English French German Italian Spanish
Entrar con mi cuenta de Facebook
Tu Farmacia
Tu Ecotienda
A tu Belleza

Angina de pecho

¿Qué es la angina de pecho?

El término angina de pecho se utiliza para designar el dolor precordial (en la parte central del pecho), producido por isquemia miocárdica. Por lo tanto, la definición incluye dos aspectos: que haya isquemia miocárdica y que haya un cuadro clínico característico.

 

¿Qué significa isquemia miocárdica?

Isquemia miocárdica significa falta de alimento a una parte del músculo del corazón (que se llama miocardio). Ésta se produce cuando alguno de los conductos que llevan este alimento por medio de la sangre -las arterias coronarias- está obstruido total o parcialmente. Esta destrucción, generalmente, se va produciendo de forma paulatina por acción de los denominados factores de riesgo (tabaco, colesterol, hipertensión, diabetes).

 

¿Es lo mismo angina que infarto?

No. El mecanismo es el mismo (isquemia o alimentación inadecuada al músculo del corazón), pero se diferencian en la duración del fenómeno. El infarto de miocardio es el cese total y permanente del aporte de sangre a una zona, lo que provoca en esa zona una necrosis (equivalente a un campo que no recibe agua, se seca) y que está producido por una obstrucción coronaria completa y brusca. La angina, en cambio, es un fenómeno temporal, o sea, la disminución del flujo de sangre a la zona enferma, por incapacidad de las arterias estrechadas para dar suficiente alimento al corazón cuando éste necesita más (esfuerzo, etc...) se produce sólo durante un tiempo (pocos minutos) y después se recupera. Durante este tiempo se desarrollan los síntomas característicos.

 

¿Cómo sabré si padezco angina de pecho?

Su médico se lo dirá. Deberá acudir a éste si tiene alguno de los siguientes síntomas:

a) Opresión o malestar en el precordio (la parte central del pecho, donde va la corbata), a veces también en el epigastrio ("la boca del estómago").

b) irradiado hacia la mandíbula o el brazo izquierdo.

c) que aparece cuando realiza un esfuerzo o tiene cualquier otra sobrecarga de tipo físico o psíquico y se alivia con el cese de tal actividad.

 

¿Basta con eso?

Casi. Los síntomas descritos permiten la sospecha del cuadro, pero debe confirmarse que existe realmente isquemia en el corazón. Hay muchas otras enfermedades (gastritis o hernia de hiato, artrosis cervical, anemia, etc.) que provocan síntomas similares y deben descartarse antes de llegar al diagnóstico de angina de pecho.El método más utilizado para ello es la prueba de esfuerzo. Esta prueba consiste en someter al corazón a una sobrecarga controlada (caminar o pedalear) y analizar cómo responde mediante el electrocardiograma u otros métodos (ecocardiograma, gammagrafía).

 

¿Se hacen otras pruebas? ¿Qué es la coronariografía?

Para el diagnóstico de si se padece o no angina de pecho basta con la exploración clínica básica (consulta) y la prueba de esfuerzo. Sin embargo, para calibrar la gravedad de la enfermedad, precisar el pronóstico y dilucidar cuál es el mejor tratamiento, suele indicarse la coronariografía. Con esta exploración, hoy en día de muy escasos riesgo y molestias, se ve exactamente dónde están las obstrucciones en las coronarias y lo avanzadas que están. Para ello, se inyecta en su interior (mediante un tubo muy fino -catéter- que se introduce por la ingle o la muñeca) una sustancia que contrasta la sangre y permite verla a Rayos X en movimiento (mediante un vídeo o un CD).

En los últimos años se ha puesto en marcha la coronariografía incruenta, que es el estudio anatómico de las coronarias mediante reconstrucciones informáticas de las imágenes tomográficas multicorte ("escáner").

 

¿Es grave la angina de pecho?

Según y cómo. Si por grave se entiende una enfermedad que puede dar complicaciones importantes y que exige cuidados médicos, sí. Si hacemos sinónimo gravedad con mal pronóstico, no. Hoy en día, la Cardiología ofrece tratamientos de gran eficacia para esta enfermedad.

 

¿Cuáles son estos tratamientos?

El primer lugar, los fármacos antianginosos, que evitan o reducen el grado de isquemia aumentando el flujo de sangre al corazón (nitratos) o aprovechando mejor la que llega (betabloqueantes). En segundo, la angioplastia (desobstrucción mecánica con catéteres de globo) y técnicas afines que permiten, en el propio cateterismo, aumentar el flujo por las arterias obstruidas y, por lo tanto, hacer desaparecer la angina. Finalmente, en los casos muy avanzados, está la opción de la cirugía de derivación aorto-coronaria, que ofrece también resultados excelentes.

 

¿Eso es todo?

No. Falta un aspecto muy importante, que es la prevención. La angina de pecho, como hemos dicho, se debe a la obstrucción coronaria (que se llama técnicamente aterosclerosis). Ésta, a su vez, se produce por la conjunción de una predisposición genética (sobre la que, hoy por hoy, no podemos influir) y la presencia de otras circunstancias que se llaman factores de riesgo. Los más importantes son el tabaquismo, el aumento del colesterol en sangre, la hipertensión arterial y la diabetes. Por tanto, el paciente con angina de pecho debe eliminar en lo posible estos factores para evitar que la enfermedad avance y los síntomas vuelvan o se agraven. Para ello, los tres métodos esenciales son:

a) no fumar.

b) hacer ejercicio.

c) alimentarse de forma correcta.

d) mantener en las cifras ideales los valores de presión arterial, de colesterol, de azúcar y de peso.

 

fuente : cun.es



Comparte esta información
Digg! Reddit! Del.icio.us! Google! Live! Facebook! MySpace! Yahoo! Meneame Twitter! Joomla Free PHP

Chat en línea

Follow us on Twitter

Sobre nosotros

Tu-farmacia.com es un portal con amplios contenidos informativos y
comerciales sobre los aspectos más relevantes de la salud. Además,
dispondrá de un amplio surtido de productos con la mejor relación
calidad-precio y siempre de la mano de los mejores profesionales.

 

Enlaces de interés