGB). Todas las investigaciones realizadas indican que no existe un incremento substancial de la incidencia de este síndrome con la vacunación antigripal y que, si la vacunación constituye un riesgo, éste es de aproximadamente 1 caso adicional por millón de personas vacunadas. La incidencia de SGB en la población es baja, pero las personas con historia de haber padecido este síndrome tienen un riesgo significativamente mayor de volver a padecerlo. Aunque se desconoce si la vacunación antigripal puede aumentar el riesgo de recurrencia parece prudente no administrar la vacuna a las personas que no pertenezcan a un grupo de riesgo y que desarrollaron SGB en las 6 semanas posteriores a una vacunación antigripal previa. Aunque los datos son limitados, en la mayoría de las personas con historia de SGB y que pertenezcan a un grupo de riesgo, los demostrados beneficios de la vacunación justifican su administración anual. Generalmente es preferible atrasar la vacunación de las personas con enfermedad febril aguda hasta que remitan los síntomas. Sin embargo, enfermedades menores con o sin fiebre no contraindican su uso, particularmente las infecciones leves del tracto respiratorio superior. Como con todas las vacunas inyectables, se debe disponer de tratamiento médico y de la supervisión apropiada ante la posibilidad, aunque extremadamente poco frecuente, de reacción alérgica tras la administración da vacuna. La aplicación de la vacuna no está contraindicada en personas inmunodeficientes cualquiera que sea el motivo: inmunosupresión farmacológica, neoplasias, infección por el VIH, etc... dado que es una vacuna inactivada y, por lo tanto, no existe riesgo de proliferación viral incontrolada. Por el contrario, estas personas forman parte de un grupo de indicación específica. Únicamente se puede esperar una menor respuesta inmune. Tampoco está contraindicada en el período de lactancia materna. La vacunación puede, aunque muy raramente, producir falsos positivos en la serología de VIH, HTLV-1 y HVC. Esta respuesta, cuando aparece, es de corta duración y se atribuye a una respuesta inespecífica de Ig M. Disminuye el metabolismo hepático de la teofilina y de los anticoagulantes orales y aumenta el de la fenitoína. El significado clínico de estas interacciones es poco importante. Administración simultánea con otras vacunas La vacuna antigripal puede administrase simultáneamente con la vacuna antineumocócica, siempre y cuando se realice con jeringas y agujas diferentes y en lugares anatómicos distintos, mejorando de esta forma su efectividad. No existen estudios de administración simultánea con otras vacunas, pero las vacunas inactivadas no presentan problemas de compatibilidad con otras vacunas, sean inactivadas o vivas, por lo que, en caso de ser necesario, puede administrarse simultáneamente con cualquier otra vacuna. fuente . fisterra.es  
Jueves, 12 Agosto 2010 | 1774 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Medicamento/Vacunas
Author:Farmacia
Características de la vacuna Vacuna polisacárida 23 valente frente a las enfermedades neumocócicas producidas por los serotipos incluidos en la vacuna (VNP23) Composición: La vacuna está constituida por 25 µg de cada uno de los 23 serotipos diferentes de polisacáridos capsulares purificados del Streptococcus pneumoniae (serotipos 1, 2, 3, 4, 5, 6B, 7F, 8, 9N, 9V, 10A, 11A, 12F, 14, 15B, 17F, 18C, 19A, 19F, 20, 22F, 23F e 33F de la nomenclatura danesa). Excipientes: Fenol, Tiomersal. Solución tamponada (cloruro sódico, fosfato disódico, fosfato monosódico) y agua para inyectable (solución salina isotónica 0,5 ml). Existe una única vacuna de estas características disponible en España: Pneumo-23® del laboratorio Aventis Pasteur MSD, contiene como conservante Fenol (máximo de 1,25 mg). Existen además dos vacunas antineumocócicas conjugadas (una heptavalente y otra 13 valente), pero son de indicación exclusiva para niños hasta los 5 años de edad. Conservación. Como todas las vacunas debe ser conservada entre 2º C y 8º C. Esta vacuna no puede ser congelada. Pautas de vacunación y vía de administración Una única dosis de 0,5 ml a todas las personas, independientemente de su edad y de la pertenencia a un grupo de riesgo. En las personas con patologías de riesgo puede administrarse una segunda dosis (ver apartado de revacunación) Es recomendable la vacunación antineumocócica aprovechando la campaña de vacunación antigripal, aplicándola en lugares anatómicos distintos, en las personas no vacunadas. Vía de administración: Preferentemente intramuscular, aunque puede utilizarse la vía subcutánea. El lugar de elección es la región deltoidea del brazo. Inmunogenicidad, efectividad y tolerancia / reactogenicidad Inmunogenicidad La administración de la vacuna induce una respuesta tipo-específica, con aumento del título de anticuerpos dentro de las 2-3 semanas siguientes en más del 80% de las personas adultas sanas. Las personas de mayor edad y las personas con enfermedades crónicas pueden desarrollar títulos más bajos de anticuerpos que los adultos sanos. Sin embargo, las personas de más de dos años con asplenia anatómica o funcional responden con un nivel de anticuerpos similar a las personas sanas de la misma edad. Existe una respuesta satisfactoria también en el caso de las personas con linfoma siempre que la vacunación se lleve a cabo antes del inicio de la quimioterapia. Existe una respuesta inmunógena suficiente en otras personas de grupos de riesgo como son las personas de 65 ó más años, personas con diabetes insulino-dependiente, enfermedades cardio-pulmonares o hepáticas crónicas y en personas alcohólicas. En el grupo de personas inmunocomprometidas la respuesta a la vacuna puede estar disminuida. Así ésta es pobre en personas con síndrome nefrótico y personas hemodializadas y muy pobre en personas con leucemia linfocítica crónica, mieloma múltiple e infección avanzada con VIH en relación al grado de inmunosupresión. Efectividad Existen múltiples estudios de eficacia con diferentes vacunas en su composición, con diferentes diseños, sobre poblaciones heterogéneas y con diferentes resultados por lo que es difícil establecer tasas de efectividad de estas vacunas. En general, puede asumirse que su efectividad frente a la enfermedad invasora en estudios caso-control presenta un rango de 56-81%. En personas inmunocompetentes de 65 o más años es del 75% y en el grupo de pacientes con enfermedades crónicas oscila entre un 65-84%. No se ha demostrado la eficacia de estas vacunas en la prevención de la neumonía no bacteriémica. Los estudios epidemiológicos sugieren que la vacuna confiere protección durante al menos 9 años, por lo que no se recomienda la revacunación rutinaria en personas inmunocompetentes. En este momento, las situaciones en las que se contempla la administración de una segunda dosis son las siguientes (CDC y CS): Personas de 65 o más años: podrán recibir una segunda dosis si pasaron al menos 5 años de la primera y esta fue administrada antes de los 65 años. Personas entre 2-64 años de edad con asplenia anatómica o funcional y personas inmunodeprimidas: en este caso está indicada una segunda dosis a los 5 años de la primera, si recibió esta con más de 10 años, y a los 3 años de la primera si la recibió a una edad inferior a los 10 años. No se considera en este momento la posibilidad de una tercera dosis de recuerdo y no existen datos sobre la tolerancia o reactogenicidad de esa tercera dosis. Reactogenicidad/Tolerancia de la vacuna La seguridad de la vacuna antineumocócica está avalada por la experiencia clínica de su utilización desde 1977. El efecto secundario más frecuente es la reacción local (dolor, eritema, induración), que se presenta en un 30- 50% de los casos y dura menos de 48 horas. Las reacciones locales más severas y las reacciones sistémicas son infrecuentes (fiebre, cefaleas, astenia, mialgias, exantemas, artralgias, artritis, trombopenia y adenitis). Se presentan en menos del 1% de los vacunados y las reacciones febriles severas y la anafilaxia son extremadamente raras. La inyección intradérmica puede dar lugar a reacciones locales severas. No se encontraron alteraciones neurológicas tales como síndrome de Guillain-Barré tras la administración de la vacuna antineumocócica. Cuando la vacuna antineumocócica se administra simultáneamente con la vacuna antigripal, no aumentan las reacciones adversas a ninguna de las dos vacunas. No se han descrito interacciones con otras vacunas por lo que puede ser administrada de forma simultánea con cualquier otra. La administración simultánea con la vacuna antigripal parece incluso potenciar la efectividad de la vacuna antineumocócica. La administración simultánea con otras vacunas deberá realizarse siempre con jeringas y agujas distintas y en lugares anatómicos diferentes. Indicaciones de revacunación En este momento, las situaciones en las que se contempla la administración de una segunda dosis son las siguientes (CDC): Personas de 65 o más años: Podrán recibir una segunda dosis si pasaron al menos 5 años de la primera y esta primera dosis se les administró antes de los 65 años Personas entre 2 y 64 años de edad con asplenia anatómica o funcional e inmunodeprimidos. No se considera en este momento la posibilidad de una tercera dosis de recuerdo y no existen datos sobre la tolerancia o reactogenicidad de esa tercera dosis. A pesar de estas recomendaciones del CDC hoy se acepta que la revacunación cada 5 o 10 años de los adultos con alto riesgo de infección neumocócica (pacientes con cirrosis hepática, enfermedad cardíaca o respiratoria crónica o enfermedad hematológica) y de aquellos con un descenso más rápido de su nivel de anticuerpos (síndrome nefrótico, insuficiencia renal, transplante renal, pacientes sometidos a hemodiálisis o a terapia inmunosupresora) Recomendaciones de las sociedades Según edad: PAPPS y CDC (ACIP): Personas > 65 años. CS e ICSI: Personas > 64 años (ICSI y CS: reinmunizar tras 5 años si la dosis previa fue aplicada antes de los 65 años). Según circunstancias de riesgo: PAPPS: Pacientes crónicos (insuficiencia cardiaca, neumopatías crónicas, cirrosis hepática, diabetes mellitus, insuficiencia renal, alcoholismo, pacientes con fístulas de LCR); inmunodeprimidos, esplenectomizados; infección por VIH, linfomas, mielomas múltiple, anemia de células falciformes. CS y CDC (ACIP): Personas inmunocompetentes entre 2 y 64 años con patologías crónicas: Patología cardiovascular crónica (incluye insuficiencia cardíaca congestiva y miocardiopatía) Enfermedad pulmonar crónica: Diabetes Mellitas Alcoholismo y enfermedades hepáticas crónicas (incluye cirrosis) Enfermedades que llevan consigo pérdida de líquido cefalorraquídeo Personas entre 2 y 64 años con asplenia anatómica o funcional Personas inmunocomprometidas de 2 ó más años de edad: Personas VIH (+) asintomáticas o sintomáticas, lo más precozmente posible tras el diagnóstico. Personas con leucemia, enfermedad de Hodgkin, linfoma, mieloma múltiple y otras neoplasias generalizadas. Personas con insuficiencia renal crónica o síndrome nefrótico. Receptores de transplantes de órganos o de médula ósea. Personas que están recibiendo terapia inmunosupresora, incluyendo los corticoesteroides sistémicos de larga duración. CDC (ACIP): Además de las anteriores, personas de 2 a 64 años que viven en determinadas condiciones sociales como los Nativos de Alaska. ICSI: Personas institucionalizadas de >49 años y pacientes crónicos (EPOC, cardiovasculares, hepáticas, alcohólicos, diabéticos, con fístulas de LCR), esplenectomizados anatómica o funcionalmente, con deficiencias de la cadena final del complemento, inmunocomprometidos y personas que viven en condiciones geográficas o sociales que se han identificado como de alto riesgo. Contraindicaciones y precauciones No se administrará la vacuna por vía intradérmica, ya que puede ocasionar reacciones locales severas. Tampoco se debe utilizar la vía intravascular. No existen datos sobre la seguridad de la vacuna durante el primer trimestre del embarazo, aunque no se han notificado consecuencias adversas en los neonatos de madres que fueron vacunadas inadvertidamente. Asimismo está contraindicada su administración a niños menores de 24 meses. Por lo demás, las contraindicaciones de esta vacuna son las generales para todas las vacunas, es decir, enfermedad aguda moderada o severa, alergia a algún componente de la vacuna o reacción severa a una dosis previa. Como con todas las vacunas inyectables, se debe disponer de tratamiento médico y de la supervisión apropiada para una eventual, aunque extremadamente poco frecuente, reacción alérgica tras su administración. Aunque la vacunación de personas VIH(+) puede seguirse de un incremento transitorio de la replicación viral (similar a lo que ocurre con otras vacunas inactivadas). El significado de este hecho es desconocido y sin ninguna trascendencia clínica, lo que justifica su utilización en estas personas. En pacientes que vayan a ser sometidos a la administración de terapia inmunosupresora, como quimioterapia, radioterapia o administración de glucocorticoides a altas dosis, la vacunación se realizará 2 semanas antes del inicio o bien, se diferirá hasta 3 ó 4 meses después de la terapia. En pacientes que requieran administración prolongada de antibióticos con fines preventivos (personas esplenectomizadas o con fístula de LCR), no debe suspenderse la administración de terapia antibiótica a pesar de la recepción de la vacuna antineumocócica.
Jueves, 12 Agosto 2010 | 3099 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Medicamento/Vacunas
Author:Farmacia
Características de las vacunas Existen tres vacunas diferentes, la vacuna de polisacáridos frente al meningococo serogrupos A y C, la vacuna de polisacáridos frente al meningococo de los serogrupos A, C, Y y W135 y la vacuna conjugada frente al serogrupo C. Composición: Vacunas de polisacáridos: 50 µg de los oligosacáridos incluidos en la vacuna ( A y C, o A, C, Y y W135); excipientes (lactosa, cloruro sódico, fosfato disódico, fosfato monosódico...), agua para inyectable (0,5 ml). Nombres comerciales: MENCEVAX A-C® del laboratorio GlaxoSmithKline; MENCEVAX ACYW135® del laboratorio GlaxoSmithKline (medicación extranjera); ANTIMENINGOCÓCICA A + C® del laboratorio Aventis Pasteur MSD; MENOMUNE ACYW135® del laboratorio Aventis Pasteur MSD (medicación extranjera). Vacunas conjugadas: 10µg del oligosacárido del meningococo C conjugados con alrededor de 15 µg de toxoide tetánico o de la proteína CRM197 de Corynebacterium diphteriae según el producto comercial, hidróxido de Al+++, excipientes (cloruro sódico, fosfato disódico, fosfato monosódico...) y agua para inyectable (0,5 ml). Nombres comerciales: MENINGITEC® del laboratorio Wyeth-Farma; MENJUGATE® del laboratorio Esteve y NEISVAC-C® del laboratorio Baxter. Conservación. Como todas las vacunas debe ser conservada entre 2º C y 8º C. Pautas de vacunación: 1 dosis vía IM Inmunogenicidad, efectividad y tolerancia/reactogenicidad Inmunogenicidad Vacunas de polisacáridos. La tasa de seroconversión frente al polisacárido del meningococo C en los adultos vacunados es del 85-95% disminuyendo la eficacia protectora a partir del 3er año desde la aplicación, al ser una vacuna de polisacáridos timo-independiente que no produce memoria inmunológica. Tras su administración se produce una elevación de anticuerpos humorales alcanzándose niveles protectores hacia el decimoquinto día, con descenso progresivo posterior variable en relación a diversos factores, principalmente la edad. El polisacárido del meningococo A parece ser más inmunógeno que el C, persistiendo los títulos desarrollados hasta 10 años en adultos jóvenes. Vacunas antimeningocócicas C conjugadas. En el Estado Español la vacuna antimeningocócica C conjugada se registró en agosto del 2000, aprobándose en la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud su inclusión en calendario de vacunaciones pediátrico. La respuesta inmune protectora es del 91-100%; una sola dosis en adultos da lugar a una respuesta satisfactoria. También genera buena respuesta inmune la administración de una dosis a personas vacunadas previamente con la vacuna de polisacáridos. Efectividad Los estudios de efectividad vacunal en el año posterior a la vacunación con la vacuna de polisacáridos en el Estado Español la sitúan entre el 76-99%, según los grupos de edad. Los primeros datos de efectividad de la vacuna antimeningocócica C conjugada en el Reino Unido confirman una efectividad entre el 86% y el 95%. Tolerancia/reactogenicidad Vacunas de Polisacáridos: Eritema local transitorio (2,5% de los casos). Fiebre de más de 38,5% (1,8%). Reacción anafilactica con extremadamente baja frecuencia. Vacuna conjugada: Pueden aparecer reacciones locales generalmente leves (dolor, eritema e induración), 24-48 horas después en el 2,5% de los casos. Aparecen reacciones sistémicas moderadas (escalofríos, irritabilidad, fiebre) en el 10-30% de los vacunados. Recomendaciones de las Sociedades PAPPS: Vacuna conjugada: contactos de casos, esplenectomizados y pacientes con deficiencias del C o de la properdina, viajeros con destino países de alta endemia de meningitis C. Vacuna de polisacáridos: contactos de casos, en brotes o epidemias causados por los serogrupos incluidos en las vacunas, esplenectomizados y pacientes con deficiencias del C o de la properdina, inmunodeficiencias primarias de tipo humoral o combinadas, enfermedad de Hodgkin o con otras neoplasias hematológicas, viajeros con destino países de alta endemia de meningitis. CS: Vacuna de polisacáridos: viajeros internacionales a zonas de riesgo de enfermedad meningocócoca por serogrupos que no sean el C y que estén incluídos en la vacuna. Vacuna conjugada: Contactos de casos, brotes causados por este serogrupo, Personas inmunodeprimidas, esplenectomizadas, con anemia de células falciformes, deficiencias terminales del complemento, déficit total o parcial de properdina. OMS: Viajeros internacionales a los paises: (preferiblemente con la vacuna tetravalente de estar disponible, o con vacuna polisacáridos A+C): países en Africa sub-Sahariana del "cinturón de la meningitis" (Kenia, Uganda, República Centroafricana, Camerún, Nigeria, Costa de Marfil, Liberia, Sierra Leona, Gambia, Guinea, Togo, Benin, Senegal, Mali, Níger, Chad, Sudán y Etiopía); y a Burundi, Tanzania y Zambia. Asimismo se aconseja la vacunación en caso de viajar a La Meca. Contraindicaciones Las de todas las vacunas. Interacciones: No parece existir interacción con ninguna otra vacuna y se puede administrar con cualquiera de ellas, incluso con las de microorganismos vivos. Sólo se recomienda la inoculación en sitios diferentes. Las nuevas vacunas conjugadas han demostrado su compatibilidad con el resto de calendario. Para vacunar con vacuna conjugada han debido pasar al menos 6 meses de la administración de una vacuna de polisacáridos. Si se administra primero la vacuna conjugada, debe esperarse 2 semanas para administrar la vacuna de polisacáridos. fuente : fisterra.es  
Jueves, 12 Agosto 2010 | 5684 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Medicamento/Vacunas
Author:Farmacia
Características de la vacuna La vacuna Hib es una vacuna conjugada frente a la enfermedad invasora producida por el germen Haemophilus Influenzae de serotipo b. Composición: La única vacuna disponible actualmente en España es la vacuna Hiberix® (Glaxo Smith Kline). Contiene: Polisacárido capsular PRP purificado (10 µg), utiliza como proteína transportadora el toxoide tetánico (30 µg) y tiene como excipientes: lactosa (10 mg), ClNa (4,5 mg) y agua (csp 0,5 ml). Conservación: Como todas las vacunas debe ser conservada entre 2º y 8º C. Pautas y vía de administración en el adulto En general se recomienda 1 dosis vía IM en niños mayores de 1 año y en adultos, salvo en los casos de adultos VIH (+), o con deficiencia de IgG2 (enfermedad de hodking, pacientes sometidos a radioterapia o quimioterapia) en los que se administrarán dos dosis separadas entre sí de 1 a 2 meses. Se administran por vía intramuscular en la región deltoidea del brazo en los adultos. Inmunogenicidad, Eficacia y Tolerancia/Reactogenicidad Inmunogenicidad En los niños vacunados a partir de los dos meses de edad con una pauta de tres dosis se observa una respuesta vacunal de protección a largo plazo (concentración sérica de anticuerpos anti PRP superior a 1 µg/mL, valor que se considera predictivo de inmunidad protectora en niños vacunados) en más del 90% de los casos. Estas vacunas son también inmunógenas en personas esplenectomizadas, pacientes con leucemia, anemia de células falciformes, etc. pero en otros pacientes inmunodeprimidos (VIH positivos) la inmunogenicidad de la vacuna varía con el grado de inmunodepresión. Eficacia La eficacia clínica de estas vacunas es cercana al 100%. Gracias a su utilización masiva en la edad pediátrica la enfermedad invasora por Hib está prácticamente erradicada en Finlandia, EE.UU. y Holanda, y se encuentra en vías de eliminación en Francia, Reino Unido, Alemania, Suecia, etc. Otra faceta que es preciso tener en cuenta a la hora de valorar los efectos beneficiosos de estas vacunas es que la vacunación disminuye la prevalencia de portadores faríngeos de Hib, por lo que las personas no vacunadas también se beneficiarán de sus efectos protectores al limitar la circulación del germen. Tolerancia/Reactogenicidad de la vacuna Los efectos secundarios de esta vacuna son leves, escasos y transitorios. Se describen reacciones locales (dolor eritema e induración) en un porcentaje entre 5% y 30%. Las reacciones generales como fiebre, irritabilidad y somnolencia son infrecuentes y de escasa o moderada intensidad (fiebre mayor de 38ºC en un 5-11%). Estos síntomas desaparecen en general a las 12-24 horas. El número y la severidad de estas reacciones adversas tienden a disminuir con las dosis sucesivas de vacunación. Los estudios post-registro y autorización de estas vacunas permiten concluir que presentan una excelente tolerancia. Indicaciones Deben ser vacunadas las personas incluídas en los siguientes grupos: Personas con asplenia, anemia falciforme o inmunodeficiencias congénitas. Personas VIH positivas, sintomáticas o asintomáticas. Personas en otras situaciones de inmunodepresión: transplante de órganos sólidos, de médula ósea, quimioterapia antineoplásica, radioterapia, enf de Hodking, leucemia o tratamiento prolongado con glucocorticoides a dosis altas por vía sistémica. Todas aquellas personas en las que se vaya a realizar una esplenectomía programada, deben vacunarse al menos 2 semanas antes de la intervención. Los pacientes con enfermedad de Hodgkin, leucemias o sometidos a radioterapia deberán también vacunarse al menos 2 semanas antes de iniciar la quimioterapia o la radioterapia, y si esto no fuera posible, esperar al menos 3 meses tras su finalización. La vacunación de adultos VIH (+), puede no generar una adecuada respuesta de anticuerpos protectores, dependiendo del nivel de CD4 que presenten en el momento de la vacunación. Recomendaciones de las Sociedades PAPPS: esplenectomizados, anemia de células falciformes, enfermedad de Hodgkin y otras neoplasias hematológicas. CS: pacientes con asplenia anatómica o funcional, personas con inmunodepresión y personas VIH (+) sintomáticas o asintomáticas, pacientes con deficiencias del complemento. Contraindicaciones Las de todas las vacunas. La aparición de una reacción anafiláctica tras una dosis de vacuna constituye una contraindicación para la administración de dosis sucesivas del mismo tipo de vacuna. Si se considera necesaria la aplicación de nuevas dosis, estas se deberán administrar bajo condiciones de seguridad, en un centro que cuente con una unidad de reanimación urgente. Asimismo, la constatación de reacciones graves de tipo local o general tras la recepción de una dosis de vacuna, contraindica la administración de dosis sucesivas. Como con el resto de las vacunas, la vacunación frente al Hib se pospondrá en el caso de enfermedad aguda de tipo moderado o severo intercurrente, aunque las enfermedades leves como la infección respiratoria de vías altas, no contraindican la vacunación. La seguridad de las vacunas frente al Hib durante el embarazo no está establecida, por lo que se evitará su utilización en este período, a menos que exista un riesgo sustancial de infección: asplenia, infección VIH, etc. Administración simultánea con otras vacunas: Puede ser administrada de forma conjunta y combinada con las vacunas DTP de célula entera o acelulares, Polio inyectable y Hepatitis B. También puede administrarse de forma simultánea con las vacunas triple vírica, antigripal, antineumocócica de polisacáridos, antineumocócica conjugada, antimeningocócica A+C y antimeningocócica conjugada, DT y polio oral. La administración simultánea de estas vacunas se realizara en jeringas y lugares anatómicos diferentes. Otras consideraciones respecto a la vacuna frente al Hib En caso de brote y para proceder a la quimioprofilaxis con rifampicina de los contactos íntimos de un caso de enfermedad invasora por Hib (la quimioprofilaxis no está indicada si todos los contactos menores de 4 años están correctamente vacunados), es importante considerar que un niño está correctamente vacunado si ha recibido: una dosis a los 12 o más meses de edad ó dos o más dosis antes de los 12 meses de edad, seguido de una dosis de refuerzo a los 12 o más meses de edad. En entornos familiares con uno o más niños de menos de 12 meses de edad (independientemente de su estado vacunal) o con niños entre 1 y 3 años de edad no correctamente vacunados, se establece una quimioprofilaxis con Rifampicina en todos los miembros de la familia en caso de acontecer un caso de enfermedad invasora en cualquiera miembro de la familia.
Jueves, 12 Agosto 2010 | 2212 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Medicamento/Vacunas
Author:Farmacia
Características de la vacuna Existen dos tipos de vacuna: Vivotif® (BERNA): Vacuna oral: 3-5x109 gérmenes vivos de Salmonella typhi Ty 21, excipientes (sacarosa, lactosa, ácido ascórbico, Hy-case, estearato de magnesio). Typhim Vi® (Aventis Pasteur M.S.D.) Vacuna de polisacáridos Vi de administración parenteral:Polisacáridos capsulares purificados del antígeno Vi (0,025 mg); excipientes (cloruro sódico, fosfato monosódico, fosfato disódico), fenol y agua para inyectable (0,5 ml). Conservación.Como todas las vacunas deben ser conservadas entre 2º C y 8º C tanto la vacuna oral como la inyectable. Pautas de vacunación Vacuna oral: Tres dosis orales a días alternos, con el estómago vacío, al menos 1 hora antes de una comida, sin ingestión coincidente de líquidos a temperatura superior a 37ºC. Revacunación completa cada 3-5 años si persiste el riesgo. No administrar antimaláricos en las 24 horas anteriores y en los tres días post-inmunización. No está indicada por debajo de los 6 años de edad. Vacuna Parenteral: Una dosis vía intramuscular. Revacunar cada 3 años si persiste el riesgo. No se debe utilizar en menores de dos años. Recomendaciones de las Sociedades PAPPS (Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria) CS (Consellería de Sanidade da Xunta de Galicia): Viajeros a zonas de alta endemia; trabajadores de laboratorio en contacto con el microorganismo, convivientes de portadores crónicos de la Salmonella typhi. Contraindicaciones Las de todas las vacunas. Además: Vacuna Oral: gastroenteritis aguda, inmunodeficiencias (terapia inmunosupresora, infección VIH sintomática con recuento de CD4 menor de 200/mm3, enfermedades malignas) y embarazo. Vacuna Parenteral: durante el embarazo se utilizará únicamente en caso de riesgo elevado e ineludible.
Jueves, 12 Agosto 2010 | 3963 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
797. Varicela
Tu Medicamento/Vacunas
Author:Farmacia
Características de la vacuna Varilrix® (Glaxo Smith Kline). Composición: >1.995 Unidades Formadoras de Placa de virus atenuados de la varicela-zoster cepa Oka/RIT. Excipiente: albúmina humana, < 25 µg de sulfato de neomicina, fenol rojo, otros excipientes (lactosa, sorbitol, aminoácidos para inyección, manitol) y agua para inyectable (0,5 ml). Varivax (Aventis Pasteur M.S.D.). Composición: > 1.350 Unidades Formadoras de Placa de virus atenuados de la cepa Oka/Merck. Excipientes: sacarosa, gelatina hidrolizada, Urea, Cloruro sódico, Cloruro potásico, fosfato potásico monobásico, fosfato sódico dibásico, L-glutamato monosódico Conservación. Como todas las vacunas debe ser conservada entre 2º C y 8º C. Pauta de vacunación y vía de administración Varivax: A partir de los 12 meses de edad, dos dosis separadas por un intervalo de 6-8 semanas por vía subcutánea o intramuscular. Varirix: A partir de los 13 años de edad, dos dosis separadas por un intervalo de 6-8 semanas por vía subcutánea. Antes de esta edad, una única dosis por vía subcutánea. Recomendaciones de las Sociedades (Sin historia de varicela o con serología negativa), mujeres susceptibles en edad fértil. Adultos no inmunes que convivan o trabajen con inmunodeficientes; contactos y trabajadores de centros con gran facilidad de transmisión (escuelas, guarderías...). ICSI: personas de 19 a 64 años sin antecedentes clínicos o con serología negativa. Adultos de menos de 40 años con serología negativa. CS: Vacunación de los pre-adolescentes sin antecedentes de enfermedad o vacunación o con serología negativa, a los 12 años de edad (la edad de vacunación en calendario de vacunaciones infantiles varía según CCAA). Mujeres en edad fértil en las mismas circunstancias y adultos jóvenes padres de niños pequeños sin antecedentes de enfermedad ni antecedentes de exposición familiar a la misma. Pacientes susceptibles de riesgo y sus contactos próximos (pacientes con leucemia aguda, interrumpiendo la quimioterapia de mantenimiento una semana antes y una semana después. Los pacientes a radioterapia no deberían vacunarse durante la fase de tratamiento), Pacientes con tratamiento inmunosupresor para tumores sólidos malignos o enfermedades crónicas graves como insuficiencia renal crónica, enfermedades autoinmunes, colagenosis y asma bronquial grave. Pacientes con transplante programado de órgano. Pacientes con enfermedades crónicas (enfermedades pulmonares crónicas y cardiovasculares, enfermedad cutánea diseminada, mucoviscidosis). Niños en tratamiento crónico con salicilatos. Contactos próximos sanos seronegativos de los pacientes con riesgo de varicela grave, incluyendo profesionales sanitarios en contacto con pacientes de alto riesgo. CDC: Vacunación sistemática de todos los niños con una primera dosis a los 12-15 meses y la segunda entre los 4 y 6 años de edad (con un intervalo mínimo de tres meses entre las dos dosis); adolescentes >13 años no vacunados y sin antecedentes clínicos de la enfermedad (dos dosis con un intervalo de 4-8 semanas entre ellas). Adultos sin antecedentes clínicos ni vacunación de varicela; contactos no inmunes de casos de varicela en los 3-5 días postexposición; adultos no inmunes que convivan o trabajen con inmunodeficientes; adultos no inmunes con alto riesgo de exposición: contactos y trabajadores de centros con gran facilidad de transmisión (escuelas, guarderías, centros de día, residencias); mujeres no embarazadas en edad genésica, convivientes con niños, viajeros internacionales no inmunes. Precauciones y contraindicaciones Contraindicaciones: Las generales de las vacunas (enfermedad moderada o severa con o sin fiebre y anafilaxia a la vacuna o a alguno de sus componentes. Tuberculosis activa sin tratamiento. Está contraindicada en caso de embarazo. Varivax® (Aventis Pasteur MSD) no está autorizada en pacientes inmunodeprimidos. Varilrix® (Glaxo Smith Kline) está indicada cuando el recuento total de linfocitos en sangre es mayor de 1.200/ mm3 en pacientes con leucemia aguda en remisión, tumores sólidos malignos y que están recibiendo tratamiento inmunosupresor, pacientes con enfermedades crónicas graves y pacientes que se encuentran a la espera de un trasplante de órgano. Ámbas vacunas están contraindicadas en presencia de inmunodeficiencia primaria o adquirida de tipo celular o mixta (leucemias, linfomas, discrasias sanguíneas, evidencia clínica de infección por VIH o pacientes con tratamiento inmunosupresor) a no ser que se encuentren en fase de remisión hematológica completa, con recuento total de linfocitos superior a 1.200/mm3 y sin evidencia de deficiencia inmunitaria celular. Precauciones: Debe evitarse el embarazo entre la primera y la segunda dosis de vacuna y en los tres meses siguientes a la recepción de la segunda dosis. Debe evitarse el uso de salicilatos durante, al menos, 6 semanas tras la vacunación. Evitar la vacunación tras la recepción de inmunoglobulina o hemoderivados durante un período variable dependiendo del tipo de producto y de la dosis (ver ficha técnica). No deben administrarse inmunoglobulinas inespecíficas ni inmunoglobulina específica antivaricela-zóster durante 14 días tras la vacunación, a menos que su uso supere sin lugar a dudas los efectos beneficiosos de la vacunación. Es posible la transmisión de la cepa vacunal desde sujetos vacunados a sus contactos. La transmisión no se ha confirmado en caso en ausencia de exantema post-vacunal. Si la persona vacunada desarrolla un exantema cutáneo que se cree relacionado con la vacunación dentro de las cuatro-seis semanas tras la primera o segunda dosis, debe evitarse su contacto con los siguientes grupos hasta que el exantema haya desaparecido completamente: Mujeres embarazadas susceptibles Personas con riesgo de varicela grave: pacientes con inmunodeficiencias primarias o adquiridas, como leucemia, linfoma, discrasias sanguíneas, manifestaciones clínicas de infección por VIH y pacientes con terapia inmunosupresora incluyendo corticoesteroides a dosis altas. Aún en ausencia de exantema, los vacunados que tengan una alta probabilidad de entrar en contacto con los grupos arriba mencionados (p.ej. profesionales sanitarios), deben evitar preferiblemente cualquier contacto durante el período entre la administración de las dos dosis de vacuna y durante 4-6 semanas después de la segunda dosis. Si ello no fuera posible, los vacunados deben estar atentos para informar de cualquier exantema cutáneo durante ese período y deben tomarse las medidas adecuadas de aislamiento si este apareciese. Administración simultánea con otras vacunas: Ámbas vacunas pueden ser administradas de forma simultánea con las vacunas Triple Vírica, DTPa, IPV, Hib, antineumocócica conjugada, Antimeningocócica conjugada, Hepatitis B, antigripal y antineumocócica, utilizando jeringas diferentes y en lugares anatómicos separados.
Jueves, 12 Agosto 2010 | 2797 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Medicamento/Vacunas
Author:Farmacia
Introducción Una de las complicaciones más frecuentes derivadas del estado de inmunosupresión de los pacientes VIH+ son las infecciones. Las infecciones oportunistas van a causar una gran morbimortalidad entre los sujetos VIH + y el curso de las infecciones comunes va a ser más severo en este tipo de pacientes. Ante la perspectiva de larga evolución de la enfermedad pero con un deterioro progresivo del sistema inmune y sin conseguir erradicar el VIH, la producción de anticuerpos frente a patógenos infecciosos representa un factor defensivo de primordial importancia frente a infecciones diseminadas en el futuro. Por ello, la inmunoterapia precoz representa una de las medidas a tomar de mayor peso para el futuro de estos pacientes. Debe quedar claro que ser portador del virus de la inmunodeficiencia humana no es una contraindicación para la vacunación, pero precisa de consideraciones adicionales a las del sujeto VIH negativo. La respuesta inmune de los sujetos VIH + a las vacunas inactivadas está estrechamente relacionada con el estadio de la enfermedad. Una minoría de pacientes generan títulos de anticuerpos protectores significativos después de la vacunación. La respuesta inmunológica mejora si el enfermo está recibiendo tratamiento antirretroviral altamente eficaz, por lo que se recomienda  que las vacunas sean administradas preferentemente a individuos sometidos a esta terapia durante al menos 4 semanas. Deben medirse los títulos de anticuerpos específicos después de la administración de algunas vacunas para asegurar la protección. La estimulación antigénica que producen las vacunas puede provocar una replicación del VIH en ciertos pacientes. También se ha descrito un incremento de células sanguíneas periféricas infectadas por el VIH. Este aumento de la carga viral suele ser transitorio, volviendo a su estado basal en un período de 4 a 6 semanas. Además este incremento no parece tener implicaciones pronósticos en la progresión del VIH por lo que no debe condicionar la vacunación de estos enfermos, si bien, cuando el número de linfocitos CD4 sea inferior a 200/mm3 o la carga viral sea elevada deberá evitarse, si es posible, la vacunación. Vacunas vivas: Triple vírica (Rubéola, parotiditis, sarampión). El sarampión puede ser muy agresivo en las personas con infección por el VIH. Hay estudios que demuestran que la vacuna frente al sarampión no está asociada a efectos adversos muy severos en los infectados por el VIH, siempre y cuando la situación de inmunosupresión no sea intensa. Por esto, la vacuna está recomendada para todas las personas VIH + asintomáticas y debería ser administrada también en aquéllas en las que la inmunosupresión no sea severa (en >12 años, 25%. Vacuna frente tétanos-difteria La OMS recomienda la administración de esta vacuna a todo paciente VIH+. La respuesta inmune que se genera es similar a la de la población general. No hay estudios que documenten un aumento de carga viral tras la administración del toxoide tetánico. Pauta: tres dosis de Td (0-1-6 ó 12) en individuos nunca vacunados o con antecedentes inciertos y revacunación según las pautas recomendadas (dos dosis con un intervalo de 10 años entre ellas hasta un total de 5 dosis. Vacuna frente a la Hepatitis B La coinfección del VIH y del VHB es frecuente ya que ambos virus comparten vías de transmisión. Son conocidas algunas diferencias en la historia natural de la infección por VHB en individuos VIH+ comparados con VIH-. Entre éstas se incluyen una alta tasa de progresión a enfermedad crónica, un elevado nivel de replicación del VHB y una baja tasa de pérdida en suero del Ag Hbe. Sin embargo, la respuesta a la vacuna de la hepatitis B en pacientes VIH+ no es satisfactoria. La pauta de vacunación estándar (0-1-6 con dosificación normal de adulto) se ha mostrado insuficiente para mantener unos títulos protectores de anti-HBs a lo largo del tiempo. Además, los pacientes con un bajo recuento de linfocitos CD4 son más propensos a una respuesta inadecuada a la vacuna. Parece ser que aumentando el número de dosis o la cantidad de antígeno de cada dosis se podría mejorar la respuesta. No se encuentran en la literatura recomendaciones firmes sobre la pauta ni sobre la dosis a utilizar en estos pacientes, pero una recomendación adecuada podría ser la utilización de vacunas de 40 microgramos (HB Vax Pro 40®). Vacuna frente a la Hepatitis A Existe riesgo de hepatitis fulminante en caso de coinfección en individuos con hepatitis C crónica, por lo que se recomienda la vacunación frente a la hepatitis A en este grupo. Además estaría indicado vacunar a aquellos VIH + con serología positiva a hepatitis B o con hepatopatía crónica de otro origen. La respuesta inmune a esta vacuna es buena y en más del 88% de los vacunados aparecen títulos de anticuerpos protectores. Se debe solicitar serología previa en mayores de 25 años. Pauta: Dos dosis de una vacuna de presentación de adulto separadas por un intervalo de 6 meses Vacuna antigripal El virus de la gripe puede producir enfermedad grave y complicaciones severas en pacientes VIH +. En aquéllos en los que la enfermedad está avanzada, la vacuna no induce una respuesta inmunológica adecuada. La administración de una segunda dosis en estos pacientes tampoco ha demostrado ser útil. Sin embargo, la vacuna sí es eficaz en la producción de títulos protectores de anticuerpos en aquellos pacientes con un recuento de CD4 elevado. Por lo tanto, la vacunación antigripal anual será beneficiosa para muchos pacientes VIH +, incluidas las mujeres embarazadas. Los últimos estudios respecto a la vacunación de la gripe no muestran ni incrementos de la carga viral ni descenso en el recuento de linfocitos CD4 posteriores a la inmunización. Vacuna antineumocócica polisacarídica El S. Pneumoniae es una causa común de infecciones en los individuos seropositivos. La tasa de ataque estimada para infecciones neumocócicas severas está entre 6 y 10 por cada 1000 pacientes VIH +, unas 10 veces superior a la de los individuos seronegativos. La mayoría de los estudios muestran elevaciones significativas de los títulos de anticuerpos tras la vacunación de VIH + con recuentos de CD4 mayores de 400/mm3. Sin embargo, sólo unos pocos pacientes con recuentos inferiores a 200/mm3 van a responder adecuadamente. Se han descrito elevaciones transitorias de la carga viral después de la vacunación. Debido a la práctica ausencia de efectos secundarios graves de esta vacuna y a la elevada incidencia de neumonía y bacteriemia neumocócicas se recomienda la vacuna antineumocócica 23-valente a todos los sujetos infectados por el VIH. Pauta: Una dosis, con revacunación a los 3-5 años. Vacuna frente a Haemophilus influenzae Aunque las infecciones por Haemophilus influenzae tipo b en adultos seropositivos representa una pequeña parte (30%) del total de infecciones causadas por Haemophilus influenzae, la vacuna está indicada en pacientes VIH+. Deberá administrarse preferentemente antes de que el recuento de linfocitos CD4 caiga por debajo de 100/mm3 fuente : fisterra.es  
Jueves, 12 Agosto 2010 | 2301 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Medicamento/Vacunas
Author:Farmacia
La morbilidad y mortalidad por enfermedades inmunoprevenibles tiene especial importancia en los pacientes trasplantados. La necesidad de inmunización de estos pacientes se basa en la supresión del sistema inmune que sufren por tres mecanismos: el efecto de la enfermedad de base, el rechazo del órgano trasplantado y el tratamiento supresor. Es necesario tener en cuenta la menor respuesta inmune que se produce una vez realizado el trasplante así como la imposibilidad de usar las vacunas de gérmenes vivos, que están contraindicadas. Recomendación de Vacunación Pretrasplante Varicela: para evitar las graves complicaciones que pueden derivarse de una infección por el virus varicela-zoster en pacientes trasplantados está indicada la profilaxis postexposición con inmunoglobulina especifica (IGVZ) o tratamiento con Aciclovir parenteral, lo que tiene un alto coste asistencial. La vacunación pre-trasplante en los pacientes seronegativos ha demostrado su positiva relación coste/beneficio. Se debe evitar la medicación inmunosupresora (inmunosupresores o corticoides a dosis >2mg/kg ó 20 mg si pesa >20Kg) 2 semanas antes y 4-6 semanas después de la vacunación si es posible. Teniendo en cuenta la alta especificidad de los antecedentes clínicos de varicela y el alto porcentaje de adultos seropositivos (90-95%) la vacunación se realizará tras un estudio serológico negativo de los pacientes sin antecedentes y 4-6 semanas antes del trasplante. Streptococcus pneumoniae: es un patógeno que causa con frecuencia neumonías con alta morbilidad y mortalidad en pacientes inmunodeprimidos. Se estima que el riesgo de infección invasora en pacientes con trasplante cardiaco es hasta 10 veces mayor que en pacientes esplenectomizados, en especial en los dos primeros años post-trasplante, con riesgo de infecciones de repetición. La vacuna de 23 valencias abarca el 78% de los serotipos causantes de la infección. En mayores de 2 años se aplicará la vacuna 23 valencias de polisacáridos (1 dosis). Está constatada la buena seroconversión en pacientes receptores de trasplante renal bajo tratamiento inmunosupresor a pesar de que sufren una pérdida más rápida de los anticuerpos. Triple vírica: los pacientes mayores de 30 años, no inmunes (sin antecedentes clínicos de sarampión o parotiditis, y con serología negativa a rubéola en mujeres) frente al sarampión, la rubéola o la parotiditis deben ser vacunados con 1 mes como mínimo pre-trasplante, con una dosis; los < de 30 años con dos dosis separadas por un mes como mínimo de intervalo. Gripe: los pacientes trasplantados se ven con frecuencia afectados por graves complicaciones de la gripe; la respuesta a la vacuna antigripal se ha demostrado repetidamente mayor en la vacunación pre-trasplante. Ambos hechos ponen de relieve la importancia de la recomendación de inmunización pre-trasplante con vacunas de virus muertos fraccionados o de subunidades. Hepatitis B: El trasplante de órganos sólidos es uno de los mecanismos de transmisión de la hepatitis B desde el donante a un receptor negativo. La vacunación pre-trasplante de los paciente candidatos puede reducir la necesidad de profilaxis post-exposición. Se realizará serología pre y posvacunal ( AgHBs, AcHBs cuantificado). Hepatitis A: El padecimiento de una hepatitis A en pacientes con hepatopatía crónica, con hepatitis B o C, se presenta con un mayor riesgo de hepatitis fulminante, por lo que la prevención mediante la inmunización está específicamente indicada. Haemophilus influenzae tipo b: la vacunación frente al Hib está específicamente recomendada en pacientes candidatos a trasplante pulmonar y en pacientes inmunodeprimidos por la elevada frecuencia de infecciones producidas por este agente. Se vacunará en el momento de su incorporación al programa de trasplante. Meningocócica C: la vacuna frente a Neisseria meningitidis C está incluida en el calendario de vacunaciones y es recomendable su aplicación a las personas no vacunadas menores de 20 años, así como a los contactos en caso de brotes. Está específicamente recomendada en los pacientes con asplenia anatómica o funcional. Serología relevante para establecer las indicaciones de vacunación: Serología de Hepatitis B (Ac HBs; Ag HBs; Ag HBc) Serología Hepatitis A (IgG) Varicela Rubéola en mujeres menores de 40 años  Tabla I. Calendario de vacunación pretrasplante para mayores de 14 años.. Vacunas Pauta Vacunal Calendario (meses) Dosis refuerzo     0 1 2 6 12   Hepatitis B(*) 4 dosis: 0,1,2,12   Si Anti-Hbs al mes < 10 UI/l, revacunar Td Actualizar calendario           Seguir pautas recomendadas en el apartado correspondiente a esta vacuna. Neumococica polisacáridos 1 dosis         2ª dosis tras 5 años. Hib 1 dosis           Gripe 1 anual           TV(**) 1 dosis >30 años, 2 hasta 30 años         VZV(**) 2 dosis: 0, 1-2 (Intervalo mínimo de 6 semanas)         Meningocócica C(***) 1 dosis         2ª dosis ACYW135 Hepatitis A 2 dosis: 0, 6-12         (*) Dosis doble. De ser el plazo previsto para el trasplante muy corto puede utilizarse pauta acelerada 0,7,21 días. En caso de alta exposición por trasplante de donante +, se aplicará vacuna asociada a IGHB. (**) En pacientes no inmunes 1 mes mínimo pre-trasplante o antes de iniciar el tratamiento inmunosupresor. En el caso de tratamiento inmunosupresor instaurado se esperarán 3 meses para la vacunación con TV una vez suspendido el tratamiento, y 6 meses en caso de tratamiento con hemoderivados. (***) Con vacuna conjugada frente a Neisseria meningitidis C en niños no vacunados de hasta 20 años y en pacientes de riesgo (déficit del complemento y de properdina, anemia de células falciformes, asplenia...). En esplenectomizados una segunda dosis de vacuna de polisacáridos tetravalente a partir de dos meses de la primera dosis. Además se valorará la administración de vacuna antipoliomielítica en caso de riesgo individual y siempre con Polio Inyectable (IPV) Recomendación de vacunación postrasplante En el caso de pacientes trasplantados vacunados pretrasplante se completarán las pautas de vacunación iniciadas, respetando un plazo de 6 meses desde la fecha de trasplante - un año para la vacunación antigripal-. En pacientes no vacunados pretrasplante la inmunización se llevará a cabo una vez se reduzca el tratamiento inmunosupresor (6 meses para las vacunas HB, Hib, Meningocócica, Pneumocócica, Td, HA y 1 año para la gripe). No deben aplicarse vacunas de gérmenes atenuados mientras se mantenga este tratamiento. A pesar de que en repetidos estudios se ha puesto en evidencia una menor respuesta inmune a la vacuna de la gripe en adultos trasplantados, hasta un 50% de los pacientes presentan niveles de anticuerpos protectores durante por lo menos un año. Los pacientes trasplantados tienen mayor riesgo de complicaciones en caso de padecer gripe, por lo que está indicada la vacunación anual con vacuna de virus muertos, fraccionados o de subunidades. La respuesta inmune frente a la hepatitis B, el tétanos-difteria y la vacuna neumocócica es menor en trasplantados, pero puede asegurar una respuesta protectora en un % aceptable. Es necesario hacer estudio de seroconversión de la HB.  Tabla 2. Calendario de vacunación postrasplante para mayores de 14 años. Vacunas Pauta Vacunal Calendario (meses) Dosis refuerzo     6 7 12   Hepatitis B 3 dosis: 0,1.6. Estudio postvacunal: Si Anti-HBs < 10 UI/l, revacunar Td Actualizar calendario       Seguir pautas recomendadas en el apartado correspondiente a esta vacuna. Neumocócica polisacáridos 1 dosis     2ª dosis tras 5 años. Hib 1 dosis       Gripe 1 anual       Meningocócica C(**) 1 dosis     2ª dosis ACYW135 Hepatitis A(***) 2 dosis: 0, 6-12     (*) Momento 0 el de la fecha de transplante. (**) Con vacuna conjugada frente a Neisseria meningitidis C en niños no vacunados de hasta 20 años y en pacientes de riesgo ( déficit del complemento y de properdina, anemia de células falciformes, asplenia...). En esplenectomizados una segunda dosis de vacuna de polisacáridos tetravalente a partir de dos meses de la primera dosis. (***) En pacientes con hepatopatía. Recomendación de vacunación en convivientes de pacientes con trasplante de órgano sólido(*)  Tabla 3. Recomendación de vacunación en convivientes de pacientes con trasplante de órgano sólido. Vacunas Calendario (meses) Observaciones   0 1 6   Poliomielitis (IPV)       De requerirse la vacunación frente a la polio debe de utilizarse la vacuna IPV Triple Vírica       Completar pautas vacunales Gripe     Durante el periodo de gripe y anualmente, al menos mientras dure el estado de inmunosupresión del paciente Hepatitis B   Varicela(**)   Convivientes no inmunizados seronegativos. Intervalo mínimo entre dosis: 6 semanas (*) La vacunación frente al Streptococcus pneumoniae, Neisseria meningitidis y Haemophilus influenzae en caso de estar recomendadas (edad pediátrica, esplenectomizados...) se pueden aplicar a los convivientes sin ninguna limitación. Así mismo pueden vacunarse frente a la DTP/dT. (**) En convivientes no inmunizados seronegativos, incluyendo al personal sanitario, no durante el embarazo ni en inmunodeprimidos, está recomendada la vacunación antes de iniciar el tratamiento inmunosupresor o el trasplante. Si la persona vacunada desarrolla un exantema cutáneo en las cuatro-seis semanas tras la primera o segunda dosis, debe evitarse el contacto hasta que haya desaparecido completamente. Aún en ausencia de exantema, debe evitarse preferiblemente cualquier contacto durante el período entre la administración de las dos dosis de vacuna y durante 4-6 semanas después de la segunda dosis. Si ello no fuera posible, los vacunados deben estar atentos e informar de cualquier exantema cutáneo durante ese período, para poder tomar las medidas adecuadas de aislamiento si este apareciese. Información para familiares y convivientes El paciente que es sometido a un trasplante de órgano, debido a la enfermedad inicial, a la intervención quirúrgica y, sobre todo, a los tratamientos necesarios para evitar el rechazo del órgano trasplantado, sufre una disminución de sus defensas frente a las enfermedades infecciosas. Por ello es fundamental prevenirlas mediante medidas de higiene y aislamiento y, en el caso de que exista vacuna, mediante la vacunación del paciente y de los convivientes y familiares. La vacunación de los convivientes evita que éstos le contagien en caso de enfermar por no estar vacunados. Es importante que se vacunen frente a: Gripe cada otoño en la campaña de vacunación, Varicela, sarampión, rubéola y parotiditis si no las padecieron ni están vacunados, En el caso de que convivan con el paciente trasplantado niños de menos de 18 meses, deben de informar al pediatra cuando vayan a vacunarle según el calendario de vacunaciones infantil, que debe sustituir la vacuna oral de la polio por la vacuna inyectable. En caso de padecer una enfermedad infecciosa deben evitar el contacto con el paciente hasta que haya superado el periodo de contagio de la enfermedad.
Jueves, 12 Agosto 2010 | 2877 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Medicamento/Vacunas
Author:Farmacia
Introducción La esplenectomía es una intervención relativamente frecuente. Las principales patologías en las que puede estar indicada o que generan asplenia funcional son: Hemopatías (esferocitosis, púrpura trombocitopénica idiopática, talasemia, enfermedad de Hodgkin, linfomas, anemia de células falciformes, síndrome de asplenia). Más de la mitad de los casos. Traumáticas. Tumor maligno (vesícula o páncreas). Iatrogénicas. Funcional: hipertensión portal (cirrosis), síndrome de asplenia. Tras la esplenectomía pueden aparecer complicaciones tromboembólicas e infecciosas en el 2-5% de los casos. El riesgo persiste toda la vida, aunque es de especial relevancia en los dos primeros años y en relación inversa a la edad. Destaca además la extrema gravedad de las infecciones, con una mortalidad del 25 al 50% (10 veces mayor que en no esplecnectomizados). Debido a la disminución en las síntesis de inmunoglobulinas existe una mayor susceptibilidad frente a bacterias encapsuladas: Streptococcus pneumoniae (el más frecuente, un 50% de los casos), Haemophilus influenzae (20-30% infecciones) y Neisseria meningitidis. Streptococcus pneumoniae Es el agente causal más frecuente de infección en esplenectomizados, presentándose con mayor frecuencia en forma de neumonía con sepsis en el adulto y meningitis septicémica en el niño. La vacuna de 23 valencias cubre el 90% de los serogrupos causantes de infección y genera anticuerpos en el 70% de los pacientes esplenectomizados. Vacuna antineumocócica polisacarídica 23-valente. Pauta: 1 dosis. Repetir a los 3-5 años. Haemophilus influenzae Es el segundo agente en frecuencia de infecciones invasoras, pudiendo alcanzar incidencias de sepsis letal del 2-7% lo cual supone un riesgo 540 veces mayor que en la población general. Pauta: 1 dosis. Meningococo Es el tercer agente capsulado que con frecuencia genera infecciones invasoras en el paciente asplénico. Vacuna tetravalente ACYW135 o bivalente A+C Vacuna antimeningocócica C conjugada. Dada la mayor cobertura de serogrupos de las vacunas tetravalentes, su capacidad de actuar como booster del meningococo C de la vacunación primaria con vacunas conjugadas y la mejor respuesta inmune (en cantidad y calidad por la memoria inmunológica que genera) de las vacunas conjugadas pueden plantearse una pauta de vacunación con vacuna conjugada de Neisseria meningitidis C y una dosis de recuerdo con vacuna bivalente o, de estar disponible, tetravalente. Gripe La vacunación antigripal está recomendada ante el mayor riesgo de estos pacientes de complicaciones infecciosas de la misma. Pauta: 1 dosis anual. La inmunización se realizará preferentemente unas 6 semanas antes de la esplenectomía para asegurar una mejor respuesta inmune. Si no es posible, el intervalo mínimo será de 14 días. Si esto no se puede cumplir la vacunación se realizará un mes tras la esplenectomía. Calendario de vacunaciones En la medida de lo posible la vacunación se realizará antes de la intervención dada la menor respuesta inmune tras la misma. El momento de elección es un mes pre-cirugía, en caso de realizarse la vacunación tras la esplenectomía se deberá esperar unas dos semanas para superar la inmunodepresión temporal provocada por la intervención quirúrgica.  Tabla I. Calendario de vacunaciones. Vacunas Calendario (meses) Vacuna recuerdo   1(*) 2   Neumocócica 23 polisacáridos   3-5 años Antimeningocócica C conjugada     Antimeningocócica Tetravalente C+A+Y+W135     Anti Hib     Gripe   Durante la campaña de gripe y después anualmente (*) Se toma como día 0 el de la realización de la esplenectomía. Aspectos a tener en cuenta para la inmunización: Antecedentes alérgicos (no anafilaxia a ningún componente de las vacunas). Si recibió un tratamiento con inmunoglobulinas: esperar 3 meses para la aplicación de vacunas con gérmenes vivos. Se deberán administrar el resto de las vacunas según antecedentes previos de vacunación y otros riesgos específicos: HB, Td, etc. Si recibió transfusiones: esperar 5 meses para la administración de la vacuna contra la varicela  y 6 meses para otras vacunas de gérmenes vivos. Si recibió tratamiento inmunosupresor o corticoterapia (más de de 2 mg/kg de peso o más de 20 mg si pesa más de 10 kg, esperar tres meses tras finalizar el tratamiento para la vacunación con vacunas de gérmenes vivos (T.V. o varicela), en caso de que esté indicada su administración. fuente : fisterra.es  
Jueves, 12 Agosto 2010 | 3911 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report


JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL


Powered by AlphaContent 4.0.15 © 2005-2014 - All rights reserved

Chat en línea

Follow us on Twitter

Sobre nosotros

Tu-farmacia.com es un portal con amplios contenidos informativos y
comerciales sobre los aspectos más relevantes de la salud. Además,
dispondrá de un amplio surtido de productos con la mejor relación
calidad-precio y siempre de la mano de los mejores profesionales.

 

Enlaces de interés