English French German Italian Spanish
Entrar con mi cuenta de Facebook
Tu Farmacia
Tu Ecotienda
A tu Belleza


Resultados 1041 - 1050 de 1675

Tu Salud/Salud dental
Author:Farmacia
Te brindamos una técnica natural para aliviar el dolor de muelas. Necesitas: agua, sal, hielo, planta de tomate ácido acetilsalicílico (aspirina) • Pon a hervir una taza de agua con dos cucharadas de sal. Remoja un paño en esta infusión y colócatelo sobre el rostro a la mayor temperatura que resistas. • Si lo anterior no funciona, alterna paños fríos y calientes. • Si tienes a tu alcance una planta de tomate, hierve algunas hojas y haz enjuagues bucales con el agua de esta infusión lo más caliente que la toleres. • Si hay una farmacia cercana abierta, compra un frasco de analgésico líquido y aplica una pequeña cantidad con un algodón hasta que consigas que tu odontólogo te atienda. • Puedes colocar un trozo de aspirina sobre la muela afectada, cúbrelo con algodón, y conseguirás un alivio momentáneo. Importante No te auto-mediques, ni tomes ningún tipo de analgésico que no haya sido recetado por un especialista. Visita lo más pronto posible a tu odontólogo, pues el dolor es un alerta sobre una posible infección o un problema dental importante.  
Martes, 02 Noviembre 2010 | 7740 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Salud dental
Author:Farmacia
La lucha a muerte contra el mal aliento - halitosis - ha dado vida a gomas de mascar y enjuagues bucales hasta divertidos limpiadores de lengua. Lo último en esta materia es TriOral, sustancia que nos libera por doce horas de las olorosas bacterias. No existe humano (salvo los bebés) capaz de mantener por varias horas un fresco aliento sin la ayudita de una pasta dental, un enjugue bucal o una oportuna goma de mascar. ¡Y del mal aliento matutino, sin duda, nadie se libra!. Responsables de este tufillo que a veces nos delata en el peor momento son las millones de bacterias que pululan en nuestra boca, especialmente en la superficie de la lengua que es donde se encuentra la mayor parte. No en vano en el surtido abanico de alternativas para mejorar el aliento, el limpiador lingual mantiene un lugar especial. Diferencias vitales Cabe resaltar que una cosa es el mal aliento natural que se manifiesta en todos luego de unas horas, y otro asunto es el mal aliento que afecta de manera permanente. En este último caso el mal lleva el nombre de halitosis. En el 90 por ciento de los casos la halitosis proviene de la cavidad bucal. Sin embargo, también puede tener su origen en el sistema respiratorio, digestivo o debido a una enfermedad sistémica. Otras causas de halitosis pueden ser el cigarrillo, el alcohol e, incluso, nuestro tipo de alimentación.
Martes, 02 Noviembre 2010 | 7269 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Salud dental
Author:Farmacia
Tener mal aliento no sólo nos incomoda a nosotros mismos sino que puede ser muy molesto en los demás, por no hablar de nuestra pareja. Quienes lo sufren pueden ver perjudicada incluso su vida social. Para solucionar este problema lo primero es descubrir las causas, ya que puede deberse a un trastorno intestinal o una mala higiene bucal. Algunas veces uno mismo no es consciente de que su aliento produce un olor desagradable, lo que puede repercutir negativamente en sus relaciones sociales. En cualquier caso, tener un aliento fresco pasa por mantener una boca sana y limpia, por lo que es necesario tener una escrupulosa higiene bucal. Causas alimentarias y digestivas En su estado normal, el estómago es un compartimiento estanco y los gases y flujos digestivos suelen expulsarse en forma de eructos que pasan más o menos desapercibidos. Sin embargo, durante su digestión, ciertos alimentos pueden alterar pasajeramente el olor del aliento, como la cebolla cruda, el ajo, las salsas grasas o el alcohol. Aunque este olor desagradable suele ser pasajero, es mejor que procures evitarlos si sabes que te producen este efecto. Un antiácido, un poco de bicarbonato o sal de frutas pueden ayudarte a acelerar la digestión y hacer que el mal rato se pase. La acidez estomacal puede hacer que el aliento huela mal aunque la persona no sufra molestias digestivas. El tabaco y el alcohol suelen producir este efecto, que enseguida delata a quienes fuman o beben en exceso. Problemas dentales Suelen ser la causa más frecuente y persistente del mal aliento. Las caries, piezas mal colocadas y problemas de encías son focos de infección y lugares donde la comida tiende a retenerse y a producir un olor fuerte y desagradable. La solución pasa primero por acudir al dentista y después por llevar una escrupulosa higiene dental, lavándose los dientes después de cada comida y empleando hilo dental y cepillitos interdentales para eliminar los restos que se quedan entre los dientes, donde se pudren y causan mal olor. Si el aspecto de una boca no es bueno (caries, agujeros, dientes rotos, ausencia de piezas) es probable que el olor que desprenda tampoco lo sea, ya que la comida tenderá a quedarse retenida en todos esos lugares. Todas las infecciones e inflamaciones de la boca e incluso la garganta y las vías respiratorias producen mal olor (faringitis, anginas...). Las sinusitis y rinitis también suelen causar este problema. Curiosamente, el estrés también puede ser culpable de que tengamos mal aliento, sobre todo por los problemas de estómago y digestión que conlleva. ¿Qué hay que hacer? Lo primero es empezar por lavarse bien los dientes, al menos de 3 a 5 minutos. Si tienes un problema de mal aliento piensa que debes hacerlo, como mínimo, después de cada comida y, por supuesto, siempre que tengas necesidad. Debes proveerte de una buen material higiénico: - Un buen cepillo de dientes (eléctrico o no), que cambiarás cada 3 meses - Hilo dental - Cepillitos interdentales - Enjuagues bucales Además, debes acudir al dentista para solucionar los problemas dentales o de encías que puedas tener, así como al especialista si crees que tu mal aliento puede deberse a un problema estomacal. También debes controlar la acidez gástrica tomando algún digestivo o evitando los alimentos que te sienten mal (salsas, picante, cebolla y ajo crudos, platos avinagrados...). Si el problema de mal olor persiste debes atacarlo desde todos los frentes descritos e incluso probar a relajarte si estás muy estresado. Remedios caseros Además de hacer todo lo anterior, puedes recurrir a algunos trucos caseros que te ayudarán bastante: - Lleva en un pastillero granos de café y mastícalos cuando lo necesites - Mastica hojas de menta fresca o perejil durante 10–15 minutos - Mastica un trozo de limón después de las comidas - Después de lavarte los dientes, enjuágate la boca con agua templada y una pizca de bicarbonato - Utiliza caramelos de menta fuerte o chicles sin azúcar para momentos de urgencia - Lleva siempre encima un cepillo de dientes, pasta y, si puedes, un enjuague bucal refrescante - En farmacias venden sprays contra el mal aliento - Evita la cebolla fresca, el ajo crudo o las salsas fuertes (tipo roquefort) o el picante. Una manzana de postre te ayudará a limpiar tu boca - No fumes ni beb fuente : salud.com
Martes, 02 Noviembre 2010 | 8003 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Salud infantil
Author:Farmacia
La fiebre es una respuesta del organismo generada por un agente infeccioso que puede ser: bacterias, virus, hongos, parásitos, etc. Los valores normales de la temperatura corporal deben ser entre 35 ° y 37° C grados. Un niño tiene fiebre cuando su temperatura es superior a 38° C. de temperatura. Para cuantificar la temperatura de un niño se recomienda usar un termómetro de mercurio, colocándolo en la axila del niño durante unos 3 minutos. La causa más frecuente de la alta temperatura se debe a las infecciones que en su mayoría las más frecuentes son las virales y los procesos inflamatorios. El patrón de fiebre varía según la edad del niño y la causa productora del aumento de la temperatura. En un recién nacido la presencia de fiebre o hipotermia(temperatura corporal menor de 35,5° C) obliga el descartar infecciones graves. Los bebés menores de 3 meses, con constantes episodios de fiebre, acompañado de otros síntomas, deben ser evaluados por el pediatra cuidadosamente para descartar infecciones bacterianas graves. En los mayores de 3 meses hasta los 2 años, esta causa de temperatura se relaciona con causas virales y bacterianas localizada a través de exámenes físicos. Si el infante presenta fiebre mayor a 38° C, debe llamarse al doctor de cabecera ya que puede producir reacciones mayores.   fuente : SALUD.COM
Martes, 02 Noviembre 2010 | 6665 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Salud infantil
Author:Farmacia
No existe un régimen alimenticio ideado para los niños que padecen de diabetes, más que tomar las precauciones necesarias para que no sufra una recaída. Los bebés diabéticos se alimentan a horarios normales (principalmente con leche materna o de fórmula) y se les administra insulina de acuerdo con sus niveles de glucosa en la sangre. Luego de la primera infancia, probablemente el médico recomiende fijar un plan de alimentación semanal. Los planes de nutrición saludables para diabéticos se concentran en el consumo de fibra, poca azúcar, escasas grasas y una amplia variedad de alimentos. Las medidas más importantes para lograr una alimentación saludable, deben ser cambios en la alimentación, con el consumo de verduras y frutas. Además, es más fácil controlar la glucosa en la sangre con insulina si su hijo: - Consume por lo menos tres comidas ligeras o moderadas por día. -Ingiriendo la misma cantidad de alimentos a la misma hora todos los días. -Evitar las golosinas y alimentos con azúcar agregada. -Mantenerse bien hidratado con agua pura. -Las calorías que ingiera provengan en su mayoría de los carbohidratos. - Y por lo menos un 25% provengan de proteínas. La Asociación Americana de la Diabetes ha adaptado las pautas de la pirámide nutricional común a las necesidades de las personas diabéticas, efectuando algunos cambios menores y reforzando los hábitos alimenticios saludables. Agregando frijoles y vegetales con almidón (maíz, arvejas, papas) a los cereales (pan, cereales, arroz y pastas) en la base de la pirámide, porque su contenido de carbohidratos y calorías es más similar al pan que al brócoli. Traslada el queso de la franja de la leche, yogur y quesos, a la de la carne, aves, pescado, frijoles, huevos y nueces, ya que se asemejan más a otras fuentes de proteína (que contienen grasas y son relativamente bajas en carbohidratos). Los nutricionistas recomiendan a menudo basar el plan de alimentación en el conteo de carbohidratos. Gracias a estos planes de control de la diabetes se logra más flexibilidad en las cantidades de alimentos que se ingieren y en los horarios de las comidas, ya que se administra insulina de acuerdo con la incorporación de alimentos de la persona
Martes, 02 Noviembre 2010 | 6628 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Salud dental
Author:Farmacia
La mala formación y colocación de los dientes se debe en su mayoría a problemas hereditarios o malos hábitos empleados durante en la infancia y etapa de formación de los dientes permanentes. Regularmente cuando visitas al dentista, te dice si necesitas algún tipo de tratamiento para corregir tus dientes, y te envía a que acudas con un ortodoncista. La ortodoncia se especializa en el diagnóstico, prevención y tratamiento de anomalías dentales y faciales. El tratamiento consiste en el control de aparatos correctivos, como: frenos para alinear los dientes, labios, y maxilares. El especialista diagnosticara qué debes usar para tus dientes. Los frenos corrigen la alineación de tus dientes a través de aplicar presión continua en ellos, lo cual eventualmente los mueve a una mejor posición. Un retenedor también aplica presión a tus dientes, y puede ser utilizado para sostener tus dientes en una posición definitiva. El tiempo que debes usar frenos se determina dependiendo de cada persona, no existe un tiempo estipulado. Pero la mayoría de personas usan frenos por 1 a 3 años. Es importante que siempre te revises los dientes con el dentista, puesto que el ortodoncista únicamente trabaja con aparatos y no revisa caries o la limpieza bucal. FUENTE : SALUD.COM
Martes, 02 Noviembre 2010 | 5587 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Salud dental
Author:Farmacia
Casi todos estamos familiarizados con la sensación de tener la boca "dormida" cuando vamos al dentista. Esa sensación es el resultado de la anestesia local, solución que el dentista inyecta en la boca para bloquear el dolor durante el procedimiento dental. A pesar de su gran utilidad para prevenir el dolor , su aplicación con la conocida y temida aguja genera mucha ansiedad en los pacientes dentales. Hoy en día, podemos sentir alivio ya que existen modernas técnicas de administración de anestesia local que nos permiten una visita mas placentera. Además , en pacientes ansiosos podemos utilizar la sedación y otras técnicas psicológicas para relajar al paciente. Sin embargo, la anestesia local NO es suficiente en ciertos pacientes. Los pacientes de corta edad y algunas personas con ciertos impedimentos NO toleran el tratamiento dental regular a pesar de la anestesia local. En estos pacientes se recomienda la anestesia general. La anestesia general es producida por agentes farmacológicos que resultan en un paciente dormido profundamente (pérdida de conocimiento y reflejos). Debido a la naturaleza y riesgos de este tipo de anestesia, ésta es administrada en la sala de operaciones de un hospital bajo el cuidado de un médico anestesiólogo. El dentista pediátrico provee el tratamiento dental en sala de operaciones con el paciente profundamente dormido por el anestesiólogo. Las indicaciones mas comunes para este tipo anestesia general en el tratamiento dental son: 1. La condición dental o padecimiento del paciente es significativamente compleja. 2. Por razón de edad que lo incapacita para resistir o tolerar dolor, o cooperar con el tratamiento. 3. Condición médica que hace indispensable realizar el tratamiento bajo anestesia general en un hospital y que de otra forma podría representar un riesgo significativo a la salud del paciente. 4. La anestesia local es inefectiva o contraindicada. 5. Estado de temor o ansiedad y que la posposición del tratamiento podría resultar en dolor, infección o complicaciones. 6. Trauma dental severo donde la anestesia local es inefectiva. 7. Por razón de impedimento o incapacidad para ressitri o tolerar dolor, o cooperar con el tratamiento. Es importante que el dentista pediátrico, examine al paciente y determine si esta modalidad de anestesia está indicada para este paciente. De ser así, requerirá consultas médicas necesarias, incluyendo la del anestesiólogo para poder programar el tratamiento dental en el hospital. Hace algunos años, era práctica común de algunos planes médicos, negarse a cubrir los servicios de anestesia general y hospitalización para estos pacientes. Hoy día, y gracias a la Ley 352 del 22 de diciembre de 1999 y la concientización a las compañias de seguro, estos servicios están generalmente cubiertos por el plan médico del paciente en Puerto Rico. Exhortamos a los padres o tutores de personas que han intentado sin éxito completar el tratamiento dental de sus hijos por razones de ansiedad y comportamiento en la oficina del dentista, a que consulten con un dentista pediátrico. Este profesional le puede orientar si la anestesia general sería apropiada en ese caso. FUENTE .COM
Martes, 02 Noviembre 2010 | 8559 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Salud dental
Author:Farmacia
Hace unos años me arreglaron este diente y ahora lo tengo de color oscuro. Por un accidente me golpeé en los dientes anterosuperiores y después de un tiempo uno de ellos se puso de color oscuro A mi hijo, el dentista le hizo un tratamiento de conducto y ahora ese diente tiene otro color. Estos comentarios por suerte, no se escuchan muy seguido, pero pueden llegar a suceder. En el caso de un traumatismo dental sin el debido seguimiento y tratamiento, el diente en la mayoría de los casos suele cambiar de color. El los procedimientos dentales que involucran eliminar el órgano pulpar "Nervio" suele ocurrir que con el tiempo cambie de color. La causa de dicho fenómeno es debido a que: Por la endodoncia indicada o por el traumatismo dental, existe una hemorragia interna que pigmenta al diente por dentro y luego de un tiempo el diente se oscurece, debido a que la hemoglobina de la sangre se oxida pasando de un color normal hacia un gris o marrón oscuro. Generalmente este proceso es asíntomático es decir el paciente no percibe "dolor"   El tratamiento consiste en poner una pasta blanqueadora dentro del diente afectado y dejarla actuar por un período de 48 horas. En la segunda sesión se desobtura el diente y si es necesario se vuelve a realizar el mismo proceso. Esto se repite como máximo tres veces, si no se logra el color deseado la pieza dentaria deberá recibir una carilla o corona, para modificar su color. En caso de que el procedimiento de blanqueamiento no vital sea exitoso en la segunda sesión, se obturará el diente en forma definitiva con un material luminoactivado. Existen casos que es necesario realizar nuevamente el tratamiento de conducto para llegar a buen término
Martes, 02 Noviembre 2010 | 10060 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Salud dental
Author:Farmacia
Al parecer, es difícil crear hábitos dentales en tu niño de edad pre-escolar. Pero, aun así, esto no es imposible. A continuación te presentamos estos consejos que te ayudarán a lograr en tu niño buenos hábitos de higiene oral: 1. Comienza con una visita al dentista a sus tres o cuatro años. Todos sus dientes de leche, desiduos o no permanentes están fuera y los dientes permanentes salen a la temprana edad de seis años. 2. En esta primera visita, el dentista o la higienista (casi siempre una mujer joven, puede representar el símbolo femenino de la madre y les crea más confianza) le enseñan cómo cepillarse apropiadamente, utilizando palabras y técnicas que sean adecuadas para su edad. 3. Lleva a tus niños inicialmente a tus visitas dentales. De esta manera, se irán relacionando con el personal adiestrado y los instrumentos que serán utilizados en la visita. Cuando sea el día de su visita, no le ofrezcas premios o recompensa por visitar al dentista porque le provocará incertidumbre de lo que sucederá. “¿Por qué me premiarán por hacer algo tan normal?”, es la pregunta que se hará. 4. Permite que tu niño escoja su cepillo de diente y su pasta. Ahora hay gran variedad disponible en el mercado. Entre éstas, unas de las más preferidas son las de personajes animados de Disney y Barbie, de marcas reconocidas y aprobadas por la Asociación Dental Americana. Estos tienen baja abrasividad; es decir, protegen la salud de los dientes y tienen fluoruro. Un requisito debe ser que el cepillo sea suave y las cerdas sean redondeadas en las puntas para que no lastimen sus delicadas encías. 5. Asegúrate que los niños utilicen poca pasta, porque a muchos les gusta su sabor y se la tragan. Sin embargo, el fluoruro que contiene la pasta, ingerido en exceso les puede afectar los dientes. Este en la cantidad correcta, fortalece el esmalte, pero en cantidades excesivas lo pone frágil y quebradizo. 6. Si tienes más de un baño en tu casa, tenle un cepillo de dientes y su pasta en cada baño, para que le sea más conveniente cepillarse. 7. Dibújale unos pegadizos o algún arte que le recuerde el cepillarse los dientes luego de comer. Pégalos en la mesa o en el vaso de agua que ingerirá una vez haya comido. Otro lugar muy conveniente para recordarle su cepillado es en su almohada, ya que muchos cuando llegan a la cama lo han olvidado. 8. Si tienes una mascota en la casa, cepíllale sus dientes. Esto, además de reforzarle la idea de que cepillarse los dientes es bueno, ayudará a la salud oral de la mascota. 9. Dale valor al esfuerzo por cepillar sus dientes. Motívalo con frases como: “qué bonitos lucen tus dientes”, “qué rico huele tu boca”, “qué mucho estás aprendiendo”, entre otras. 10. Cómprale libros y fomenta la lectura de textos infantiles que refuercen el hábito de cepillarse los dientes. 11. Escribe rimas sencillas que incluyan el nombre del niño y lo estimulen de una forma divertida a lavarse los dientes. 12. Finalmente, como los niños aprenden con el ejemplo, asegúrate que tu niño te vea cepillándote y usando el hilo dental. Es bueno para ti y para él/ella.
Martes, 02 Noviembre 2010 | 6816 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report
Tu Salud/Salud dental
Author:Farmacia
La caries dental es una enfermedad infecciosa que tiene lugar por la acción de los ácidos que producen los microorganismos que forman parte de la placa dental, y que se caracteriza por la destrucción de los tejidos duros dentarios. Factores que intervienen en la formación de la caries La mayoría de las personas desconocen las causas que producen la caries dental. Todos los padres advierten a sus hijos del riesgo de comer dulces y no cepillarse adecuadamente los dientes, pero detrás de una lesión cariosa hay bastantes factores que intervienen en su formación. Por tanto, partimos del hecho de que la caries es una enfermedad multifactorial, pero ¿cuáles son estos factores?. Hay unos factores que han de estar presentes siempre para la formación de la caries como son: los microorganismos, los hidratos de carbono, la susceptibilidad dentaria y el factor tiempo. Hay que tener en cuenta que la acción de los ácidos que se produce cuando los microorganismos metabolizan los hidratos de carbono sobre la superficie dentaria, tiene lugar durante un periodo determinado de tiempo. También encontraríamos factores predisponentes y atenuantes para la formación de caries: La raza: hay mayor predisposición en ciertos grupos humanos que en otros, quizá por la influencia racial en la morfología del diente, la mineralización, el tipo de dieta... Herencia: hay gente prácticamente inmune a la caries y otras altamente susceptibles. Esta característica vemos que es transmisible de padres a hijos. Dieta: Para evaluar el poder cariogénico de la dieta, tendríamos que tener en cuenta diversos factores como el contenido de azúcar, la consistencia de los alimentos( para la misma cantidad de azúcar sería más perjudicial en forma de toffe que de bebida refrescante), la frecuencia de consumo (a más frecuencia, más tiempo está el ph bajo), la ingesta durante o entre las comidas (durante las comidas se produce más saliva, que protege frente a la caries) y algunos factores protectores (como el queso, que tomado tras la ingestión de alimentos, parece que reduce la acidez de la placa). Composición química: la presencia de ciertos elementos en el esmalte lo vuelven más resistente frente a la caries. Uno de ellos es el flúor. De ahí su importancia en la prevención de la caries. La ausencia de éstos en el agua de bebida durante la formación del esmalte puede hacer que éste sea más susceptible frente al ataque ácido. Morfología dentaria: la malposición dentaria, el apiñamiento, la profundidad de las fosas y fisuras de los dientes... facilitan la producción de caries. Higiene bucal: una buena higiene disminuye considerablemente la incidencia de caries sobre un individuo. Incluiría la utilización de una buena técnica de cepillado, con un cepillo adecuado, el uso de la seda dental para limpiar las zonas interdentales (las zonas de contacto entre los dientes, donde se acumula placa difícil de eliminar si no es con seda dental) y otros posibles elementos. Sistema inmunitario: hay factores inmunológicos que protegen al organismo frente a ciertos ataques, como la inmunoglobulina A (presente en la saliva). Flujo salival: su cantidad, consistencia y composición influyen de manera decisiva. Enfermedades sistémicas y estados carenciales favorecen la formación de caries. Fases de la caries Los alimentos y los microorganismos atrapados en zonas retentivas forman placa. Esta placa madura y comienza a producir ácidos. Cuando esta capa sufre cambios en su acidez por la fermentación de los hidratos de carbono, el Ph baja produciéndose la desmineralización, descalcificación o desestructuración de las moléculas cristalinas que hay en la superficie del esmalte. Cuando el ácido que hay en esta capa se neutraliza por los sistemas tampón, es posible la remineralización, formándose de nuevo las moléculas desestructuradas en la fase anterior. Los ácidos atacan el esmalte produciéndose primero la mancha blanca y posteriormente la cavitación Se produce la invasión microbiana masiva con ácidos y enzimas para destruir todo el diente. La primera evidencia de la aparición de caries se denomina: "mancha blanca". Se pierde el brillo del esmalte, viéndose la superficie blanquecina. En este momento se puede dar marcha atrás a este proceso patológico antes de que realmente la lesión de caries se cavite y el proceso sea ya irreversible, momento en el que no se puede recuperar la estructura dental perdida por el ataque ácido y el único tratamiento será el empaste. Por tanto es importante detectar esta primer lesión de caries ya que el avance de la lesión cariosa suele ser rápido una vez esté cavitada. La resolución de la lesión inicial de caries tendrá lugar o bien por el cese de los factores de riesgo o por la administración de flúor. El aspecto clínico no será como antes de tener la caries, porque lo que está remineralizado será la capa de fuera, la superficie del esmalte, ya que el interior de la lesión seguirá desmineralizada, y habrá pigmentos y restos orgánicos. Hablaríamos pues de una lesión aguda y de una lesión crónica.
Martes, 02 Noviembre 2010 | 8693 hits | Imprimir | PDF |  E-mail | Report


JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL


Powered by AlphaContent 4.0.15 © 2005-2014 - All rights reserved

Chat en línea

Follow us on Twitter

Sobre nosotros

Tu-farmacia.com es un portal con amplios contenidos informativos y
comerciales sobre los aspectos más relevantes de la salud. Además,
dispondrá de un amplio surtido de productos con la mejor relación
calidad-precio y siempre de la mano de los mejores profesionales.

 

Enlaces de interés